Logo El Confidencial
según google year in search

Los cinco looks virales de Meghan Markle en 2018 (que no olvidaremos fácilmente)

La duquesa de Sussex ha sido una de las personas más buscadas en Google en su primer año como miembro de la Casa Real británica. Estos looks tienen la 'culpa' en gran parte

Foto: Meghan Markle, en los Fashion Awards. (Getty)
Meghan Markle, en los Fashion Awards. (Getty)

Hace unos días, Google lanzó su informe Year in Search 2018, una investigación que elaboró rankings de los términos más buscados durante los últimos 365 días. Unos listados en los que los nombres de algunos miembros de la familia real británica ocupan puestos bastante altos. Y es que entre nacimientos, bodas y eventos múltiples, la familia Windsor ha sido la gran protagonista de la actualidad internacional.

¿La favorita? Meghan Markle. Ocupa el puesto número cinco en la lista de los términos de moda más buscados, cuatro puestos por encima de su cuñada, Kate, que ocupa el noveno, y su boda fue la búsqueda número uno en la categoría nupcial.

Meghan Markle. (Getty)
Meghan Markle. (Getty)

Y no queda aquí. En la categoría reina, la que mide a la persona más googleada de 2018, Markle ha conseguido la medalla de plata, tan solo por detrás de Demi Lovato y por delante de celebrities como Ariana Grande o Cardi B.

Estos son los cinco looks que arrasaron en búsquedas y que le han valido sus medallas en este ranking.

El del anuncio del compromiso

Cogidos de la mano, felices y comiéndose con la mirada, Harry y Meghan anunciaban hace poco más de un año (el 27 de noviembre de 2017) su compromiso oficial. Un rumor que sonaba cada día más fuerte y que por fin confirmaban en el White Garden, uno de los jardines de Kensington Palace.

Este fue el primer día que Meghan posó como parte de la familia real y su look aún hoy es uno de los más buscados. Para la ocasión, se decantó por un abrigo de color blanco roto de la firma Line the Label, un vestido en color verde esmeralda de P.a.r.o.s.h., unos salones en nude con tiras cruzadas de Aquazzura (la que se ha convertido en su firma de cabecera) y unos pendientes de Maison Birks. Bueno, y el imponente anillo de compromiso, una alianza diseñada por su ahora marido formada por tres diamantes: el más grande y central es de Botsuana y los dos laterales, de un tamaño inferior, pertenecieron a la princesa Diana.

Meghan y Harry, durante su primera sesión oficial de fotos. (EFE)
Meghan y Harry, durante su primera sesión oficial de fotos. (EFE)

Su vestido de novia

Como decíamos, su boda ha sido la más buscada del año y su vestido de novia (el primero sobre todo) no iba a ser menos. Tras meses de rumores sobre quién sería el diseñador elegido por la actriz, ninguna de las apuestas dio en el clavo.

La duquesa de Sussex elegió para su gran día un vestido liso de escote barco y manga francesa firmado por Clare Waight Keller, la diseñadora británica que es directora artística de Givenchy. Meghan Markle conoció a Weight en 2008 y se decantó por ella por su estética atemporal y elegante y su sastrería impecable. Diseñadora y clienta trabajaron mano a mano para hacer este vestido realizado en seda cady con un suave brillo mate.

En cuanto al velo, de 5 metros de largo, representaba los 53 países de la Commonwealth y para ello Clare Weight plasmó en él las flores distintivas de cada país en una espectacular composición floral. Una auténtica obra de arte. De hecho, hasta los zapatos salieron de este atelier.

Meghan Markle y el príncipe Harry el día de su boda. (Getty)
Meghan Markle y el príncipe Harry el día de su boda. (Getty)

El esmoquin mini

Los duques de Sussex fueron los primeros de la familia real en regresar de sus vacaciones de verano. Lo hicieron por una buena causa: presidir el estreno del musical 'Hamilton', un espectáculo benéfico cuya recaudación irá destinada a la fundación Sentebale, la ONG cofundada por el príncipe Harry.

La expectación sobre qué llevaría Meghan, por tanto, era máxima. Sabedora del exhaustivo análisis al que los medios someterían su look, finalmente no arriesgó optando por un más que sobrio LBD (little black dress) de absoluta tendencia. Firmado por la marca canadiense Judith & Charles y valorado en algo más de 350 euros, el vestido tenía un diseño que se asemejaba a un esmoquin y lo combinó con unos salones de ante del mismo color de Paul Andrew con un tacón de una altura razonable y un clutch de Jimmy Choo con toques dorados que aportaba el toque de brillo a un look tan discreto. Fabulosa en su vuelta al cole.

Meghan y Harry a su llegada al teatro. (Cordon Press)
Meghan y Harry a su llegada al teatro. (Cordon Press)

Cuando se puso el abrigo de Harry

Otra de las grandes aventuras de Meghan de este año fue durante su primer viaje oficial por países de la Commonwealth. Una gira que la llevó a recorrer Australia, Fiji, Tonga y Nueva Zelanda. Largas jornadas de actividades y looks que nos dejaron algunos como este tan tierno en el que la duquesa de Sussex le pidió prestado a Harry uno de sus abrigos de plumas para pasear por el Redwoods Tree Walk. Una jornada en la que la exactriz optó por un comodísimo look que completó con un pantalón pitillo negro y unas bailarinas. Entrañable.

Meghan, con el abrigo de Harry. (Getty)
Meghan, con el abrigo de Harry. (Getty)

El vestido de los premios de la moda british

Aunque sin duda nuestro favorito es el último. El que llevó durante la entrega de premios a la industria de la moda británica, a la que acudió por sorpresa, presumiendo de embarazo, las uñas pintadas de oscuro (saltándose el protocolo) y con un impresionante vestido negro de escote asimétrico de Clare Waight Keller, la misma diseñadora de su vestido de novia, a quien entregó un galardón ante su atónita mirada.

Casas Reales
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios