Logo El Confidencial
CASA REAL BELGA

Alberto de Bélgica, contra las cuerdas: la nueva victoria de su supuesta hija ilegítima

La Justicia belga ha dado una vez más la espalda al padre del rey Felipe en la demanda de filiación que interpuso contra él Delphine Boël

Foto: Alberto de Bélgica, en una imagen de archivo. (Reuters)
Alberto de Bélgica, en una imagen de archivo. (Reuters)

En la memoria colectiva quedan las palabras del rey Juan Carlos durante uno de sus últimos discursos navideños: "La justicia es igual para todos". Aunque se refería a los problemas de su yerno Iñaki Urdangarin y su implicación en el caso Nóos, bien podría aplicarse hoy a otro de sus colegas eméritos europeos, Alberto de Bélgica. Y es que, al igual que don Juan Carlos, el padre del actual rey belga también tiene que lidiar con algunos problemas de paternidades no deseadas. Pero además, en su caso y a diferencia del Borbón, parece que la justicia está totalmente decicida a dar la espalda al rey Alberto.

Y es que este jueves los tribunales han dado un paso más en la demanda de filiación que le interpuso la belga Delphine Boël, que asegura ser su hija biológica. El rey Alberto será multado con 5.000 euros por cada día que pase sin presentarse a las pruebas de ADN, un mazazo que responde a la petición que realizaron en noviembre los abogados de su supuesta hija, después de que se demostrara que el padre legal de Boël no era el biológico y el mismo tribunal le instara a realizarse las pruebas genéticas. Pero el monarca, a fin de ralentizar todo lo posible el proceso, decidió apelar la sentencia ante el Tribunal de Casación, por lo que no habrá fecha para las pruebas de ADN hasta que este órgano judicial se pronuncie.

El rey Alberto y Paola de Bélgica en el funeral de Jean de Luxemburgo. (EFE)
El rey Alberto y Paola de Bélgica en el funeral de Jean de Luxemburgo. (EFE)

Con esta decisión del tribunal belga, parece más cerca el hecho de ver a Alberto de Bélgica sometiéndose a las pruebas de ADN para poder concluir este proceso, del que no ha querido saber nada desde sus inicios. Fue en 1999 cuando se habló por primera vez de una hija ilegítima del entonces rey de los belgas en una biografía no autorizada sobre la reina Paola, provocando un enorme revuelo mediático que tuvo su segundo asalto en 2005, cuando la madre de Delphine Boël, la baronesa Sybille de Selys Longchamps, afirmó que entre 1966 y 1984 tuvo un romance con el entonces príncipe Alberto de Lieja, fruto del que nació su hija.

Alberto de Bélgica solo se ha dado por aludido en todo este largo y complejo periplo judicial a través de sus abogados, cuando el pasado febrero apeló ante el Tribunal de Casación, que se podría pronunciar de dos formas. O bien tumbar la demanda de Boël, o bien continuar con el proceso y poner fecha para el siguiente paso, las pruebas de ADN y la consiguiente multa diaria de 5.000 al rey, en caso de no presentarse. Por su parte, su supuesta hija quiere que las pruebas genéticas se lleven a cabo lo antes posible, ya que la avanzada edad del rey y su estado de salud, que no es precisamente perfecto, podrían dificultar el proceso y hacer que sus pretensiones filiales se desvanezcan.

Delphine Boël, supuesta hija de Alberto de Bélgica. (Reuters)
Delphine Boël, supuesta hija de Alberto de Bélgica. (Reuters)

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios