Logo El Confidencial
CASAS REALES

El sultán de Omán, íntimo de Juan Carlos I: uno de los reyes más ricos del mundo

Divorciado de su prima, falleció este enero a los 79 sin descendencia. Se había formado en Reino Unido y su mandato sirvió para modernizar el país, con reservas de petróleo

Foto: Juan Carlos I saluda al fallecido sultán de Omán, Qabús bin Said. (Casa Real)
Juan Carlos I saluda al fallecido sultán de Omán, Qabús bin Said. (Casa Real)

El segundo viaje que el Príncipe de Asturias realizó en sustitución de su padre, Juan Carlos I, fue a Omán, donde fue agasajado como el heredero que era. Este año, 35 años después de aquella vista, el ya rey Felipe VI volvió a viajar a Mascate, esta vez para el funeral de aquel sultán que lo había tratado con los mejores honores: Qabús bin Said Al Said falleció el pasado enero a los 79 años. Divorciado de su prima y sin descendencia, dejó escrita una carta en la que proponía a su sucesor, su primo Haitham bin Tariq, quien es ahora el sultán de Omán.

LEA MÁS: La trágica muerte de Ari Behn, exmarido de Marta Luisa de Noruega

Qabús dirigió su país desde 1970, y fue en esa época en la que creció su amistad con el Rey emérito. Por eso, según informa El Confidencial, fue uno de los personajes que le ayudó económicamente y cuando abdicó, en 2014, el sultán de Omán le regaló un ático en Londres valorado en 62 millones de euros.

El rey Felipe VI, recibido por el sultán de Omán, Haitham bin Tariq Al Said. (EFE)
El rey Felipe VI, recibido por el sultán de Omán, Haitham bin Tariq Al Said. (EFE)

Fue en Reino Unido donde el fallecido sultán se había formado: tras estudiar en la India, siguió su formación en un colegio privado en Suffolk y pasó después por la academia militar de Sandhurst, donde suelen estudiar la mayor parte de los herederos árabes. Una vez de vuelta a su país, su padre, el sultán Said bin Taimur, le encerró en palacio para que aprendiera el Corán. Cuentan las crónicas de la época que su madre le pasaba a escondidas una radio y ‘The Times’ para mantenerse al día. Fueron precisamente agentes británicos quienes le ayudaron a derrocar a su padre, en 1970, una intriga palaciega incruenta que terminó con el duro reinado de Bin Taimur.

Poder absoluto

El largo mandato de Qabús fue toda una excepción en Oriente Medio. El país es explotador de petróleo aunque no a tan gran escala como sus vecinos, pero su padre quiso apartar a sus súbditos de los beneficios económicos del suelo omaní para que fueran buenos musulmanes. Qabús cambió esa tradición y liberó a su pueblo, al que gobernó como sultán omnipoderoso, pues era también el primer ministro y ministro de Finanzas, Exteriores y Defensa. Durante su mandato, bautizado como Renacimiento, el país se abrió y llegó a ser el primero (acaso el único árabe) en mantener buenas relaciones con Israel.

La fortuna del sultán fallecido era de 700 millones de dólares, según ‘Forbes’, lo que lo situaba como uno de los monarcas más ricos del planeta. Signo de esa opulencia han sido sus dos megayates, uno de ellos el más grande del mundo por peso: 22 toneladas. Qabús compró en 2016 el Fulk Al Salamah, un yate de 165 metros de largo, construido por el astillero italiano Mariotti. Para hacernos una idea de sus dimensiones, lo podemos comparar con el ferry de Transmediterránea, el Zurbarán, que viaja a diario de Barcelona a Ibiza. Es más pequeño que el Ful Al Salamah, que se unió a la flota omaní, formada por el megayate Al Said, de 155 metros.

La omnipresente imagen del fallecido sultán de Omán. (Reuters)
La omnipresente imagen del fallecido sultán de Omán. (Reuters)

La presencia del poder que amasó Qabús en su país queda patente en los detalles: con su nombre se bautizó la principal carretera del país, la gran mezquita, el puerto, la universidad e incluso un barrio completo. El sucesor de Qabús disfruta de la misma fortuna, aunque en estos momentos sus dos barcos están atracados en el puerto de Mascate.

Al llegar al poder, el nuevo sultán declaró: “Nosotros seguimos la línea del sultán difunto, aseguramos los principios que él eligió para la política externa, que se basan en la convivencia pacífica entre los pueblos, la buena vecindad y no interferir en los asuntos internos de los otros”.

Casas Reales
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios