El complicado futuro de la princesa Ingrid Alexandra, la Leonor noruega
  1. Casas Reales
FAMILIA REAL ESPAÑOLA

El complicado futuro de la princesa Ingrid Alexandra, la Leonor noruega

El hecho de que en Noruega haya escasez de representantes reales ha provocado que Ingrid Alexandra sea la única esperanza para la Corona

Foto: La princesa Ingrid Alexandra. (Getty)
La princesa Ingrid Alexandra. (Getty)

Tiene 16 años y un destino que, si nada cambia, la convertirá en reina de Noruega. La princesa Ingrid Alexandra es actualmente heredera del heredero noruego, pero eso no impide que todos los ojos estén puestos en ella, sobre todo debido a la anómala situación que vive su familia. Esta misma semana, la cadena sueca SVT emitía un documental dedicado a la princesa ('Prinsessan Ingrid Alexandra av Norge') en el que destacan precisamente el protagonismo que tendrá que tomar en breve.

Aunque todavía es joven y tiene que estudiar y formarse universitariamente, Ingrid Alexandra no tiene un futuro fácil, ya que deberá combinar su educación con la agenda real, una labor, la de servir a la Corona, que otras princesas de su categoría, como Elisabeth de Bélgica, Amalia de Holanda o la princesa Leonor, no llevarán a cabo hasta que terminen sus estudios y estén plenamente preparadas.

placeholder La familia heredera. (EFE)
La familia heredera. (EFE)

Sin embargo, el hecho de que en Noruega haya escasez de representantes reales ha provocado que Ingrid Alexandra sea la única esperanza para la Corona. Los actuales reyes, Harald y Sonia, tienen ambos 82 años y en los últimos meses han causado numerosas bajas por problemas de salud, por lo que, con esa edad y ese estado, no se les puede pedir que asuman demasiados actos oficiales.

Es Haakon quien lleva ahora el grueso de la agenda, y debería estar haciéndolo con el apoyo de su mujer, Mette-Marit, pero no es así. La heredera padece fibrosis pulmonar y ya comunicó en octubre de 2018 que no podría llevar el mismo ritmo de trabajo que en el pasado. Un año y medio después, hemos constatado que tenía razón, ya que sus apariciones se pueden contar con los dedos de una mano, y parece que no va a mejorar en el futuro, ya que se trata de una condición crónica.

Uno de los soportes del príncipe podría ser su hermana, Marta Luisa, pero esta renunció a sus derechos sucesorios cuando se casó con Ari Behn y se desligó por completo de los quehaceres reales. Desde hace años, la princesa tiene sus propios negocios: primero fue una academia para hablar con los ángeles, y ahora, junto a su actual pareja, el chamán Durek Verret, se dedica a recorrer el mundo dando conferencias sobre espiritualidad.

Así pues, la única esperanza para Haakon es Ingrid Alexandra. También Sverre Magnus, su hijo pequeño, podría echarles una mano con la agenda, pero cabe recordar que cuando nació, Harald decidió no concederle el título de Alteza Real, dejándolo solo con Alteza para que en un futuro pueda dedicarse a sus propios negocios.

Visto lo visto, está claro que a Ingrid Alexandra le esperan unos años llenos de responsabilidades y mucho trabajo en el que contará con el total apoyo de su padre, el príncipe Haakon, con el que trabajará mano a mano.

placeholder Ingrid Alexandra y Sverre Magnus. (Kongehuset)
Ingrid Alexandra y Sverre Magnus. (Kongehuset)

Ingrid Alexandra de Noruega
El redactor recomienda