'sexo en punta cana'

Al Caribe como Carrie Bradshaw: viaja con tus amigas al paraíso

Playas infinitas, aguas transparentes, naturaleza exuberante... Y todo diciéndoos 'ven' como un bolero. Además podréis ir a Isla Saona a buscar estrellas de mar y a Altos de Chavón. A maravillaros aún más

Foto: Carrie Bradshaw y compañía en una escena de 'Sexo en Nueva York' muy caribeña.
Carrie Bradshaw y compañía en una escena de 'Sexo en Nueva York' muy caribeña.

Si quieres unas vacaciones de postal, donde no falten las aguas cristalinas de poderoso azul casi verde, cuando no turquesa; los cocoteros para darte esa sombra que es como ninguna, las playas infinitas y la naturaleza marina en todo su esplendor, salpicada de cayos, islas e islotes, habrás de ir al Caribe. Sí, al Caribe, ese mar americano que se reparten tantos países y donde se hayan algunos de los refugios arenosos más idílicos del planeta. Empezando por Seven Mile Beach en Jamaica, Playa Flamenco en Puerto Rico o Eagle Beach en Aruba y terminando, por ejemplo, en Playa Paraíso en Cayo Largo (Cuba). Sin olvidarnos, por supuesto, de la también cubana Varadero, de la popular Playa Bávaro en Punta Cana (República Dominicana) o de la exclusivísima San Bartolomé, que fue destino de piratas y corsarios y hoy lo es de millonarios (todo por Rockefeller). Además, cuentan que hay tesoros hundidos y es tenido por paraíso. ¿Te imaginas de viaje con tus amigas al estilo de 'Sexo en Nueva York', o sea, como Carrie Bradshaw and company pero en el Caribe? Un 'Sex and the City' a la orillita del mar. Te contamos el plan.

Piénsatelo, seguro que te mereces estas vacaciones en el Caribe.
Piénsatelo, seguro que te mereces estas vacaciones en el Caribe.

1. El paraíso en la tierra. Aquí las probabilidades de ser feliz, créelo, son enormes, lo mismo que pasa en Bután, ese país de cuento conocido como el reino de la felicidad. El paisaje que te envolverá cuando arribes a sus costas estará a la altura, ya lo verás. Hay tanto que hay para todos. Playas y más playas, islas y más islas. No temas: encontrarás sitio para poner la toalla, hueco para tumbarte a la bartola y un mar muy azul para darte esos baños de ensueño (y de anuncio). Pellízcate: es la realidad.

2. Escápate con ellas. Esta vez no se trata de un viaje romántico para dos, ni familiar con toda la troupe, sino con tus amigas, las de toda la vida o las que hiciste anteayer. Escapada de confidencias pero no al último templo gastro de moda o la terraza más cool de la ciudad, sino al Caribe. Prepárate para las playas, los rincones paradisiacos y esa belleza natural que parece eterna. Aquí todo vuelve a ser horizonte.

Así es Playa Bávaro, una de las mejores del mundo.
Así es Playa Bávaro, una de las mejores del mundo.

3. 'Sexo en Playa Bávaro'. No es que esto vaya a ser una bacanal (o quién sabe). Es solo el título que le hemos puesto a estas vacaciones de amigas, muy a lo 'Sexo en Nueva York' solo que en Playa Bávaro, en los márgenes de República Dominicana, que es una de las playas más conocidas del Caribe, pero también una de las mejores del mundo. Que se lo digan a Julio Iglesias -este es su reino- y otras celebrities. La culpa la tienen sus dos kilómetros de arena como harina, sus palmeras y esa proverbial agua cristalina.

4. Un hotel entre cocoteros. En esta playa antiestrés y antiedad que te rejuvenecerá por momentos y recargará la batería, la imaginación y demás, se alza el Barceló Bávaro Grand Resort, que tiene un plan que nos viene al pelo para nuestros propósitos. No una piscina, sino varias, y no entre pinos, con todos los respetos para los pinos, sino entre cocoteros, que es lo que pide el cuerpo, ya puestos en clave exótica. Una vez en la habitación, vistas al mar Caribe, ahora nuestro mar, y lujos tales como la bañera con hidromasaje para cuando a una le dé por montarse su propio spa tras esa jornada de playa, arena y sal.

Una de las habitaciones del Barceló Bávaro Resor, con acceso al mar.
Una de las habitaciones del Barceló Bávaro Resor, con acceso al mar.

5. Puesta a punto. Hablábamos de spa privado, pero luego está el spa en toda regla, que se hace llamar U-Spa, con todo tipo de tratamientos para el cuerpo, en cabinas interiores o en la piscina al aire libre, donde también os podéis apuntar a terapias acuáticas o a un circuito de aguas termales. La carta de servicios wellness es larga y en ella reinan los masajes a pie de playa, desde los descontracturantes hasta los relajantes. De aquí al salón de belleza hay solo un paso, lo mismo que al gimnasio, en el que además de fitness se puede practicar yoga, que ya sabemos que en cuestión de relax es lo más.

6. Hasta el fondo. Esta experiencia será toda una inmersión caribeña que además se volverá literal si al yoga, el wellness, los baños y el 'dolce far niente' sumáis el buceo, el snorkel, el kayak, la vela e incluso el baile, pero no por vuestra cuenta, que también, sino con profesores especializados. Antes y después os esperan hasta nueve restaurantes con comida de todas partes y un bar a pie de playa donde lo suyo es tomarse una de ron local. Es lo que tienen estos resorts, de todo menos fronteras. Entre este todo, el acceso directo y rápido a la playa. Puro Caribe.

Playa Bávaro de noche.
Playa Bávaro de noche.

7. El escenario. Estaréis en Punta Cana, o sea al este de la República Dominicana, en la provincia de La Altagracia, paraíso vacacional con aeropuerto y discoteca en una cueva (Imagine Punta Cana) incluidos. Y dentro de esta, en Playa Bávaro, entre las playas de Arena Gorda y de Uvero Alto, todo un tesoro nacional para el país por la riqueza de su flora y su fauna. No solo hay complejos hoteleros de lujo.

8. Por los alrededores. Desde aquí se puede ir de excursión en barco a Isla Saona, una reserva natural protegida donde maravillarse con las tortugas o las estrellas de mar; de hecho, forma parte del Parque Nacional de Cotubanamá. A Altos de Chavón, un pueblo colonial alucinante (y lo subrayamos) convertido en un centro para las artes con fabulosas vistas al río Chavón; a Santo Domingo, la ciudad más antigua de América, donde se puede ver la primera catedral del Nuevo Mundo o el Parque Manatí, para saber más cosas de la cultura taína con la que Cristóbal Colón se encontró en la isla en 1492. También seréis, a vuestra manera, descubridoras. Ya le habría gustado a Colón.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS o Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Estilo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios