Logo El Confidencial
NOTICIAS

Rencores Lejanos: los seis enemigos de Almodóvar

Las últimas declaraciones de Carmen Maura esta semana reafirmando su mala relación con Pedro Almodóvar resucitan las rencillas que el director manchego ha ido dejando a lo

Foto: Rencores Lejanos: los seis enemigos de Almodóvar
Rencores Lejanos: los seis enemigos de Almodóvar

Las últimas declaraciones de Carmen Maura esta semana reafirmando su mala relación con Pedro Almodóvar resucitan las rencillas que el director manchego ha ido dejando a lo largo de su carrera con varias personas relacionadas con él de una forma u otra. No son pocos los participantes de su cine que guardan un recuerdo agridulce del director.

El mal recuerdo de Maura nace en el rodaje de Mujeres al borde de un ataque de nervios, cuando los tacones y las faldas de tubo de su personaje, Pepa, le hicieron sufrir una auténtica tortura. Tan mal parada salió su relación con Pedro, al que conocía desde sus inicios como actor de teatro, que en la ceremonia de los Goya se enteró de que Almodóvar había pedido que la sentasen lo más lejos posible de él. La mala relación ha seguido hasta los tiempos de Volver. La actriz ha manifestado esta semana que prefiere trabajar con Álex de la Iglesia y Agustín Almodóvar, productor y hermano de Pedro, no ha tardado en contestarle en Twitter con rotundidad: "Tranquila, no pensamos llamarte", le ha dicho. 
El siguiente encontronazo lo tuvo con Jorge Sanz, otro de los muchos intérpretes ilusionados con trabajar con el director. Él iba a ser uno de los protagonistas de Carne trémulahasta que a Almodóvar le dio por decir que no le gustaba su dicción. Justo en ese momento lo cambió por Liberto Rabal. Por su parte, Victoria Abril, aunque nunca ha manifestado ninguna queja sobre el manchego, quiso dejar claro que no trabajaba más con él porque este ya solo llamaba a "las bombas y a las abuelas". Lejos quedan los tiempos en los que fue su musa en cintas como Tacones Lejanos.
No son pocos los que han hablado de la dureza de sus rodajes. Que se lo digan a Gael García Bernal, que aseguran que se pasó llorando gran parte del rodaje de La mala educación. No solo los actores han acabado acusando diferencias irreconciliables con Pedro Almodóvar. Juan Gatti, que durante años diseñó muchos de los carteles de sus películas, sufrió una hipotética denuncia del manchego al incluir en una exposición la fotografía de uno de sus rodajes. Almodóvar reculó en el último momento y decidió no denunciar a su amigo, pero ya era demasiado tarde. Gatti se había sentido tan humillado que siguió adelante con su denuncia. 
Bernardo Bonezzi, que hizo la banda sonora de algunas de sus mejores películas como ¿Qué he hecho yo para merecer esto? o Mujeres al borde de un ataque de nervios también acabó a la gresca con él. Formaban un tándem perfecto que se convirtió incluso en una amistad personal. Hasta el día en el que Bonezzi quiso imponer su propia voz en la música de esas películas. “La diferencia de criterios era muy grande. Se hizo muy difícil trabajar con él”, dijo Bonezzi a El País años después.
¿Y qué podemos decir del enfrentamiento con Carlos Boyero a cuenta de la mala crítica de Los abrazos rotos? Almodóvar se quejó de la dureza del crítico y del redactor jefe de Cultura de El País, Borja Hermoso, ante lo que calificaba como “acoso y derribo parásito”. La respuesta de Boyero no tuvo desperdicio: “No me importaría si Almodóvar se quedase afónico”, llegó a decir. Desde entonces, a Boyero parece haberle disgustado también La piel que habito y ha dejado algún que otro signo de enfrentamiento que ya roza lo personal.
Famosas son las repeticiones interminables de tomas a las que Kubrick sometía a sus actores o el maltrato de Hitchcock a sus legendarias rubias. Y es que parece que el mal genio es, nunca mejor dicho, cosa de genios.
Noticias
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios