El multimillonario divorcio de Antonio Fournier y Ioanna Vardinoyannis
  1. Noticias
EL DIVORCIO LO PLANTEÓ ELLA EL 21 DE JULIO

El multimillonario divorcio de Antonio Fournier y Ioanna Vardinoyannis

La millonaria y el prestigioso empresario español se han separado después de 16 años de matrimonio. Dos prestigiosas abogadas defienden sus intereses

placeholder Foto: Antonio Fournier y Ioanna Vardinoyannis en una imagen de archivo (Gtres)
Antonio Fournier y Ioanna Vardinoyannis en una imagen de archivo (Gtres)

La potentada griega Ioanna Vardinoyannis y el empresario español Antonio Fournier se han separado después de 16 años de matrimonio. La demanda de divorcio aún no está presentada y cada uno ha elegido a dos prestigiosas y luchadoras abogadas matrimonialistas para que defiendan sus intereses. Cristina Peña y Elena Zarraluqui tendrán que emplearse a fondo en un contencioso donde aparentemente hay muchos millones de euros y un gran patrimonio en juego.

De hecho, el divorcio del hermano de Ioanna, Pyrros Vardinoyannis, se convirtió en un litigio mediático en Londres, donde sólo el coste del abogado superaba el millón de libras esterlinas. La familia Vardinoyannis tiene gran influencia en el mundo financiero, político y social tanto en el Reino Unido como en Grecia, Suiza e, incluso, en Estados Unidos. Ocupa un lugar destacado en el área del petróleo y el transporte marítimo controlando uno de los operadores de la refinería griega. Mantienen un importantísimo holding de empresas con intereses en áreas inmobiliaria, financiera y deportiva. Una inmensa fortuna que en menor medida también alcanza a Ioanna.

En el caso español, la repercusión es mucho menor, aunque al tener Antonio Fournier una imagen pública notoria el proceso puede resultar complicado, según han confirmado a Vanitatis fuentes solventes. "No hay interés en que esto se convierta en guerras sin cuartel, como sucedió con la ruptura de las hermanas Koplowitz o el divorcio de Paloma Giménez Altolaguirre y Manuel de la Concha". En este último caso, el fallecido síndico de la bolsa de Madrid tuvo que compensar a su esposa con nueve millones de euros de ajuste patrimonial.

Decisión unilateral de Vardinoyannis

Antonio Fournier ha confirmado a Vanitatis la noticia, aunque no ha querido dar más explicaciones que las justas. "No voy a negarlo. Efectivamente, estoy en un proceso de divorcio que no es de mutuo acuerdo, aunque espero que lleguemos a acuerdos civilizados. No voy a dar más explicaciones y pido respeto. Lo único importante es proteger a nuestra hija, una menor a la que su madre y yo estamos procurando que le afecte lo menos posible". Según indican a este medio personas de su entorno, parece que no hay terceras personas que hayan irrumpido en la relación matrimonial y sí un desgaste de pareja, en la que no han faltado malos consejeros cerca de la millonaria que no han facilitado el arreglo.

La decisión ha sido unilateral por parte de Ionna, que, a pesar de querer el divorcio que planteó el 21 de julio, continúa viviendo en el domicilio conyugal del barrio de Salamanca de 1.000 metros cuadrados. El piso inicial era propiedad de Fournier antes de casarse. Con el tiempo, el matrimonio adquirió dos apartamentos mas, convirtiendo la vivienda en un espectacular triplex en la llamada milla de oro madrileña. También fue Fournier el que inició la colección de arte y que ahora habrá que repartir.

Desde el 21 de julio se trabaja contra reloj en los despachos de Cristina Peña y Elena Zarraluqui. Hay mucha documentación que estudiar y, sobre todo, un elevadísimo patrimonio que habría que repartir. No obstante, según la información recabada, Fournier, por decisión propia, firmó ante notario antes de contraer matrimonio –el 12 de septiembre de 1998– un documento con el que renunciaba a todos los derechos que le pudieran corresponder en caso de divorcio. Esta decisión tuvo que ver con los rumores y comentarios maliciosos que en aquel tiempo rodeaban a la pareja. Maledicencias que pintaban a Fournier como un cazafortunas sin oficio ni beneficio. Por supuesto, todas ellas con el desconocimiento de su biografía tanto personal como familiar.

Ambos proceden de buena familia

Hijo del diplomático Antonio Fournier –que propició la inserción de España en Naciones Unidas, OTAN y la Unión Europea–, y de la marquesa de Casas Novas, es vicepresidente de una de las principales consultoras de comunicación de España, Llorente & Cuenca, y presidente de Intelcorp Afci. Fournier es descendiente directo de Heraclio, unos de los fabricantes de naipes más importantes del mundo. Es un gran coleccionista de arte y posee excelentes relaciones comerciales con países del golfo Pérsico.

En lo sentimental, fue novio durante muchos años de la hija mayor de Félix Rodríguez de la Fuente, Mercedes, y pareja de Inés Sastre cuando aún no era modelo de éxito. Al ser hijo de diplomático ha vivido en Bélgica, Holanda, Túnez y Canadá, que fueron algunos de los destinos de su padre y se maneja con soltura en francés, inglés, árabe, italiano y algo de griego.

Conoció a Ioanna en la boda de Kardam y Miriam Ungria y a partir de ese momento comenzaron a salir. Se casaron en Estambul, enla iglesia de San Jorge, en el Patriarcado Ortodoxo Ecuménico de Constantinopla, y como testigos estaban el príncipe Kardam de Bulgaria y el financiero y millonario Nikos Tornaritis. Muy poco dados a dejarse ver en actos sociales, aparentemente eran una pareja feliz que frecuentaba los ambientes sociales más privados y exclusivos de la capital.

Por su parte, Ionna Vardinoyannis es la mayor de cuatro hermanos. Estudió en el elitista internado suizo de Le Rosey (donde tambien esta matriculada la hija) y después realizó su licenciatura en Relaciones Internacionales en la universidad de Georgetown. Fue compañera de curso del Rey Felipe y aún siguen manteniendo buena relación. Su padre murió en 1973 y un tío se encargó de gestionar el importantísimo patrimonio familiar, parece que en beneficio propio. Al cumplir la mayoría de edad Ionna se dedicó a recuperar los bienes que les pertenecían en una guerra legal que acabó con el triunfo de esta rama Vardinoyannis.

Los que la conocen la definen como una mujer luchadora, independiente, tímida y con muy pocas raíces al haber pasado su infancia y juventud internada en colegios y posteriormente en universidades. "Puede ser que lo que encontró en Antonio Fournier fuera precisamente esa estructura familiar y fuerte que ella no tuvo. Los Fournier Conde son una piña", aseguran a Vanitatis amigos comunes de la otrora pareja.

Matrimonio Estados Unidos (EEUU) Suiza Reino Unido Londres Mujer
El redactor recomienda