El rey Constantino, cumpleaños junto a la reina Sofía en una Grecia todavía recelosa
  1. Casas Reales
FAMILIA REAL GRIEGA

El rey Constantino, cumpleaños junto a la reina Sofía en una Grecia todavía recelosa

Desde 2013, cuando se le permitió regresar a Grecia, lleva una vida discreta en su residencia de Porto Jeli. Es allí donde celebra su cumpleaños junto a sus hermanas

placeholder Foto: El rey Constantino, junto a la reina Sofía. (EFE)
El rey Constantino, junto a la reina Sofía. (EFE)

Constantino de Grecia, último rey de los helenos, cumple este miércoles 81 años y lo celebrará acompañado por su mujer y sus dos hermanas, la reina Sofía y la princesa Irene, quienes han viajado especialmente al país que las vio nacer para pasar junto a él este día, ya que el año pasado no pudieron hacerlo debido al coronavirus. Este ha sido el primer encuentro de los tres tras el comienzo de la pandemia, en marzo de 2020. Un reencuentro muy especial para unos hermanos que siempre han estado muy unidos.

Fue en el 2013, tras ser autorizado por el Gobierno griego a regresar del exilio, cuando Constantino vendió su propiedad de Londres e hizo las maletas con destino a Grecia. Desde entonces lleva una vida discreta en su residencia de Porto Jeli, una elegante localidad situada en el Peloponeso y cercana a la famosa y turística Nauplia. Es allí donde se reúnen ahora los hermanos. En la actualidad, los griegos se han acostumbrado a la presencia del Teos Basiliás, o antiguo rey, aunque aún hay quien sigue sin aceptar a la familia del antiguo monarca, a quien acusan de haber apoyado a la dictadura antes de ser exiliado.

Hijo del rey Pablo de Grecia y la reina Federica, princesa de Hannover, Constantino nació en 1940 en el palacio de Psyjicó, en Atenas. Durante la invasión ítalo-germana de Grecia y cuando apenas contaba con un año de vida tuvo que huir del país junto a su familia con dirección a Egipto y Sudáfrica. El futuro monarca regresó a tierras griegas después de la II Guerra Mundial, instalándose primero en Psyjicó y poco después en el palacio de Tatoi, cuando su padre lo convirtió en residencia oficial de la familia real en el año 1948. Fue durante estos años y entre juegos en los jardines de Tatoi cuando Constantino forjó unos fuertes lazos con sus hermanas Sofía e Irene, con las que siempre ha estado muy unido y cuyo amor fraternal se ha mantenido a lo largo del tiempo.

placeholder  La familia real griega.
La familia real griega.

El heredero del trono estudió en el Instituto Anavryta de Atenas y posteriormente ingresó en las tres academias militares griegas para prepararse en sus futuras funciones como rey. En 1959 entró en la Universidad de Atenas para formarse en Derecho Constitucional y Economía Política. Amante de los deportes, practicó natación, alpinismo, hípica y fue medalla olímpica de oro en vela en los Juegos Olímpicos de Roma en 1960, convirtiéndose en el primer príncipe de la historia que se alzaba con tal galardón.

En marzo de 1964 y con tan solo 23 años fue coronado rey tras la muerte de su padre por un cáncer de estómago. Ese mismo año contrajo matrimonio con la princesa Ana María de Dinamarca, a cuyo enlace asistieron siete reyes reinantes, tres en el exilio, y más de una cincuentena de príncipes y princesas. El golpe de Estado de los coroneles en abril de 1967 terminaría acabando con su corto reinado, y con 27 años tuvo que abandonar Grecia con destino Roma. Junto a él estaban la reina madre Federica, su mujer Ana María y sus dos hijos, la princesa Alexia y el príncipe Pablo, que contaban por entonces con 2 años y seis meses de edad respectivamente.

placeholder  Ana María y Pablo de Grecia.
Ana María y Pablo de Grecia.

La familia real se instaló en las afueras de la capital italiana, en la Villa Polissena, propiedad de Enrich Von Thesse, hijo de Mafalda de Saboya. En Roma fue donde nació el tercer hijo de la pareja, Nicolás. En 1973, las esperanzas de Constantino de regresar a Grecia se desvanecieron. El régimen militar depuso al rey, lo declaró enemigo del pueblo griego y estableció una república presidencial con el general Yiorgos Papadópulos al frente. Un año después, tras la caída de la dictadura, los griegos ratificaron en un referéndum por amplia mayoría su deseo de instaurar la república. A partir de entonces, la antipatía de los griegos hacia la monarquía fue en aumento hasta el punto de que se prohibió a cualquier miembro de la familia real griega pisar el país.

La familia real griega se instaló entonces en Londres, donde nacieron los dos hijos pequeños de la pareja, Teodora y Philippos. En la capital británica contaron con la amistad y el apoyo de la reina Isabel II y su marido, el duque de Edimburgo, primo de Constantino. Bajo el cobijo de la soberana británica, los exiliados no solo mantuvieron el tratamiento de majestades, sino que frecuentaron los círculos más exclusivos de la alta sociedad. Es evidente que los reyes griegos contaron con una relación estrecha con los Windsor, especialmente con el príncipe Carlos, de quien Constantino era buen amigo y con quien pasarían varias vacaciones estivales al lado de los Reyes de España en Mallorca.

Corría 1981 cuando el Gobierno griego permitió al exiliado monarca y sus hermanas, Sofía e Irene, permanecer en suelo griego durante unas horas para asistir al entierro de la reina Federica, que había muerto en Madrid a causa de una intervención estética y cuyo último deseo había sido ser enterrada en Tatoi. La impopular madre del rey había sido acusada por los políticos griegos de intervenir en los asuntos de la nación y la culpaban de todos los males que había sufrido el país durante los últimos años.

En 1994, el Gobierno socialista de Andreas Papandreu expropió a la familia real de todas sus propiedades y les retiró la nacionalidad griega. El rechazo de Constantino fue tajante y anunció su decisión de apelar ante la justicia para recuperar su patrimonio. En 1996, el Tribunal Supremo griego declaró inconstitucional la ley de confiscación de los activos reales y aceptó la demanda presentada por Constantino y su familia. Finalmente, cuatro años después, el Tribunal de Estrasburgo condenó al Estado griego a compensar con 13,5 millones de euros a Constantino y su familia a cambio del palacio de Tatoi, el palacio de Polydendri y la residencia de Mon Repós, en la isla de Corfú.

placeholder El cumpleaños de Constantino en 2019. (Instagram)
El cumpleaños de Constantino en 2019. (Instagram)

La salud de Constantino es delicada. En 2016, Constantino sufrió una embolia pulmonar que lo dejó bastante debilitado y la Reina emérita incrementó el número de visitas a su país natal para acompañar a su hermano, que ha sido su gran apoyo y con quien siempre ha estado muy unida a pesar de la distancia. Tras pasar el último año y medio muy protegido debido a su delicado estado de salud, recibió la primera dosis de la vacuna para el covid-19 el pasado 11 de febrero en el Hospital de Nauplia, siguiendo el protocolo establecido y permaneciendo, por motivos de seguridad, 15 minutos en una sala de espera. El 4 de marzo se le administró la segunda dosis y en ambas ocasiones estuvo acompañado por la reina Ana María.

Constantino de Grecia