Logo El Confidencial
una visita por europa

Lilian Tintori, de campeona de kitesurf a combativa (y bella) opositora venezolana

Esta expresentadora de televisión y 'musa' de un programa de deportes extremos acaba de visitar España para pedir la liberación de su marido: el opositor Leopoldo López

Foto: Lilian Tintori durante una manifestación para pedir la liberación de su marido, Leopoldo López (Reuters)
Lilian Tintori durante una manifestación para pedir la liberación de su marido, Leopoldo López (Reuters)

Hace casi una década, el opositor venezolano Leopoldo López se arrodilló ante Lilian Tintori (Caracas, 1978), sacó un anillo y le preguntó dos cosas. La primera –evidente– era que si quería ser su esposa. La segunda, si estaba dispuesta a casarse también con Venezuela. A ambas cuestiones respondió sí. Desde aquel día, esta atlética rubia pasó a ser el mayor apoyo en la vida del político.

Hoy, ella recorre media Europa para pedir la liberación de su marido –encarcelado desde febrero de 2014– y de otros 74 presos políticos. Esta semana ha recalado en España para reunirse con los expresidentes José María Aznar y Felipe González, o el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez. A ellos les ha pedido que el próximo 6 de diciembre, día en que se celebren elecciones parlamentarias en Venezuela, haya observadores internacionales que controlen la legalidad de los comicios. Con su visita a nuestro país, ha demostrado por qué esta joven de melena rubia se ha erigido, además, como todo un icono (de lucha) internacional. Pero en su país era de sobra conocida.

Saltó a la fama en 2001 tras participar en el reality show venezolano Robinson, la Gran Aventura. Un programa de televisión sobre deporte extremo y retos físicos. Amante de deportes como el kitesurf (fue campeona nacional en 2003), además de la política, a su marido le une la pasión por el running: “Antes de que encarcelaran a Leopoldo, era habitual verles participando en maratones dentro y fuera de Venezuela”, aseguran fuentes del entorno de la pareja a Vanitatis.

De hecho, esta bella rubia, algo menuda y de férreas convicciones religiosas, ha declarado en más de una ocasión su intención de completar 20 carreras internacionales –todavía le quedan nueve– y hacerse con el título de ironwoman: una disciplina que aglutina natación, ciclismo y carrera. Esta pasión por el deporte la llevó, incluso, a probar suerte como locutora de radio y presentadora de televisión. Y triunfó. Tiempo después, aprovecharía su filón mediático para lanzar una empresa relacionada con la salud y el deporte: Pura Energía.

Carrera por manifestación

Aunque desde que encarcelaron a su marido, ha reducido notablemente su participación en competiciones deportivas, Tintori no suele descuidar esta pasión (y, por ende, su físico) acudiendo a carreras esporádicas en las que luce camisetas reivindicativas. Una afición por la vida sana que comparte con sus dos hijos: Manuela (5 años) y el pequeño Leopoldo (2).

Esta licenciada en Comunicación Política por la Universidad Central de Venezuela, se crió en la zona este de Caracas, uno de los barrios más acomodados de la capital venezolana. Desde que contrajera matrimonio con el coordinador del partido Voluntad Popular, la pareja instaló su domicilio conyugal en Los Palos Grandes: “Una zona mucho mejor donde compraron una casa hace algunos años”, aseguran a este medio.

Lilian ha hecho de esa casa su cuartel general. Salvo los domingos. Día en que ella y sus dos hijos acuden a la prisión de Ramo Verde a visitar a su marido. "Intentan transmitir normalidad a los niños", confirman fuentes cercanas a la pareja.

Noticias
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios