Logo El Confidencial
familia real británica

La de Eugenia de York y Jack Brooksbank, la boda de las coincidencias incómodas

Uno de los atractivos del enlace de la princesa de York y su prometido está en los encuentros algo incómodos que se van a producir

Foto: La princesa Eugenia y Jack Brooksbank. (Getty Images)
La princesa Eugenia y Jack Brooksbank. (Getty Images)

Aunque Eugenia de York será la octava en la línea de sucesión cuando se celebre su enlace matrimonial -ya que el nacimiento del tercer hijo de los duques de Cambridge la bajará un puesto-, su boda ha creado una gran expectación en Reino Unido. El 'wedding boom' que están viviendo en este 2018 ha provocado que los medios se vuelquen en el enlace de Harry y Meghan y el de Eugenia y Jack Brooksbank por igual. Uno de los atractivos del enlace de la princesa de York y su prometido está en los encuentros algo incómodos que se van a producir.

La guerra de Fergie y el duque de Edimburgo

Y es que en el enlace volverán a verse las caras el duque de Edimburgo, abuelo de la novia, y Sarah Ferguson. El príncipe Felipe mantiene una tirante relación con la que fuera su nuera favorita, ya que no le perdona todos los líos que provocó tras su separación del príncipe Andrés en 1992, desde su polémico romance con un multimillonario tejano hasta las imágenes en las que aparecía haciendo topless en una piscina mientras John Bryan, un administrador financiero americano, le chupaba un pie.

Sarah incluso llegó a vender a su ex. Cuando se encontraba con unas deudas de más de 1,3 millones de dólares y la popularidad por los suelos, Sarah decidió aprovecharse de la posición de su marido e intentó engañar a varios empresarios ofreciéndoles encuentros con el duque de York a cambio de dinero. Fergie fue pillada 'in fraganti' por el diario 'News of the World' cuando intentaba hacer un pacto a cambio de 40.000 euros.

"La boda real será difícil para el duque de Edimburgo porque odia tanto a Fergie que no puede soportar estar en el mismo lugar que ella", ha asegurado una fuente a 'Express' tras conocerse la noticia del enlace de Eugenia. La relación es tan fría que incluso la reina Isabel -quien sí ha perdonado a su exnuera tras más de dos décadas sin dirigirle la palabra- ha invitado a Sarah a pasar las vacaciones en Balmoral en más de una ocasión y cuando esto ocurre todo se planea detalladamente para que el duque y Fergie no lleguen a cruzarse ni en el pasillo. La reina también ha permitido que Sarah vuelve a asistir a las carreras de Ascot, eso sí, cuando no acude Felipe.

La reina Isabel junto a su hijo, Sarah Ferguson y su nieta en 2004. (CP)
La reina Isabel junto a su hijo, Sarah Ferguson y su nieta en 2004. (CP)

Meghan junto a Cressida

Otra coincidencia incómoda que viviremos en la boda será la del príncipe Harry y su recién estrenada esposa, Meghan Markle, con Cressida Bonas, la ex del príncipe. La aristócrata rubia es una de las íntimas amigas de Eugenia; es más, fue ella quien actúo como celestina y los presentó. Harry y Cressida estuvieron saliendo varios años y mantenían una relación de idas y venidas cuyo punto final llegó en 2014.

En el enlace de Eugenia es más que probable que Cressida sea una de las damas de honor y será la primera vez desde que rompieron que se verá las caras con Harry. Además, la aristócrata podrá conocer a su sustituta, Meghan Markle, que de buen seguro también será uno de los grandes reclamos de la boda. Asimismo, se ha especulado con que Chelsy Davy, otra de las ex de Harry, pueda estar en la ceremonia, ya que también es amiga de Eugenia.

 Eugenia junto a Cressida Bonas. (Gtres)
Eugenia junto a Cressida Bonas. (Gtres)

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios