Logo El Confidencial
participa en la película 'little boy'

La carrera ascendente de Teodora de Grecia, la prima actriz de Felipe VI

Desde los once años supo que quería ser actriz. Ahora, un pequeño papel en la cinta 'Little Boy' empieza a destacarla en producciones de mayor envergadura

Foto: Teodora de Grecia, en una imagen de archivo (Gtres)
Teodora de Grecia, en una imagen de archivo (Gtres)

'Eliza, la chica en la playa'. Así es descrito en IMDB (Internet Movie Data Base) el minúsculo papel de Teodora de Grecia, prima de nuestro Rey, en la primera película destacada que ha estrenado en su empeño de hacer carrera en Hollywood, 'Little Boy'. Algunos medios han especulado con la posibilidad de que la cinta, que narra cómo un niño de ocho años está dispuesto a todo por devolver a su padre, que lucha en la Segunda Guerra Mundial, a su casa con vida, hubiese celebrado una de sus premieres en nuestro país y que a la misma hubiese acudido el Rey para apoyar a su prima. Sin embargo, la película, estrenada este pasado fin de semana, apenas está teniendo repercusión en España, ya que se ha colado en una cartelera colmada de estrenos y en la que ha entrado en dura competición con títulos muy populares como 'Marte' o 'Mi gran noche'.

Teodora junto a Nicolás de Grecia (Gtres)
Teodora junto a Nicolás de Grecia (Gtres)

Pese a que no sea un gran personaje, la carrera de Teodora puede vivir un espaldarazo gracias una película que es la de mayor envergadura a la que se ha enfrentado en su breve periplo profesional. El episódico personaje de Alison en la serie 'Belleza y poder' ha sido, por el momento, lo más destacado de su periplo en Los Ángeles. Nacida en Londres en 1983 e hija de los reyes Constantino y Ana María, desde muy pequeña estuvo rodeada de realeza a pesar de que esta había sido finiquitada en el país de sus padres una década antes de que ella viniese al mundo. Alejada de las coronas y los tronos, ella eligió las declamaciones y los encantos de la interpretación desde que apenas tenía 11 años, momento en el que se dio cuenta de que quería ser actriz.

Teodora en una imagen de 'Little Boy' (Instagram)
Teodora en una imagen de 'Little Boy' (Instagram)

Años antes, su bautizo tuvo como padrinos a la reina Isabel II, Miguel de Rumanía o su tía, la reina Sofía. Antes de soñar con ser la nueva Sarah Bernhardt, estudió en el Colegio Helénico de la capital británica como otra más de las niñas de su clase social. Poco después era internada en Woldingham, un prestigioso centro situado en Surrey. Después, su periplo educativo pasó por Australia y sus incipientes sueños como actriz la condujeron a la Universidad de Brown, lugar en el que se licenció en Artes Escénicas en 2006. Su meta la llevó también a Francia y de vuelta a Londres, donde participó en varias obras de teatro de poca envergadura. En aquella época, no dejaba de repetir en todo casting que solicitase su presencia que quería que la tomasen "en serio" como actriz. Sin embargo, no las tenía todas consigo: sus orígenes 'royal', en lugar de catapultarla, acababan creando un cúmulo de prejuicios en torno a ella que le impedían acceder a papeles más grandes.

El 'american dream' de Teodora

Cansada de la falta de trabajo, la sobrina de la reina Sofía se trasladó a Los Ángeles a finales de la pasada década para cumplir su meta y prepararse seriamente como actriz. Rubia como tantas otras actrices de la soleada California, hasta la llegada de 'Little Boy' había participado en 'Where did you sleep last night' y 'The Big Valley'. "En dos semanas en Los Ángeles conseguí más papeles como actriz que en Londres", dijo sobre su traslado a la meca del cine tras varios intentos infructuosos de trabajar en la capital del Reino Unido. 

Su país natal habría sido el destino perfecto para colmar sus sueños. Allí creció debido al referéndum que acabó con la monarquía en Grecia en la década de los 70. Con el país heleno siempre guardó una relación especial, ya que el griego es, además del español, su idioma de cabecera. Aunque sus padres podrían haberse mostrado reacios a los sueños artísticos de Teodora, lo cierto es que desde el principio los asumieron como propios y apoyaron el deseo de su hija. Lo cierto es que una vez marchita la monarquía en Grecia, la reinvención familiar por la vía artística no podría ser mejor.

Teodora durante la première de 'Little Boy' en Los Ángeles (Gtres)
Teodora durante la première de 'Little Boy' en Los Ángeles (Gtres)


De hecho, las tendencias artísticas nunca han sido ajenas a la familia real griega. Federico IX, abuelo de la joven, ya era un auténtico apasionado de la música siendo muy joven e hizo las veces de director de orquesta. Además, es bien sabido que a los 'royal' griegos siempre les apasionó la pintura o el cine en todas sus vertientes. Eso fue lo que acabó contagiando a una niña que, en lugar de con los acartonados oropeles de una vida monárquica que desconocía, soñaba con las grandes estrellas de Hollywood.

En un país donde esas estrellas suponen una realeza alternativa, Teodora ha sido recibida como una más. De hecho, los espectadores que acudieron al cine a ver 'Amnesia IV' no podían imaginar que una de las estudiantes de la cinta, que vivía entre el sueño y la realidad, no era una rubia californiana más, sino la hija de unos antiguos reyes europeos. Ahora, ese sueño empieza a materializarse y, aunque todavía no llegan los papeles protagonistas (o puede que no lleguen nunca), 'Little Boy' supone un paso de gigante en la vida de una princesa que, al contrario que otras chicas de su edad, prefiere serlo en la ficción. 

Descarga la APP de 'Vanitatis' en tu móvil o tablet y no te perderás nunca la actualidad del corazón en España.

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios