Logo El Confidencial
deja una fortuna de 100 millones de euros

Drogas, alcohol, intentos de suicidio: empiezan a sacar el lado más oscuro de George Michael

La prensa británica se afana en descubrir los motivos de su repentina muerte. Había ingresado varias veces en clínicas de desintoxicación, pero no lograba recuperarse

Foto: George Michael, en mayo de 2011 (Reuters)
George Michael, en mayo de 2011 (Reuters)

El año 2016 se cierra como uno de los más trágicos del mundo de la música. Prince, David Bowie o Leonard Cohen fallecían en los últimos meses dejando huérfanos a muchos fans conscientes de que su hueco será irremplazable. El último en sumarse a tan triste lista ha sido George Michael, que este domingo, día de Navidad, era hallado muerto en su domicilio como consecuencia de un paro cardíaco. Con los interrogantes sobre la causa de su muerte aún sin contestar, la prensa británica se afana por describir cómo fueron los últimos años del cantante, unos años marcados por los excesos y las drogas y una profunda depresión que le obligaba a estar recluido en su casa.

[Pincha aquí para leer: "El novio de George Michael desvela en Twitter cómo murió el cantante"]

Fachada de la casa de George Michael
Fachada de la casa de George Michael

Precisamente, las fotos que ilustran la mayoría de las noticias de los tabloides ingleses estos días son de la última vez que se vio al cantante con vida. Fueron hechas durante la procesión de antorchas de su barrio y en ellas el deterioro físico del músico es más que evidente como consecuencia de un radical aumento de peso. “Se convirtió en un recluso de sí mismo porque no soportaba que le mirase la gente. Se volvió muy solitario en los últimos cinco años", explica un vecino.

George Michael y su novio Fadi Fawaz (Gtres)
George Michael y su novio Fadi Fawaz (Gtres)

Pero la soledad no es lo único que ha marcado los últimos años de Yog, como le llamaban sus amigos. Su entorno coincide a la hora de hablar de ese círculo de excesos en el que había entrado desde hacía tiempo. En 2010 fue condenado a cuatro semanas de prisión por conducir bajo los efectos de las drogas y solo tres años después sufrió un accidente de coche provocado, según se publicó entonces, por un intento de suicidio al que había llegado tras consumir sustancias. Como consecuencia de este último accidente, George tenía grandes cicatrices en el rostro y en el cuello que hacían aumentar los complejos del artista.

Y es que detrás de la estrella se escondía, como suele ocurrir en muchos casos, un mundo sórdido. Y ahora está viendo la luz. La prensa inglesa señala que Michael había perdido la confianza en sí mismo y luchaba desde hacía tiempo contra sus profundas adicciones. Ya en 2008 fue detenido por consumir cocaína en un baño público y desde entonces había ingresado en varios centros de desintoxicación para frenar el consumo de drogas. La última clínica en la que estuvo se encuentra en Zúrich y por ella pagaba la friolera de 232.000 euros mensuales que, sin embargo, no contribuyeron a que mejorase. “Todo había sido muy complicado en los últimos tiempos”, ha deslizado apesadumbrado Fadi Fawaz, su pareja y el encargado de descubrir el cuerpo sin vida del músico.

Su legado millonario

Las clínicas de desintoxicación no fue lo único en lo que George Michael invirtió su fortuna. Post mortem se ha sabido que el artista fue muy generoso con varias asociaciones benéficas y colaboró activamente en proyectos más personales que le conmovieron como el de un matrimonio al que financió varios tratamientos de fertilidad o el de una camarera a la que pagó sus estudios de enfermería.

George Michael en marzo de 2013 (Gtres)
George Michael en marzo de 2013 (Gtres)

Curiosamente, las asociaciones solidarias con las que más trabajaba el cantante (Childline, Terrence Higgins Trust y Macmillan Cancer Support) podrían ser las principales benficiarias de su millonaria herencia. La prensa británica habla de que la fortuna del artista podría ser de unos 120 millones de euros, a los que habría que sumar su patrimonio inmobiliario: una casa en Oxford de seis millones, otra mansión en Londres valorada en 9 millones, una casa en Estados Unidos de 4 millones y otra en Sydney, que le costó otro cuatro millones.

Al no tener hijos, además de las fundaciones benéficas anteriormente citadas, George Michael habría dejado escrito en su testamento que su dinero se repartiera entre sus dos hermanas mayores, su primo Andros y sus dos hijos y también entre sus ahijados, es decir, los vástagos de sus mejores amigos. Por ejemplo, Michael mantenía una relación muy estrecha con la hija de Geri Halliwell, ex Spice Girl, y también con los dos vástagos de su compañero de banda Martin Kemp.

Drogas, alcohol, intentos de suicidio: empiezan a sacar el lado más oscuro de George Michael

Con todos ellos fue muy generoso en vida y se prevé que también lo sea tras su muerte. Una muerte que, según su entorno más cercano, estuvo anunciada. “George era un gato con nueve vidas. Yo creía que había fracasado varias veces. No se puede seguir como él lo hacía con las drogas, pero él logró salirse con la suya más tiempo del que imaginé”, se lamenta un amigo del músico.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS o Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aq.

Celebrities

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios