Logo El Confidencial
Recordando a Bimba Bosé

Lucía Bosé habla sobre (y con) Bimba en 'Sábado Deluxe': “Ella siempre está aquí”

La abuela de Bimba Bosé acude al programa para despedirse de las cámaras y recordar a su nieta en una entrevista en la que habló de su exmarido, de su hijo, de la muerte y, por supuesto, de Eleonora

Foto:

Ya se ha estrenado el nuevo formato de 'Sálvame Deluxe', ahora 'Sábado Deluxe' por aquello del cambio de día. El debut del renacido programa ha contado con una invitada de excepción, una mujer que no se acercaba a un plató de televisión desde hacía más de dos años, porque como ella misma confirma: “Está cansada y harta de la publicidad”.

La madre de Miguel y abuela de Bimba acudía al programa en lo que se supone va a ser su última aparición ante las cámaras y aunque Jorge Javier dejó claro desde el primer momento que la entrevista ya estaba acordada antes del fallecimiento de Bimba y que Lucía iba al programa a modo de despedida, lo cierto es que la figura de su nieta acaparó el 99% de las preguntas.

Lucía Bosé durante la entrevista en 'Sábado Deluxe'
Lucía Bosé durante la entrevista en 'Sábado Deluxe'

Lucía, por su parte, quiso arrancar la entrevista desmintiendo que su hijo Miguel le hubiera pedido que no fuera al programa: “¿Cómo se va a atrever? No es cierto lo que se ha dicho. En la familia podemos pelearnos, pero cada uno hace lo que quiere. Cuando mis hijos cumplieron 17 años, les dije 'os doy el regalo más bonito: la libertad. Haced lo que queráis”.

Lucía Bosé es natural y espontánea. Anoche habló de los defectos de su exmarido, de su admiración por Picasso, de haber hecho siempre lo que le ha dado la gana, de la 'decadencia' de su hijo Miguel, y, por supuesto, de su nieta Eleonora.

Fue una charla amable, muy lejos de la línea agresiva marca de la casa, en la que ni siquiera Patiño sacó las garras en una pregunta que sonaba incómoda y que se quedó en al aire (algo relacionado con una afirmación de Bimba sobre su abuela). Mientras Pilar Rahola disertaba más que preguntaba y Nieves Herrero nos llevaba a otra época y otro periodismo. Eso sí, Lucía y su pelo azul brillaron con luz propia y su entrevista dejó muchas frases para el recuerdo.

Lucía contempla una foto con su nieta Bimba
Lucía contempla una foto con su nieta Bimba

Sobre su presencia en 'Sálvame': “He venido aquí para despedirme, porque me retiro, porque estoy de la televisión hasta la coronilla. A los 86 quiero estar tranquila, porque ya está bien, porque estoy harta de la publicidad, lo que dices, lo que han dicho, lo que ha dicho el otro... Vivo en un pueblo de 50 personas y quiero olvidar, cine, televisión, todo.

Sobre ser 'abuela': “No me gusta que me llamen abuela. Lo encuentro vulgar, lo veo despreciable. En italiano dicen 'nonna', más bonito, menos fuerte que abuela”.

Sobre el luto y el duelo: “Yo he estado un mes sin salir de casa para digerirlo todo. No podía ni hablar, pero me he desahogado. He estado con mis hijas, bailando, poniendo música, viendo películas, disfrazándonos, cosa que criticaron... Pero no hablábamos de Bimba. A veces no hay necesidad de hablar. No creo en la muerte, creo en el más allá, en otra dimensión. Por eso no le tengo miedo a la muerte”.

Sobre su (polémica) ausencia del tanatorio: “El dolor es mío y nada más que mío. No necesito manifestarlo en público y no veo por qué la gente tiene que participar”.

Sobre Bimba y cómo llevaba su enfermedad: “Ella nunca ha dicho 'estoy mala, venid a verme'. Ella se fue con sus dos hijas y su amor y nada más. Puede que fuera para no hacer sufrir a los demás”.

Sobre la separación de Bimba: “Cuando se separó, vino a mi casa y se quedó unos meses, y vi que había algo que no funcionaba, porque sufrió muchísimo. Yo no preguntaba, yo nunca supe que se había separado”.

Sobre el origen de su fortaleza: “Soy cristiana, pero no católica. Hemos nacido con 2.000 años encima y no lo puedes olvidar, pero no necesito el 'Buda' para ser feliz. Soy feliz con lo que tengo alrededor: el paisaje, la naturaleza, dar paseos, oír música...

Sobre el apoyo de la familia: “No me canso de estar con mis hijas. Había veces que estábamos once en la casa y se quedaban a dormir, y eso que solo hay un cuarto de invitados”.

Sobre Bimba y Miguel: “Ellos tenían una relación muy especial, pero Miguel no era el consejero de Bimba porque los consejos son unos regalos peligrosos. Yo nunca he dado ninguno. Bimba era muy Bosé. No tiene nada que ver con los Dominguines”.

Sobre las muestras (físicas) de afecto: “En España te encuentras un desconocido y te planta un beso..., ¡pero si no te conozco! Cuando tenía 20 años, Miguel me dijo que nunca le había dicho que le quería. Y tengo una relación preciosa con él..., ¿por qué tanta demostración física?”.

Sobre el amor y el sexo: “A mí me dice un tío 'te estimo molt' y se me caen las bragas... No he traído pedrusco porque me da vergüenza... ¡Claro que estoy enamorada, por eso estoy tan feliz! ¿De un hombre? No, de un pato (contestando a la pregunta de Jorge Javier). Pero a mi edad ya no hablamos de sexo, pero sí de amor”.

Sobre la tele: “No veo la televisión, solo veo 'Aquí la tierra' y 'España Directo', pero 'Sálvame' ya me ha aburrido”.

Sobre el novio de Bimba: “Es muy guapo y muy simpático. Ya quisiera yo tener un novio así. Diego es un padre excelente. El porvenir de las dos niñas no me preocupa. Los Postigo son una familia estupenda y las van a tratar muy bien”.

Sobre el recuerdo: “Ella está siempre presente. Ahora mismo está aquí y está sonriendo. Yo la hablo todos lo días y se pasea por casa y charlamos”.

Sobre Luis Miguel Dominguín: “Él estaba amargado. Los últimos años lo pasó muy mal: se puso muy gordo, bebía mucho... Estuve siete años con él, luego me divorcié, y si estuviera aquí le tiraba. No era ni padre, ni abuelo, para él solo existían los toros y las mujeres, pero era muy guapo, comprometido e interesante”.

Sobre la complicada infancia de Bimba: “Cuando mi hija Lucía se separó lo pasó muy mal, porque le quitaron los hijos. Estuvo dos años sin verlos y Luis Miguel Dominguín ayudó a traer los niños”.

Sobre su propia muerte: “Tendré unos 105 años y a los 100 dejaré de fumar. Ahora, para mí es un placer encender un pitillo. Fumo poco, un paquete al día. Me da grima la caja, así que estamos haciendo una maleta (se refiere al féretro) con mi hija Lucía con pasta hecha de periódicos. Preparo mi maleta para irme al más allá... Si quieres, te la hago a ti también (le dice a Jorge Javier)”.

Lucía contempla una fotografía de Miguel y Bimba juntos
Lucía contempla una fotografía de Miguel y Bimba juntos


Sobre las drogas: “Yo no he fumado nunca porros, soy antidrogas y antialcohol, puedo tomar un prosecco o una copa, pero me dan grima el alcohol y la droga”.

Sobre Miguel: “Ha sido el más guapo, pero ya está en decadencia. Lleva muy bien el paso del tiempo, está encantado con sus hijos y su trabajo. Su padre quería que fuera abogado o ingeniero”.

Sobre el paso del tiempo: “¿Ahora con 85 años me voy a operar? Ahora ya no se opera, ¡ahora se plancha!”.

Sobre su relación con Picasso: “Esa es mi foto favorita. Estoy abrazando a Picasso por admiración, pero tuve un problema con su mujer, porque publicaron en Italia que yo era su amante”.

Sobre su adiós: “No es una despedida, es una apertura hacia otra época. Os quiero mucho, voglio bene a tutti spagnolo”.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS o Android. Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de nuestros famosos. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Noticias

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios