Logo El Confidencial
Efectos colaterales

Tonta, ambiciosa y demócrata: así es Ivanka según el libro sobre su padre, Donald Trump

La hija del presidente de Estados Unidos aparece reflejada en la obra que sobre la figura del empresario se ha publicado esta semana. Y no queda muy bien parada

Foto:
No debe de ser fácil ser la hija de Donald Trump. Ivanka lo sabe muy bien, sobre todo después de que su padre se convirtiera en presidente de los Estados Unidos y todas las miradas del mundo se posaran sobre el empresario y toda su familia, ella incluida. Además, el papel que decidió adoptar desde que su padre empezara a fantasear con gobernar el país más poderoso del mundo la situó en el ojo del huracán. Así que no es de extrañar que el libro publicado esta semana con el título 'Fuego y furia: dentro de la Casa Blanca de Trump' y que versa sobre el papel que ha desempeñado el rubio oxigenado desde los cimientos del poder norteamericano tuviera sus propias reflexiones acerca de la mayor de sus hijas.

Aunque los abogados de Donald Trump han tratado por todos los medios de frenar la publicación del libro de Michael Wolff, los primeros ejemplares empezaron a venderse el viernes 5 de enero. En él, Michael trata de dar respuesta a algunos interrogantes que han estado en el imaginario colectivo desde que Trump llegara al poder como si realmente quería ser presidente o el papel de Vladimir Putin en su victoria final. Además, el autor recoge algunos jugosos comentarios sobre la ambiciosa hija del empresario que no la dejan en muy buen lugar.

Quería ser la primera mujer presidente

Ivanka planeaba ser la primera mujer presidente de los Estados Unidos, justo lo mismo que pretendía la contrincante de su padre, Hillary Clinton: “Tanto ella como su marido, Jared Kushner, decidieron aceptar papeles en el ala oeste por consejo de casi todos los que conocían. Fue una decisión conjunta de la pareja y, en cierto sentido, un trabajo en equipo. Ellos habían hecho un trato: si en algún momento en el futuro surgiera la oportunidad, sería ella quien se postularía para ser presidente y convertirse en la primera mujer presidenta".

Era tonta como un ladrillo

Michael recoge en su libro unas declaraciones de Steve Bannon, experto en asuntos de la Casa Blanca y consejero de Trump hasta que fue despedido en agosto de 2017. “Durante la campaña Ivanka se unió al equipo de la Casa Blanca y fue entonces cuando la gente se dio cuenta de que era tan tonta como un ladrillo. Tenía un poco de experiencia en marketing y buena presencia, pero en cuanto a entender realmente cómo funciona el mundo y de qué va la política, nada de nada.

Sobre la relación con su padre: de hija a mujer

El papel de Ivanka iba más allá de las tareas de campaña: "Ella ayudaba no solo en los negocios, sino en sus problemas matrimoniales. Para Ivanka, todo era negocio: construir la marca Trump, la campaña presidencial, la vida en la Casa Blanca... Trataba a su padre con un grado de desapego, incluso de ironía, llegando incluso a burlarse de su peinado". Al mismo tiempo, con una Melania ausente, Ivanka se adjudicó el papel de primera dama: “Hope Hicks, de 29 años, era el asistente personal y confidente de Trump y se convirtió en su asesor más poderoso de la Casa Blanca. Con Melania como una no presencia, el equipo se refirió a Ivanka como la 'verdadera esposa' y Hicks como la 'verdadera hija'. La función principal de Hicks era cuidar el ego de Trump, tranquilizarlo, protegerlo y calmarlo”.

Demócrata antes que republicana

Según muestran algunos informes, “Ivanka y Eric (el tercer hijo del presidente) no se registraron como republicanos a tiempo para votar por su padre en la primaria de Nueva York en 2016. Tanto Jared Kushner, asesor principal de Trump (y marido de Ivanka), como la propia hija de Donald han hecho donaciones económicas en el pasado a candidatos demócratas, incluida Hillary Clinton.

Celebrities
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios