Beatriz Talegón, sobre su maternidad: "Llevo 11 meses sin dormir, pero es maravilloso"
  1. Noticias
EXMILITANTE DEL PSOE

Beatriz Talegón, sobre su maternidad: "Llevo 11 meses sin dormir, pero es maravilloso"

Así es su vida y así piensa en privado Bea Talegón, la militante del PSOE que ha abandonado el partido por considerar que ya no le representa

Un portazo, producido por el hartazgo de ver que el partido en el que creía ya no la representa, ha puesto a Beatriz Talegón en el rellano de la escalera. A la espera de que los vientos cambien de dirección. A la izquierda, concretamente. Mientras tanto, sigue ganándose la vida como abogada, disfrutando con Manuela Carmena y admirando a Varoufakis, diciéndole “así no” a Pablo Iglesias, soñando con la III República, viendo a su chico tocar jazz y criando a Mateo, que le impide dormir como quisiera pero que la hace inmensamente feliz. Incluso asegura que le ha despertado la empatía por la humanidad entera.

Pregunta: ¿Crees que Mateo, tu hijo, estará orgulloso un día del paso que has dado al salir del PSOE?

Respuesta: No tengo dudas. Espero que lo sepa educar bien para que valore la coherencia y la valentía y que uno no debe estar donde no siente que no sea su lugar.

P: Eres uno de los rostros más conocidos de los jóvenes socialistas. ¿Cuánto tiempo estuviste meditando si entregar o no el carné?

R: Llevo muchísimo tiempo viendo que hay cosas que cambiar pero intentaba sumar, mantener la ilusión entre mi gente, reavivar el sentimiento que nos debe mover a todos. Esta salida es por un cabreo con la dirección del partido. Este portazo es por ellos. Solo puedo decirle a la gente de las bases que dé la batalla porque muchos de ellos me están diciendo que también se quieren ir. No descarto volver algún día al PSOE pero no con esta dirección que destroza todo lo que suena a izquierda y a socialismo.

P: Has trabajado como profesora de piano, en un McDonald’s, técnico de vivienda y cobrabas un salario cuando estabas al frente de la Internacional de Jóvenes Socialistas (IUSY). Ahora presides el Foro Ético pero sin salario. ¿De qué vives?

R: Soy abogada y trabajo en un despacho. Salvo cuando estuve en la IUSY, nunca he cobrado del PSOE. Llevo cotizando en la seguridad social desde los 18, currando desde los 16 y si he tenido trabajos como asesora ha sido presentando mi CV y currando como una mula sin horarios. Porque adoro ese trabajo. Pero mi oficio es abogada y con ello me gano la vida.

P: Tu pareja es artista. ¿Se puede vivir del arte en España?

R: Él es músico de jazz, ingeniero de sonido y profesor de música. Hace bolos cuando puede y se puede… malvivir.

P: ¿Cuándo le daréis a Mateo un hermanito o hermanita?

R: Quisiera que no fuese muy tarde. Soy hija única y quiero tener más. Es una experiencia maravillosa. Dentro de unos dos o tres. No quiero irme más allá de los 35 porque el cuerpo de la mujer sufre mucho y cuanto más joven te pille, mejor. Yo llevo 11 meses sin dormir bien y esto hay que aguantarlo con juventud.

P: Más allá de las lógicas obligaciones, ¿cómo te ha cambiado ser madre?

R: Yo siempre he sido muy hippy en eso de querer a los demás pero tener un niño te engancha a la tierra de una manera… Sientes una grandísima conexión con la naturaleza, desde el mismo parto. Sabes lo que siente él, lo que necesita y cuando veo a la gente me la imagino cuando era un bebé y eso me despierta una gran ternura. Me preocupan más los demás: que estén bien, que no sufran, que nadie lo pase mal. Se me ha despertado una empatía brutal, como una maternidad universal.

Beatriz Talegón en una imagen de archivo

R: Idealmente sí. Pero entiendo que el amor se transforma a lo largo de la vida. La gente evoluciona y hay gente que evoluciona por distintos caminos sin dejar de quererse. En la vida todo está regido por amor o por falta de él.

P: Su imagen sobre una moto, ir sin corbata en un mundo de trajeados y cierta buena forma física, ¿convierten a Yanis Varoufakis en el macho definitivo de la izquierda?

R: ¡Oooooh, Varoufakis (risas)! Hoy recordaba que lo conocí y no me di cuenta. Estuve dando una conferencia en Grecia con él y Tsipras. Qué genial es leerlo, escucharlo… Qué lástima que se haya ido pero qué gran lección: lo que importa es el proyecto, no las personas. Este señor ha hecho historia. Qué gusto un economista de tanto nivel que entienda la economía desde la izquierda.

P: Hablando de imágenes e iconos, no te veo con un vestido largo de Gucci u Oscar de la Renta. ¿En qué ocasión te lo pondrías?

R: Vengo de familia de modistas; mi madre siempre ha trabajado cosiendo pero nunca me he gastado dinero en ropa. La compro de marcas asequibles y puedo ir bien sin gastarme más de 30 euros. No me he dejado dinero en un vestidazo ni para las bodas. Tengo amigas diseñadoras que pueden prestarme uno de sus trabajos pero nunca me gasto dinero en ropa.

P: Quizá para una republicana es una cuestión inabordable, pero te haré la pregunta de todos modos. ¿Juan Carlos I o Felipe VI?

R: Si Felipe quiere presentarse a unas elecciones a presidente de la república… hasta quizá le votaría aunque solo sea porque nos hemos dejado una millonada en su educación.

(Agustín Millán)
(Agustín Millán)

R: Espero que no. Que seamos pronto una república. Y en cuanto a esas dos niñas [Leonor y Sofía] me da mucha pena verlas manteniendo las formas, tan bien vestidas, con ese lazo, en un desfile… Sí que valoro que su madre las aparta bastante del foco público; imagino que lo lleva más en la sangre porque ella viene de una familia normal y porque cuando una mujer es madre, tu escala de valores cambia. Lo ideal sería que cuando esas niñas tengan 18 años, elijan. Pero no pueden. Tienen una vida programada. Nunca me cambiaría por ellas. Me recuerdan el caso de Osel, aquel niño que creyeron encarnación de un lama y le programaron toda su vida, educándolo en el Tíbet, lleno de normas, aislados, etc. Cuando volvió a España mataba por comerse un chicle y jugar al fútbol. En cuanto cumplió los 18 dijo “Ahí os quedáis”. Me lo explicó él mismo.

P: Twitter es campo abonado para equivocarse. No me refiero tanto al caso de Guillermo Zapata sino a errores de apreciación como los de Toni Cantó. Tú eres muy activa en la red. ¿De qué tuit te arrepientes más?

R: De la ‘cagada’ con el documental de Jordi Évole el 23 F. Aunque creo que se exageró mucho, se intentó ridiculizarme como si fuese imbécil y sigue habiendo mucha tela que cortar. Pero pensé “Qué gilipollas soy”, porque iba comentando en directo y no borré ningún tuit, como hicieron otros. A ver, sucede que ese documental comenzó a elaborarse con intención seria antes de la compra de laSexta por Antena 3. Se le añadió cierta ficción que encaja muy bien con el título: “¿Puede una mentira explicar una verdad?”. Aunque el 90% de lo que se cuenta es cierto, no se hablará más de ello.

P: ¿Qué siente una mujer cuando dice NO a Pablo Iglesias?

R: Entre Pablo y yo siempre ha habido feeling, personal y político. Le tengo mucho cariño. De hecho, le dije que me resultaba duro contestarle que no porque me haría ilusión hacer algo con él y Alberto [Garzón]. Pero las formas son muy importantes. Por el momento, prefiero renunciar a estar ahí. Es un no puntual, Pablo tiene mi sí y le apoyaré de una forma distinta. No le he cerrado la puerta a Pablo.

P: ¿Y qué sentiste aquel sábado en que Manuela Carmena y Ada Colau tomaron el bastón de mando?

R: Me gustó ver que se empieza a respirar de otra manera. La realidad catalana me pilla más lejos pero Manuela me dio un subidón… Estaba viéndolo con mi chico y comentándolo todo: ojalá ahora cambien las calles de nombre, verás cómo potencia la cultura, seguro que le saca partido a Madrid… Nos dimos cuenta que estábamos muy ilusionados. Manuela me da muy buen rollo, me gusta mucho.

Beatriz Talegón en un plató de televisión

R: Sinceramente creo que Pedro Sánchez se ha prestado a hacerle el juego a alguien que lo está haciendo muy bien. Él nunca ha tenido una trayectoria política, no ha sido reconocido por nada en el PSOE. No viene de los sindicatos, de la lucha por el medioambiente… Apareció, lo pusieron y ahí lo tienen. Diciendo lo que a otros interesa que se diga.

P: ¿El hombre de paja más guapo que han podido encontrar?

R: A mí me dieron una caña tremenda porque comencé a atender libremente a los medios, ir a la tele, etc. Luego llegó Pablo Iglesias y se dieron cuenta de que para hacer política hay que convencer a la gente, no a tus militantes, que ya lo están. Vieron que este chico tiene percha y sabe hablar, pues perfecto para la campaña de las teles.

P: ¿Cuál es el político vivo de la derecha con quien mejor podrías entenderte?

R: Felipe González (risas).

P: ¿Y a quién temerías más enfrente durante una tertulia, a Felipe González, Albert Rivera o Alfonso Rojo?

R: A Felipe, por supuesto. A pesar de que se nos ha ido a la derecha, le respeto muchísimo. Me pone firme oírlo hablar. Tiene un control, dominio e inteligencia enormes. Si le tuviera enfrente, tomaría notas.

Beatriz Talegón