Arras de boda: tradición, origen y curiosidades sobre ellas
  1. Novias
EL SIMBOLISMO DE LAS ARRAS

Arras de boda: tradición, origen y curiosidades sobre ellas

¿Para qué sirven? ¿Cuál es su significado en una boda? ¿Cómo y cuándo se entregan? Damos respuesta a estas incógnitas para que no tengas dudas en tu gran día

Foto: Arras de boda de Argyor. (Cortesía)
Arras de boda de Argyor. (Cortesía)

En una boda hay muchos elementos a tener en cuenta, especialmente, en lo que respecta a la ceremonia porque, en función de la cultura y las tradiciones de la misma, se llevan a cabo determinados símbolos o no. Un ejemplo muy claro es que en las bodas religiosas existen ciertos códigos y normas que deben o suelen cumplirse (como ser católico, hacer cursillos prematrimoniales, comulgar etc.) y en las civiles, las posibilidades son más variadas así como el protocolo más distendido.

No en vano, ambos tipos de celebraciones suelen tener en común ciertos momentos como el intercambio de alianzas, los votos matrimoniales o el esperado "sí, quiero". En este sentido, las arras de boda son menos frecuentes en las ceremonias civiles a fin de hacerlas más cortas, pero también pueden estar presentes. ¿Qué son las arras de bodas? ¿Cuál es el origen de su tradición? ¿Quién las lleva? ¿Cómo y cuándo se entregan? Respondemos a todas estas preguntas a continuación.

Origen y significado

Las arras de bodas son un conjunto de monedas que los novios intercambian durante la ceremonia nupcial. Su origen viene de Oriente por un ritual mozárabe en el que dos personas intercambiaban dinero o bienes cuando contraían matrimonio, pero la tradición que tenemos hoy en día en nuestro país llega del Imperio Romano y caló en nuestra sociedad en la Edad Media. Según explican desde Bodas.net: "esta costumbre se desarrolló a partir de la tradición de dar un arrabón que significaba "promesa". En esencia, representaban el compromiso del novio y su capacidad para cuidar de las necesidades materiales de la pareja".

Es decir, al principio se consideraban una garantía de matrimonio y otras veces, la dote que hacia la familia del novio a la novia o viceversa, mientras que su significado ha ido evolucionando a lo largo del tiempo hasta simbolizar la unión formal, no solo sentimental, sino también económica que tiene lugar cuando una pareja se casa.

¿Cuántas monedas son?

Según el tradicional rito mozárabe que hemos comentado, son 13 las monedas que se deben intercambiar. Representan los bienes repartidos en los doce meses del año y una más para compartir con los más necesitados. Actualmente, 12 de las monedas son de oro y una de ellas de platino, mientras que en la antigüedad, la que simbolizaba a los pobres era de bronce. Según el citado portal de bodas, hay teorías que "aseguran que la número 13, la de menos valor, significa que no todo van a ser alegrías y que también habrá que compartir dificultades a lo largo del matrimonio".

¿Dónde se llevan las arras y quién las lleva?

Lo más habitual es que sean los niños, los más pequeños de la familia o hijos de amigos, quienes lleven las arras hasta el altar. Eso sí, al ser una tarea desempeñada por niños pequeños puede darse el caso de que no salga bien porque les dé vergüenza en el último momento o se pongan a llorar; lo recomendable en este sentido, es escoger niños que tengan entre cinco y nueve años, a fin de asegurarnos que todo saldrá bien.

En cuanto al método de transporte, lo normal es que estas arras vayan en pequeñas cestas o bandejas, aunque las opciones son muchas y muy diferentes y se puede tirar de creatividad e imaginación con un portamonedas, o como proponen en Bodas.net: una cajita con flores secas, un trozo de tronco seco etc.

¿Cuándo se entregan?

En las bodas religiosas, el momento de intercambiar las arras suele llegar tras el intercambio de las alianzas, una vez que el sacerdote las ha bendecido. "Yo las recibo" son las palabras que tiene que decir el miembro de la pareja que las recoge con las dos manos abiertas. En las bodas civiles, el rito es similar, pero la elección de las palabras que se pronuncian al decirlas es libre y, evidentemente, no van a estar bendecidas ni se entregarán al novio por parte del oficiante.

Otros aspectos

Antes de decidir si queréis incluir este símbolo en vuestro enlace o no, debéis saber que no se trata de una actividad obligatoria ni imprescindible con el paso del tiempo, ha pasado a ser una elección que depende únicamente de la pareja, así que si no lo veis claro podéis renunciar a ellas sin problema

Por otro lado, lo habitual, a día de hoy, es que el rito de las arras se lleve a cabo al haber sido heredadas de los padres de los novios e incluso, de los abuelos y no suele ser tan común actualmente que la pareja en cuestión compre las arras nuevas; en este caso, sería la madrina la encargada de hacerlo en cualquier joyería nupcial.

Bodas
El redactor recomienda