Chenoa asegura que Bisbal cambió de teléfono el mismo día que la dejó
  1. Noticias
los fragmentos más interesantes

Chenoa asegura que Bisbal cambió de teléfono el mismo día que la dejó

Seleccionamos los fragmentos más controvertidos de un libro en el que la cantante de 'OT' no se corta ni un pelo

Foto: David Bisbal y Chenoa en un fotomontaje de Vanitatis.
David Bisbal y Chenoa en un fotomontaje de Vanitatis.

Chenoa pasa revista a su vida. Y lo hace de forma descarnada y sincera. Las páginas de 'Defectos perfectos', una suerte de autobiografía en la que repasa los momentos más importantes de una ya extensa carrera profesional y de su trayectoria vital, están llenas de detalles suculentos. Sin duda, hay varios que merecen la atención completa del lector. Los que tienen que ver con su relación con David Bisbal son, indudablemente, los más suculentos. Vanitatis rescata algunos de los más importantes.

Sobre la ruptura:

“David empezó a hablar de irse a vivir a Miami. Yo me negaba. Yo concebía nuestras vidas como un proyecto conjunto y supongo que él no lo veía así. Su ascenso era fulgurante. Las Américas eran el siguiente paso (…) Estaba dispuesta a sacrificarme profesionalmente. Un poco menos de triunfo, pero un mucho más de amor. Mi vida con él era lo primero para mí, por no decir lo único. El resto era pura guarnición. Otro error que no volveré a cometer: nunca quieras a alguien más que a ti misma”

placeholder Portada del libro de Chenoa. (Editorial MR)
Portada del libro de Chenoa. (Editorial MR)

“Una semana antes de regresar de su viaje, David me envió un ramo precioso con una nota que decía algo así como 'Ya llego'. Yo seguía flotando en mi nube de amor y flores blancas, cómo no iba a hacerlo. Cuando regresó, yo estaba trabajando y, al volver a casa, me lo encontré con la maleta hecha. 'Tengo que pensar, necesito tiempo, mejor lo dejamos”.

Sobre el mazazo de enterarse de la ruptura por televisión:

“Ya había pasado otra vez y él había vuelto al poco tiempo, arrepentido y con las cosas claras: Él me quería. Y punto. 'Tómate tu tiempo. No hay problema. Veremos qué pasa'. Cuando le llamé al día siguiente, no noté nada raro. Estaba viendo la tele con sus padres. No pensé que la cosa fuera definitiva, pero lo era, al parecer. Unos días más tarde, alguien me llamó por teléfono. No soy capaz de recordar quién fue. 'Pon la tele'. Allí estaba David, en una rueda de prensa en Caracas, encantado de la vida, diciendo que no estaba con nadie”.

Sobre el cambio de número del cantante:

“No podía respirar. Su ropa estaba en el armario. Desde el sofá donde me sentaba podía ver sus cosas, que aún estaban por toda la casa. Aquello tenía que ser una broma de mal gusto, pero no: era el peor día de mi vida. Le llamé y una voz contestó que aquel número no correspondía a ningún usuario. Él no estaba con nadie y el teléfono no era de nadie. Volví a marcar. Nada”

placeholder David Bisbal y Chenoa durante un concierto de 'OT'. (Gtres)
David Bisbal y Chenoa durante un concierto de 'OT'. (Gtres)

“No habíamos hablado de cómo hacer aquello público. De hecho, no habíamos hablado de absolutamente nada durante varios días, después de tres años juntos. No pude decidir cómo afrontarlo. No avisé a mi familia ni a mis amigos para que estuvieran conmigo. 'Si me has querido, aunque sea un poco, ¡protégeme, coño!”.

El momento chándal:

“En ese infierno andaba, cuando vi que mi portal estaba lleno de cámaras y, que nadie me pregunte por qué, se me ocurrió bajar de aquella guisa. Nadie en mi situación sabría contestar. Imagino la cara de mi amiga cuando me vio, lacrimógena perdida, ante las cámaras. Vino volando a rescatarme, metió algo de ropa en una bolsa y me llevó a su casa para atiborrarme de valerianas y vino”.

placeholder Del chándal al reencuentro con Bisbal. (VA)
Del chándal al reencuentro con Bisbal. (VA)

Los premios de David:

“Me llamó la hermana de David y me dijo que vendrían de una empresa de transportes a dejar unas cajas para que metiéramos sus cosas dentro. ¡Ah, por cierto… cuidado con los premios! ¡Sus putos premios! Recuerdo a mi madre mirando aquellas cajas que nosotras debíamos montar, toda aquella ropa que nosotras debíamos doblar y todos aquellos premios que debíamos tratar con cuidado. Otra madre lo habría tirado por la ventana sin ningún miramiento. Y que lo recogiera el mismo señor que vino a buscar su coche, pero ella no es así”.

Elena Tablada:

“Cuando al cabo de un par de meses salió a la luz su relación con Elena Tablada, no tenía fuerzas ni para enfadarme. Solo me flagelaba. El abandono, el rechazo, la tristeza inmensa, todo era culpa mía. O, al menos, eso creía yo. Qué manía esta nuestra de culpabilizarnos por los comportamientos de otros. Qué gran error”.

placeholder David Bisbal y Elena Tablada en la presentación de su hija. (Gtres)
David Bisbal y Elena Tablada en la presentación de su hija. (Gtres)

¿Infidelidad?:

“Dos años después de nuestra ruptura, se dio un 'expediente X' de lo más curioso: una colaboradora suya se me sentó al lado en un avión para contarme los detalles pormenorizados de su historia con mi ex. Yo pensé que me encontraba en un programa de 'Cuarto Milenio', todo muy surrealista. Para entonces, yo ya no lloraba las penas y no veía la necesidad de semejante confesión. “Querida, si necesitabas desahogarte o limpiar tu conciencia, ahí están los confesionarios”.

placeholder David Bisbal y Chenoa durante el momento 'cobra' (TVE)
David Bisbal y Chenoa durante el momento 'cobra' (TVE)

El momento 'cobra':

“Si yo no hubiera creído que David lo daría todo en la canción, me habría negado a hacerla. Aquella noche estaba desbordada por la emoción, pero también muy preparada. Sabía que cualquier microgesto sería analizado con lupa, como así fue. Yo sé lo que la gente vio y sé lo que yo viví, sé que David me dijo algo al oído que jamás desvelaré y que la actuación fue maravillosa, como tenía que ser. Cuando, al terminar de cantar, fui a mi camerino para quitarme los tacones, que me estaban matando, Javián abrió la puerta y me dijo que no leyera Twitter, por lo de la cobra. ¿Qué cobra de qué? No tenía ni puñetera idea de lo que estaba hablando. Ni yo ni nadie que estuviera allí y hubiera visto la actuación. A partir de ahí, la nube inmensa de comentarios, que me la trae al pario no, lo siguiente”.

El redactor recomienda