Eugenia Martínez de Irujo y Espartaco, una combinación irreal
  1. Noticias
NOTICIAS

Eugenia Martínez de Irujo y Espartaco, una combinación irreal

Las últimas historias que circulan por el mundo del colorín nada tienen que envidiar a una comedia de enredo. La trama del vodevil tendría como protagonistas

Foto: Eugenia Martínez de Irujo y Espartaco, una combinación irreal
Eugenia Martínez de Irujo y Espartaco, una combinación irreal

Las últimas historias que circulan por el mundo del colorín nada tienen que envidiar a una comedia de enredo. La trama del vodevil tendría como protagonistas principales a dos parejas que en su día fueron estables y que ahora funcionan como singles.

En ambos casos, las rupturas matrimoniales fueron difíciles; con filtraciones de infidelidades, líos familiares, reproches y acusaciones de lo más variado.Cada pareja tenía sus propios aliados y, por lo tanto, las guerras pasaron del ámbito doméstico al público con defensas a ultranza de las bondades de cada uno. La única variable en estas epopeyas sin guionizar eran el tiempo y el espacio.

Una sucedió hace años y la otra es reciente, aunque en el fondo y la forma prácticamente es lo mismo. La primera pareja estaba formada por Eugenia Martínez de Irujo y Francisco Rivera. Guapos, ricos, famosos y con un futuro de esas películas que suele protagonizar Julia Roberts. Pero, como la vida no es cine, cuando acabó la pasión, vino el aterrizaje forzoso con daños colaterales. El tiempo suavizó los reproches y, ahora, la duquesa de Montoro y el torero se llevan muy bien y no tienen problemas de identidad común.

Los otros protagonistas son Espartaco y Patricia Rato que mantiene aún el desencuentro en su estado más efervescente. No hay bilateralidad verbal entre ellos y son los abogados de ambos los que mantienen las conversaciones de tipo legal. Hasta aquí el camino vital de los cuatro solo se había cruzado por motivos sociales. O profesionales, en el caso de Espartaco y Rivera. 

Nada llamativo. Pero, ahora hay quien quiere buscar donde no hay y mezclar las cuatro vidas en un organigrama incoherente y absurdo. A Francisco con Patricia Rato y a Eugenia con Espartaco. En el caso de Rivera, la amistad viene de lejos y por lo tanto especular con ello tiene la misma base racional que ennoviar a Paquirrín con Kate Moss.

El tándem duquesa de Montoro y Espartaco emergió al coincidir ambos en el Salón Internacional del caballo (SICAB). Ya se conocía y como es natural disfrutaron de la fiesta y ahí se acabó la composición mediática. Lo demás es pura fábula. Interesante para el teatro, pero quimérico en la vida real.

Noticias relacionadas

- Fran Rivera: “Con Patricia Rato tengo mucha amistad, pero no hay más”

- Latoya Jackson, reina pop por un día

- Eugenia Martínez de Irujo le devuelve el favor a Carmen Posadas

Relaciones de pareja