el 5 de septiembre de 2002 tuvo lugar la boda de la década

La maldición de El Escorial: los invitados de la boda Agag-Aznar 15 años después

Una boda de postín, en la que no se escatimó en gastos, pero que pasará a la posteridad por ser la 'boda de la Gürtel', la de la 'maldición de El Escorial'

Foto: Alejandro Agag y Ana Aznar. (Gtres)
Alejandro Agag y Ana Aznar. (Gtres)

Lunes, 4 de septiembre. Los Aznar Botella vuelven morenos y sonrientes de pasar su larguísimo verano de vacaciones en Marbella. Lo hacen felices, contentos y cómplices. Su matrimonio ha sido siempre estable. El de su hija Ana, aparentemente, también. Hoy, 5 de septiembre, se cumplen 15 años de la apodada 'boda de la tercera infanta' y la vida no ha pasado igual para todos los asistentes.

Una boda de postín, en la que no se escatimó en gastos, pero que no se recordará por su despliegue, ni por la estabilidad y la constancia del matrimonio que allí se formó (que también). Pasará a la posteridad por ser la 'boda de la Gürtel', la de la 'maldición de El Escorial'.

Nadie quiso perderse la boda de la década. El as de corazones que sirvió de invitación al enlace, ese derroche de imaginación y surrealismo fue solo el preludio de la fiesta que los Agag-Aznar organizaron para festejar la unión de estas dos familias de alta alcurnia.

José María Aznar junto a su hija, Ana. (Gtres)
José María Aznar junto a su hija, Ana. (Gtres)

Los Reyes de España, Julio Iglesias, Garci e Inés Sastre compartieron mesa y mantel con otros señores que pasarían a la historia por compartir otras estancias menos glamurosas, las de los maravillosos centros penitenciarios de este país.

Preysler, Julio Iglesias, Boyer y Llosa

De los más de 1.000 invitados que aquel soleado día de septiembre de 2002 desfilaron por la alfombra roja colocada para entrar en la capilla del monasterio de El Escorial, se nos ocurre más de uno que no se podía ni imaginar cómo cambiaría su vida apenas tres lustros después.

Isabel Preysler y su difunto esposo, Miguel Boyer. (Gtres)
Isabel Preysler y su difunto esposo, Miguel Boyer. (Gtres)

Aznar ya no es presidente (ni siquiera de FAES), Ana Botella fue alcaldesa, Pedro J. Ramírez finalmente se divorció de Ágatha Ruiz de la Prada, Isabel Preysler va por su casi cuarto marido (y que en esa boda se reencontró con Julio y su nueva esposa, Miranda) y los Reyes ahora son eméritos. Puede que de todos los invitados el peinado cardado de Elena Cué sea lo más estable a lo largo de los años.

El colectivo de periodistas, artistas y toreros sufrió cambios, pero sin duda el más complicado de reevaluar es el de los políticos del PP que con sus mejores galas, sonrisas y bellas acompañantes nos regalaron sin saberlo la foto que ilustraría la caída de los acusados en la trama Gürtel.

El ocaso de los vips del PP

El ocaso de una cúpula que 15 años después pasaría de vivir entre lujos y derroche a alternar paseos entre los pasillos de la Audiencia Nacional y los corredores de Soto del Real. El Panteón de los Reyes de España se convirtió en el cementerio de la vida de excesos de la pandilla más 'invencible' del Partido Popular (por entonces al frente del Gobierno).

Francisco Correa en la boda de Ana Aznar. (Archivo)
Francisco Correa en la boda de Ana Aznar. (Archivo)

Todos eran muy amigos en esa boda. Lo eran y fueron hasta que la corrupción llamó a la puerta de la opinión pública, que no a la suya (que ya lo había hecho hacía tiempo). Luis Bárcenas, extesorero del partido, Rodrigo Rato, vicepresidente en ese momento, o Francisco Camps vieron derrumbarse sus vidas pocos años después de beber y reír como tan amigos con algunos que después se desvincularon de ellos en cuanto pudieron.

Ana Mato se divorció de su entonces marido Jesús Sepúlveda (uno de los que se llevó la peor parte del caso), Zaplana y Acebes, entre otros, se desvincularon de la cúpula y Esperanza Aguirre sufrió el huracán que sacudió a sus personas de confianza. Miguel Blesa, por cierto, el expresidente de Caja Madrid, otro de los invitados al enlace, murió tragicamente el pasado mes de julio.

Rodrigo Rato. (Gtres)
Rodrigo Rato. (Gtres)

15 años después la vida ha cambiado mucho. Los presidentes de Gobierno ya no organizan bodas de Estado, los matrimonios de los famosos rara vez duran más de una década y los Aznar Botella parecen más jóvenes ahora que entonces.

Noticias
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios