Logo El Confidencial
NOTICIAS

Johan Cruyff también pudo ser espiado para conocer detalles de su vida privada

Laporta, Piqué, Guardiola, entrenadores, jugadores y presidentes se encuentran estos días en el centro del huracán después de que se haya conocido, gracias a una exclusiva

Foto: Johan Cruyff también pudo ser espiado para conocer detalles de su vida privada
Johan Cruyff también pudo ser espiado para conocer detalles de su vida privada
Autor
Tiempo de lectura5 min

Laporta, Piqué, Guardiola, entrenadores, jugadores y presidentes se encuentran estos días en el centro del huracán después de que se haya conocido, gracias a una exclusiva de El Confidencial, que una agencia de detectives, Método 3, seguía los pasos de unos y otros, buscando datos sobre su vida privada o rastreando a los traidores encargados de filtrar información a los medios. Un hecho que parece novedoso, pero que ya se utilizó en la era Cruyff, con la diferencia de que en aquella época los dossiers no estaban sólo en manos de detectives y de quienes los encargaban, sino de periodistas poco afines al entrenador.

La salida precipitada de Johan Cruyff del Futbol Club Barcelona en la temporada 1995-1996 estuvo llena de incógnitas y copó los titulares de la prensa deportiva del momento. El paso del holandés por el Barça dejó tal huella, que su marcha produjo una división frontal, entre los que defendían su manera de entender el fútbol y los que apoyaban de manera incondicional al presidente Nuñez.    

Vanitatis ha podido saber qué pasó en los meses previos a la desaparición de Cruyff de las filas blaugranas. Según una persona muy cercana al entrenador, durante aquellas fechas, tanto la prensa poco afín a Johan como sus jefes podían tener en su poder un dossier que de salir a la luz hubiese perjudicado de manera considerable la imagen del entrenador. “En aquella época Johan atacaba mucho a la prensa y en una ocasión el director de un conocido periódico le llamó la atención y le dijo que si no dejaba de atacarle el dossier que  tenía sobre él en un cajón de la redacción vería la luz”, comenta esta fuente, que añade: “Era un momento muy delicado porque Johan tenía problemas con Gaspar, con Núñez y con su propia familia”.

Esta no sería la única advertencia que pudo recibir el polémico entrenador en los meses anteriores a su salida. Según señala la misma fuente, Cruyff, el presidente Nuñez y el jugador Jose Mari Vaquero, entre otros, recibieron varios telegramas en los que se aseguraba que una tercera persona estaba dispuesta a tirar de la manta y sacar a la luz una información muy delicada, relacionada con la vida privada de Cruyff fuera de su matrimonio. “Alguien envió varios telegramas con la firma falsificada de una persona, en los que se amenazaba con sacar cierta información. Las únicas persona que podían estar interesadas en hacer daño eran del entorno profesional de Cruyff, aunque el entrenador sospechaba que podían venir incluso de Holanda”.

La fortuna personal de Cruyff

Lo cierto es que poco tiempo después, Cruyff abandonaba el banquillo y emprendía una prometedora carrera empresarial. Quienes le conocieron muy de cerca en su  época de mayor auge profesional aseguran que su talante, sus dotes de liderazgo y un carácter poco derrochador le han llevado a crear un imperio, cuya fortuna ni él mismo conoce. “Johan le daba valor al dinero porque venía de una familia  muy humilde y todo lo que consiguió lo hizo él solo. Odiaba a la gente que ganaba dinero a su costa y a sus hijos los educó en la idea de que se trabajaba o se estudiaba, sin consentir caprichos”, comenta a Vanitatis una de las personas que más cerca estuvo del entrenador entre 1990 y 1996, fecha en la que se produjo su salida del Barca.

En la actualidad, según el diario Gol.com, Cruyff es dueño de varias entidades que llevan su nombre, así como de dos compañías inmobiliarias con sede social en España cuyo valor activo alcanzaría los 5 millones de euros, a pesar de registrar pérdidas en 2011.

“Le gustaba vivir bien, pero disfrutaba de las pequeñas cosas. Cruyff es de los que prefiere una buena comida que un buen coche, porque es alguien muy práctico y muy poco derrochador. Nadie mejor que él sabía que es no tener dinero, a lo mejor por eso no era nada detallista”, comenta para este portal la misma fuente, que añade: “Nunca confió del todo en la gente que estaba a su lado”. Quizá, porque el que fuese máximo exponente del fútbol de élite vivió en primera persona la traición de un socio que le llevó a la ruina.

Durante su etapa en el Barcelona, Cruyff emprendió un negocio junto a Johan Neeskens y un socio suyo llamado Michel-George Basilevich. Johan invirtió una considerable cantidad en una empresa ganadera catalana, pero  Bailevich desapareció sin dejar ni rastro con todo su dinero. Sin embargo, Cruyff no tuvo problemas para remontar y a su primer sueldo como entrenador del Barça, de 600.000 euros anuales, le siguieron otros de superiores cuantías.

Durante años se especuló sobre la manera en la que Johan había conseguido añadirle ceros a sus cuentas. “Se comentaba que hasta sacaba comisiones de los hoteles en los que el equipo se concentraba en Holanda, que siempre era el mismo, pero nunca se demostró”. Lo único demostrable es que ha sabido manejar sus finanzas tan bien como a la plantilla que lideró mientras fue entrenador de uno de los mejores equipos de mundo.

Noticias
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios