Logo El Confidencial
MUERE LA INFANTA PILAR

La reina Sofía y la infanta Pilar, al final cuñadas bien avenidas

La emérita ha estado muy pendiente de su cuñada, la hermana del Rey. Su relación cambió mucho en los últimos años

Foto: La infanta Pilar y la reina Sofía. (EFE)
La infanta Pilar y la reina Sofía. (EFE)

Doña Sofía escenificó el pasado verano en Mallorca un reencuentro muy cariñoso con su cuñada, la infanta Pilar, quien ha fallecido este miércoles en Madrid a los 83 años. La Reina emérita ha estado muy pendiente de su cuñada en estos meses, después de conocer su enfermedad. En agosto, se desplazó en varias ocasiones hasta Calviá, donde se encuentra la vivienda de la matriarca del clan Gómez-Acebo Borbón.

La relación de las dos cuñadas había evolucionado con el tiempo como demostraron estas visitas. Cuando el príncipe Felipe y sus hermanas eran pequeños, había un trato doméstico con las infantas Pilar y Margarita por parte de doña Sofía. Esta relación cotidiana tenía que ver con las fiestas familiares a las que acudían al palacio de la Zarzuela los primos Gómez-Acebo Borbón con sus padres. Ese era el único nexo de unión. Y con el tiempo, la visita anual de la Reina al rastrillo de Nuevo Futuro, que presidía anualmente Pilar de Borbón.

La reina Sofía, junto a la infanta Pilar en Nuevo Futuro. (EFE)
La reina Sofía, junto a la infanta Pilar en Nuevo Futuro. (EFE)

Como sucede en muchas familias, y la real no iba a ser diferente, las cuñadas no compartían salidas ni encuentros ajenos a ese mundo familiar, como sí lo ha hecho doña Sofía con su hermana, la princesa Irene, o su íntima, la princesa Tatiana Radziwill. Si con ellas hay constancia gráfica, tanto en los veranos de Marivent como en las salidas a conciertos y exposiciones en Madrid, con la infanta Pilar fue inexistente.

Una de las razones de ese distanciamiento tendría que ver con la mala relación de la Reina con don Juan Carlos por el trato que recibía de este. El Rey buscó, en más de una ocasión, el calor de hogar que le brindaba su hermana y del que carecía en el palacio de la Zarzuela, donde cada miembro iba por su lado.

Las infantas Elena y Cristina, junto a las infantas Pilar y Margarita. (EFE)
Las infantas Elena y Cristina, junto a las infantas Pilar y Margarita. (EFE)

A los almuerzos organizados por doña Pilar en su domicilio de Puerta de Hierro, don Juan Carlos acudía solo. Y lo mismo sucedía a la inversa. Aunque en este caso esas apariciones se contaban con los dedos de una mano. La relación matrimonial era nula y doña Sofía no tenía necesidad de integrarse en lo que podía considerarse territorio con pocos apoyos afectivos.

El tiempo, y sobre todo las edades de los protagonistas, marcaron esta evolución. La salud de la infanta Pilar y la del propio Rey emérito provocaron que los malos rollos del pasado se olvidasen. Ya no había ese distanciamiento tan público entre las cuñadas.

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios