Logo El Confidencial
FAMILIA REAL ESPAÑOLA

Los secretos de La Almudaina, el otro Marivent de la familia real en Mallorca

Mucho se habla año tras año de Marivent, dejando en un segundo plano esta palacio que data del siglo XIV

Foto: Los Reyes en La Almudaina. (Limited Pictures)
Los Reyes en La Almudaina. (Limited Pictures)

Fue el escenario elegido para el posado veraniego del año pasado, y puede que en esta ocasión los Reyes repitan. Hablamos de La Almudaina, un espectacular edificio, residencia oficial (que no oficiosa) de la familia real cuando está en Mallorca. Mucho se habla año tras año de Marivent, dejando en un segundo plano este palacio que data del siglo XIV y que, como vimos en 2018, ofrece muchas posibilidades para los posados de los Borbón Ortiz.

Eso ya lo sabían los eméritos, que en su momento lo eligieron como escenario. La estampa era ideal en la España que ya había superado la Transición: un rey y una reina altos, elegantes y enamorados, y sus tres hijos guapos, rubios y modernos, posaban a las puertas del Palacio de la Almudaina. De 1987 a 1990, el posado veraniego se realizaba en el Real Alcázar, como se conoce también este castillo fortificado en tiempos de reyes cristianos en guerra con los musulmanes.

El rey Juan Carlos junto a la reina Sofía y sus hijos, el entonces príncipe Felipe, la infanta Elena y la infanta Cristina, en el verano de 1990 en la Almudaina. (EFE)
El rey Juan Carlos junto a la reina Sofía y sus hijos, el entonces príncipe Felipe, la infanta Elena y la infanta Cristina, en el verano de 1990 en la Almudaina. (EFE)

El palacio volverá a la actualidad este verano, y si no es en el posado será en la recepción a las autoridades que 100% se llevará a cabo allí. Sucede después de que durante años la muralla en la que habían posado otros Borbones hubiera quedado relegada al pasado. Un pasado en el que se cuenta, por ejemplo, que Alfonso XII, dicharachero como su tataranieto, “visitó Mallorca en 1877 y dio una recepción en el palacio de La Almudaina a la que acudió buena parte de la aristocracia, la milicia, el alto clero y una nutrida representación de alcaldes”.

Allí estaba el alcalde de Buñola, conocido como el Señor de los Cocones, apodo por el que, sumado a su gracejo, estuvo bromeando el Rey, tal y como se recoge en ‘El castellano en las tierras de habla catalana’, publicado por la editorial Vervuert. Son numerosos los libros que versan sobre este castillo, conocido también como el Palacio Real de Palma de Mallorca puesto que es en realidad la residencia oficial de los monarcas. Es propiedad de Patrimonio Nacional a diferencia del de Marivent, que es propiedad del Gobierno Balear y lo cede a la casa real por deferencia.

Ya por su nombre, la Almudaina recuerda al pasado árabe de la península. Cuenta ‘¡Maditos viajes!’, escrito por Enric Balasch, que el chef británico Rick Stein, conocido por sus reportajes de viajes por el mundo, visitó Mallorca para uno de sus programas. Cuando entró en la Almudaina con una visita organizada, se ofendió con los comentarios del guía. Había contado que cuando las tropas del rey Jaime I de Aragón, conocido como el Conquistador, se presentaron en Madina Mayurqa (Palma de Mallorca), los sarracenos abandonaron raudos el lugar. La historia, recuerda el autor, no fue exactamente así, sino todo lo contrario.

Los reyes Felipe y Letizia y sus hijas, Leonor y Sofía, en la Almudaina. (Limited Pictures)
Los reyes Felipe y Letizia y sus hijas, Leonor y Sofía, en la Almudaina. (Limited Pictures)

Numerosos asedios

“Jaime I de Aragón sitió la ciudad de Palma y tras numerosos asedios y combates, que duraron meses, el 31 de diciembre de 1229 decidió asaltar la medina. Sus tropas arrasaron la ciudad y pasaron a cuchillo a miles de pobladores. La matanza dejó tantos cadáveres que pocos días después de la conquista de Palma se desató una peste que causó numerosas bajas entre las tropas cristianas. Los musulmanes que pudieron huir de la escabechina se refugiaron en los montes y lucharon hasta 1231”. El chef británico conocía la historia y cuando acabó la visita se lo recriminó al guía. “A los mallorquines no nos gusta cómo sucedieron los hechos”, respondió, reconociendo que a los turistas les contaban una historia falsa.

La Almudaina de Palma de Mallorca. (Cordon)
La Almudaina de Palma de Mallorca. (Cordon)

La actual Almudaina la reedificó Jaime II tras la reconquista de su padre y lo levantó, entre 1305 y 1314, inspirándose en el Palacio Real de Perpiñán. La base del edificio es de la época romana, pero fueron los musulmanes quienes dieron forma a la gran edificación que después se fue modificando hasta la actual. La antigua alcazaba (nombre árabe), de estructura árabe, fue modificada según las modas góticas pero sus vestigios siguen presentes en su fisonomía.

Su situación, sobre un montículo que permite tener unas vistas espectaculares de toda la ciudad y el mar, lo convirtieron en un lugar estratégico para todas las civilizaciones que han pasado por Mallorca. Esas mismas vistas son las que fotografiaron los periodistas el año pasado en el primer posado real en La Almudaina desde hacía 28 años. El mar al fondo y los Reyes y sus hijas en primer plano. La estampa ideal.

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios