Gin con limón, uniforme y bailoteo: cierra la discoteca a la que Felipe VI iba de estudiante
  1. Casas Reales
EFECTOS DE LA PANDEMIA

Gin con limón, uniforme y bailoteo: cierra la discoteca a la que Felipe VI iba de estudiante

Daniel, histórico local de Pontevedra, era el refugio del entonces Príncipe de Asturias cuando se formaba en la Academia Naval de Marín. "Impresionaba", dijo el propietario de él

placeholder Foto: El entonces príncipe Felipe, en una imagen retrospectiva. (Getty)
El entonces príncipe Felipe, en una imagen retrospectiva. (Getty)

La imagen era potente. Un príncipe alto como un mástil, vestido de blanco impoluto, bajaba las escaleras de la discoteca rodeado de escoltas. Felipe VI tenía entonces 18 años y estudiaba en la Escuela Naval Militar de Marín, donde seguía la tradición marinera de sus ancestros. Allí tomaba sus primeras copas, daba sus primeros bailoteos y se mezclaba con sus nuevos amigos.

Siempre rodeado de policías que controlaban su seguridad. Ahora esa discoteca, la discoteca Daniel, es noticia porque acaba de cerrar sus puertas, acuciada por la crisis pandémica y los años, que no perdonan. Una clausura que tiene lugar, precisamente, cuando el ahora Rey, entonces Príncipe, estaba de visita en Galicia, concretamente en Santiago de Compostela. La vida y sus casualidades.

placeholder Los Reyes y sus hijas, este fin de semana en Santiago de Compostela. (EFE)
Los Reyes y sus hijas, este fin de semana en Santiago de Compostela. (EFE)

La discoteca Daniel fue un refugio y un lugar de diversión para don Felipe, quien respiraba aire fresco en este rincón pontevedrés. El club abrió por primera vez en 1950 como Daniel Boone, tal y como cuentan las crónicas locales que han llenado páginas estos días con el cierre del lugar. Como en ‘La Voz de Galicia’. En este periódico recuerdan que Daniel existe hace 52 años, porque pasó a otras manos y cambió el nombre.

Foto: La familia Real en Santiago de Compostela. (Limited Pictures)

Sea como sea, hablamos de una de las primeras discotecas de toda la provincia que se convirtió pronto en un clásico de la ciudad de Pontevedra, una discoteca que se llenaba de blanco cuando llegaban los alumnos de la Escuela Naval de Marín, que siempre acudían debidamente uniformados. En verano de blanco, en invierno de azul marino. En tiempos en los que estaba de moda la película ‘Oficial y caballero’, estos jóvenes militares arrasaban en la discoteca para enfado y ofensa de los locales, que veían con recelo a los uniformados.

Tenía 18 años

El actual propietario es quien más curiosidades ha contado del establecimiento. José Manuel Malleiro trabajaba como camarero en la discoteca, a donde llegó en 1982, y poco a poco fue buscando su sitio hasta que consiguió comprarlo y hacerlo suyo. Es él quien recuerda el paso del Rey por la disco, allá por 1986, cuando estudiaba en la escuela naval.

Foto: La princesa Leonor y el rey Felipe, en los Premios Princesa de Asturias. (EFE)

Felipe de Borbón cumplía 18 años y se incorporaba en calidad de alumno a la Escuela Naval Militar de Marín. Debía completar su formación militar como Príncipe de Asturias, algo que se espera que su hija, la princesa Leonor, también lleve a cabo en algún momento. No se estrenaba como ‘discotequero’ en Pontevedra, ojo, que el Príncipe era también asiduo a otros locales madrileños y en Baqueira, quien esto escribe, lo había visto bailar en la pista de Tiffany’s, copa en mano, rodeado, como siempre, de guardaespaldas que frenaban el paso a los ‘fans’ que intentaban hablar con el heredero.

Su imponente llegada

Volvamos a Galicia, a donde llegó don Felipe en 1986. Primero estuvo en Santiago de Compostela y después llegó a Marín por carretera. En la capital gallega había visitado la catedral y dado el tradicional abrazo al Apóstol, tras ser recibido oficialmente por las primeras autoridades civiles y militares de Galicia y pasar revista a las tropas. Algo parecido a lo que ha sucedido este fin de semana, cuando Felipe VI ha estado en Santiago para hacer su ofrenda al Apóstol acompañado por sus hijas y su mujer, la reina Letizia.

Foto: El rey Felipe VI, en el MOPS por el Día de las Fuerzas Armadas. (Limited Pictures)

No ha sido un fin de semana especialmente caluroso en Galicia, a diferencia de hace años. El día en el que el entonces Príncipe ingresaba en la Academia de la Armada hacía calor y el sol apretaba, contaban las crónicas, que detallaban cómo el hijo de Juan Carlos I entraba como un alumno más con sus compañeros de escuela. Fue un acto interno, con los medios informativos como únicos testigos de la ceremonia. Don Felipe mantuvo entonces una reunión previa con el director de la Escuela Naval, Laencina Macabich.

Este capitán de navío mantuvo una larga conversación con el futuro Rey, a quien le recordó que entraba en la Escuela Naval siguiendo la tradición marinera heredada de sus antepasados. Tras su ingreso, sus primeras salidas marineras tuvieron lugar al cabo de dos semanas de llegar, y lo hizo como aspirante a guardamarina, según el citado diario.

Foto: Los Príncipes en 2011

Y mientras aprendía sobre el mar en la Academia, aprendía también sobre la vida en sus salidas. Algunas nocturnas, decíamos, y a la discoteca Daniel. Con una memoria envidiable, José Manuel Malleiro, el propietario del local hasta su fecha de cierre, ha dado numerosas entrevistas en las que ha contado su impresión al ver llegar al entonces Príncipe.

El resto de clientes se quedaban impresionados por su altura y su presencia imponente. Llegaba, recordemos, vestido de blanco y rodeado de guardaespaldas. “Lo que tomaba él era gin kas de limón, yo le puse unos cuantos. Venía de vez en cuando y la verdad es que llamaba la atención tanto por su altura, que era tremenda, como por los escoltas que traía, que eran muy notorios”.

Rey Felipe VI
El redactor recomienda