Logo El Confidencial
principado de mónaco

El gran cambio de Charlène a través del Baile de la Cruz Roja, que se celebra hoy

La Charlène de 2006 no tiene nada que ver con la de 2017. Por aquel entonces, la exnadadora acababa de empezar su relación con el príncipe Alberto y tenía 28 años

Foto: Charlène en 2006 y en 2017. (Getty Images)
Charlène en 2006 y en 2017. (Getty Images)

La noche de este viernes, se celebra en Mónaco el tradicional Baile de la Cruz Roja, un acto al que está previsto que asistan el príncipe Alberto y la princesa Charlène. En el pequeño principado se celebran dos grandes bailes, uno es el ya mencionado, que tiene lugar en verano y cuyos grandes protagonistas son el soberano y su esposa; y el Baile de la Rosa, organizado por la princesa Carolina cada marzo y que cuenta con la presencia de los Casiraghi al completo y con la ausencia año tras año de Charlène.

Resumiendo, y teniendo en cuenta las voces que aseguran que entre las dos cuñadas no existe una muy buena relación, Carolina tiene el Baile de la Rosa para brillar mientras Charlène lo hace en el de la Cruz Roja. De esta forma ambas están felices y no hay guerras innecesarias. Volviendo al Baile de la Cruz Roja, lo cierto es que comparando imágenes de la primera ocasión en la que la princesa asistió y las del año pasado, nos quedamos con la boca abierta.

 Charlène en 2006 y en 2017. (Getty)
Charlène en 2006 y en 2017. (Getty)

La Charlène de 2006 no tiene nada que ver con la de 2017. Por aquel entonces, la exnadadora acababa de empezar su relación con el príncipe Alberto y tenía 28 años. Era una joven muy natural, alegre y simpática. Físicamente, Charlène era una 'chica normal': de pelo rubio, nariz aguileña, dientes mal colocados y unos amplios hombros, consecuencia de su pasión por la natación. En aquel primer Baile de la Cruz Roja la vimos muy sonriente con un vestido de pedrería verde con un pronunciado escote -que pronunciaba sus anchos hombros-, un moño italiano y unos pendientes de diamantes.

En estos once años hemos visto un gran cambio físico en la princesa y ahora luce un aspecto un tanto andrógino. Charlène cortó su rubia melena y la dejó en un bob; se ha sometido a una rinoplastia; se ha retocado el mentón; se ha aumentado el pecho; se ha colocado fundas en los dientes; y es adicta a los tratamientos estéticos como colágeno en los labios o bótox en la frente.

Charlène en el Baile de la Cruz Roja. (Getty Images)
Charlène en el Baile de la Cruz Roja. (Getty Images)

De esa Charlène fresca y natural no queda ya nada. Así lo pudimos ver en el Baile de la Cruz Roja del año pasado, donde apareció con una imagen más agresiva, con ojos marcados, pelo corto peinado hacia arriba y enfundada en un espectacular mono plateado de Versace con el que presumía de delantera. ¿Qué nos deparará esta nueva edición del famoso baile en el que Charlène es la gran protagonista?

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios