Logo El Confidencial
NOTICIAS

Belén Ordoñez pasó parte de sus últimos días bajo arresto domiciliario

A punto de cumplirse tres meses de la muerte de Belén Ordóñez, se conocen nuevos datos de su turbador final. Según la versión de una íntima

Foto: Belén Ordoñez pasó parte de sus últimos días bajo arresto domiciliario
Belén Ordoñez pasó parte de sus últimos días bajo arresto domiciliario

A punto de cumplirse tres meses de la muerte de Belén Ordóñez, se conocen nuevos datos de su turbador final. Según la versión de una íntima amiga y su exchofer, Pedro Mora, la hermana de Carmina se dedicó a hacer velas perfumadas con otra persona de confianza de nacionalidad extranjera durante un tiempo. Belén y dicha mujer discutieron por temas de dinero. Hasta tal punto llegó la bronca que ambas se enviaron unos mensajes de móvil subidos de tono. Belén fue denunciada por su socia y finalmente condenada a quince días de arresto domiciliario.

Los problemas económicos de Belén Ordóñez durante los últimos años de su vida eran de sobra conocidos por todos los que la rodeaban. No sólo tuvo que empeñar joyas, sino que pidió dinero prestado a sus amistades para que le compraran algunos medicamentos. Pero, ¿quién gestionaba sus cuentas? Una amiga de la pequeña de los Ordóñez apunta a Pedro Mora como uno de los culpables de su ruina: “Tiempo después volvía a cumplirse el plazo para renovar las joyas que Belén tenía empeñadas. Yo la llamé para pedirle el dinero. Ella me dice que Pedro Mora me llamará para hacerme un giro postal con la cantidad que le dije. El dinero nunca me llegó. En ese momento ella empieza a sospechar de Pedro”.

Fue el 14 de agosto de 2012, diez después del fallecimiento de Belén Ordóñez, cuando Pedro Mora se defiendía en un programa de televisión de las acusaciones del entorno de la hermana de Carmina. En esa ocasión, el exchofer no solo negó haber metido mano en las cuentas de Belén Ordóñez, sino que acusó a una amiga de aprovecharse de la fallecida. La confidente de Belén es rotunda sobre este asunto: “Que casualidad que Pedro ha estado muchos meses sin poderse casar con su mujer y desde que empezó a trabajar para Belén no sólo se casó, sino que hizo una celebración por todo lo alto. Belén le llenaba la nevera todos los meses, además de pagarle 1.200 euros como sueldo. Pedro tenía a su disposición dos cuentas bancarias de Belén Ordóñez. De esto es testigo una directora de una sucursal bancaria de Torrelodones que sabe las cantidades de dinero que Pedro Mora sacaba de esas cuentas de Belén. Belén ha vivido durante ocho meses con los 1.600 euros que ella tenía en otra cuenta bancaria. Despidió a Pedro Mora hace tres años, cuando descubrió que no tenía dinero en el banco”.

Sin dinero para pagar los recibos

Vanitatis se ha puesto en contacto con Mora. El exchófer se defiende y afirma: “En verdad el que le llenaba la nevera a Belén era yo, porque estaba abandonada. Llegó un momento en el que no me podía pagar mi sueldo y por eso decido salir en televisión. Belén ganó durante los dos años que estuve trabajando con ella algo más de 60.000 euros en entrevistas de televisión y se lo gastó todo. Tuvo que pagar facturas de más de 10.000 euros por uno de sus ingresos en la López Ibor. Tengo seis carpetas con todos los movimientos de sus cuentas en las que se demuestra que nunca saqué grandes cantidades como han dicho. Si yo hubiera robado a Belén no seguiría teniendo contacto con su hija”.

Un buen día la relación entre Belén y su chófer se rompe pero, ¿cuál fue el verdadero motivo? Pedro Mora relata el fin de su amistad con la hermana de Carmina: “Nuestra relación se rompe porque ella se marchó a Sevilla y se juntó con malas amistades. Una noche me llamó de madrugada no en buen estado y me dijo que yo la estaba robando y que quería ver el estado de sus cuentas. Le dije que al día siguiente iría al banco para poner sus cuentas en orden y que en ese momento habíamos acabado. A los cuatro días me llamó llorando para pedirme perdón y decirme que en ese momento no estaba bien y que cierta persona le comió el coco. Había muchas personas que rodeaban a Belén que no paraban de pedirle dinero. Un día Belén me mandó llamar a una persona que era diseñador para hacerle una transferencia de 1.200 euros y los vestidos que le iban a traer de París nunca los vimos. Juro por mis cuatro hijos que toda la gente que ha tenido a su alrededor se ha aprovechado de ella”.     

Belén Ordoñez murió arruinada, “sin apenas dinero para pagar la luz, pues se la cortaron varias veces”, según su entorno. Y además tuvo que sufrir, enferma y sola, quince días de arresto domiciliario.

Noticias
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios