Logo El Confidencial
la hija de la diseñadora se desata

Carolina Herrera: "Hice de todo y lo vi todo"

Tal vez sorprenda que la hija de la diseñadora venezolana, una de las mujeres más elegantes de la actualidad, viviera una juventud tan rebelde.

Foto: Carolina Herrera: Hice de todo y lo vi todo

Una juventud llena de excesos y desenfrenada. Así se podría calificar la etapa adolescente de Carolina Herrera, un periodo en que hizo y vio “de todo”. “Salí todo lo que pude, conocí a todo tipo de gente y vi todo tipo de cosas. Soy, con diferencia la que más salió, la que más se divirtió, la que más novios tuvo…”, ha confesado la hija de la diseñadora venezolana. Una imagen de joven desmadrada que contrasta con la seria estampa que se tiene de ella en la actualidad. Además de sus rebeldías de juventud, cuenta cómo es trabajar con su madre y aprovecha para negar los rumores de separación de su marido, el extorero y empresario Miguel Báez ‘El Litri’.

Tras pasar la mayor parte de su infancia en Caracas, Carolina Herrera se mudó al Upper East Side de Nueva York para vivir las consecuencias del gran éxito de su madre. Se acostumbró a codearse con personalidades de todo tipo profesiones y esferas sociales como Andy Warhol o Diana Vreeland. Pero ella quería ser como Madonna y Cyndi Lauper. Estaba mucho más interesada en salir con sus amigas por el Soho o el Village y alternar con actores famosos en Studio 54. Y así lo hizo. Salió, vivió intensamente y lo vio “todo”, confiesa la mujer de ‘El Litri’ marcando con énfasis la palabra “todo”. Tal vez sorprenda que una de las mujeres más elegantes de la actualidad viviera una juventud rebelde. “Tenía claro lo que me interesaba y lo que no. Ninguna de nosotras tuvo problemas”, ha asegurado Carolina Herrera en una entrevista concedida a la revista Vanity Fair.

En el año 1996, madre e hija trabajaron juntas para crear el perfume que más tarde sería el buque insignia de la línea de aromas de la familia: 212. Ante los que le critican por ser una hija de mamá, Carolina hace oídos sordos: “Nunca sentí que vivía a la sombra de mi madre, ni mis hermanas ni yo. Esto es un negocio, nadie quiere perder dinero”.

Una vez instalada en España, Carolina conoció al torero que hoy es su marido, Miguel Báez ‘El Litri’, al que define como un hombre “recto, pero de mente abierta”. Asimismo, aclara que la idea de que lo dejó todo para venirse a vivir con él a España es equivocada. También aprovecha para negar los rumores de divorcio que circulan por algunos medios. “Leer mentiras te fastidia, sientes rabia e impotencia. Pero no es mi mundo. A veces veo a dos fotógrafos encima y pienso: ‘¿qué ha pasado?’ Y resulta que me estoy divorciando...”. 

En su apartamento, situado en una de las zonas más nobles de Madrid, Carolina lleva una vida tranquila en la que disfruta de su familia. Lleva a sus hijos al colegio y sale a hacer deporte con ellos. “Cuando mis hijos me dicen: ‘Mamá, en el cole dicen que eres famosa’, y me preguntan: ‘¿Qué es famosa?’, yo contesto: ‘Una palabra que no se usa en esta casa porque es una horterada”.

Noticias
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios