Logo El Confidencial
DOS DÉCADAS DE AMOR

Los Beckham: 20 años de amor, un imperio de 396 millones y un amago de infidelidad

El futbolista y la cantante/modelo/diseñadora fueron el parejón del final de los 90 y dos décadas después en su imperio no se pone el sol

Foto: Los Beckham, en una imagen de archivo. (Getty)
Los Beckham, en una imagen de archivo. (Getty)

Él se quedó prendado al verla con una minifalda de cuero en el videoclip 'Say You’ll Be There' (Dime que estarás allí). Le dijo a Gary Neville, su compañero de vestuario: “Esa chica es para mí”. Un año más tarde clavaba rodilla en el suelo con dos anillos de compromiso de Tiffany, uno para cada uno. Las alianzas costaron un total de 223.000 euros. Corría el año 1996. Ella confesó a 'Vogue': “Sí, el amor a primera vista existe”.

La boda, no obstante, se hizo esperar. Primero llegó su primer hijo, al que llamaron Brooklyn, haciendo honor al barrio neoyorquino donde se enteraron de que estaban embarazados. Y ya el 4 de julio de 1999, llevaron toda la pompa y 'extravaganza' al castillo de Luttrellstown, en Irlanda. La revista 'OK' pagó un 1,2 millones de euros por la exclusiva. Desde el enlace de Carlos y Diana, no había habido tanta histeria nupcial.

 Portada de la revista 'OK'.
Portada de la revista 'OK'.

David (el que fuera estrella del Manchester United) y Victoria (la 'pija' del grupo Spice Girl) celebran este jueves 20 años de matrimonio. Dos décadas en las que han consolidado una de las marcas más rentables de los últimos tiempos -Beckham- ligada a un imperio valorado en 396 millones de euros.

Así que cuando dicen que van a celebrar su aniversario con algo 'sencillo' en casa, tan solo en compañía de sus cuatro hijos, hay que cogerlo con pinzas. Porque sencilla precisamente no es la vida de una familia que vive en una mansión de 44,6 millones de euros en pleno Holland Park.

Cómo hemos cambiado

Poco queda ya de aquel futbolista y aquella 'cantante' (si alguna vez lo fue) del 'tell me what you want what you really really want'. Él es un respetado hombre de negocios capaz de codearse con príncipes y los hombres más ricos del planeta. Ella, aparte de ser embajadora de Buena Voluntad Internacional de las Naciones Unidas, se ha convertido en la diseñadora de éxito de una firma valorada en 112 millones de euros.

Su estilo ha evolucionado considerablemente. Porque aquel traje de novia no había por donde cogerlo. Por mucho que fuera creación de Vera Wang. O quizá no fuera el vestido, sino todos los accesorios con los que lo acompañó, empezando por una minúscula corona y terminando por los enormes sillones-tronos de terciopelo rojo donde los novios se sentaron mientras soltaron una paloma blanca como símbolo de su amor.

David también iba vestido de blanco. Daba igual lo que se pusieran. A lo largo de estas dos décadas, los Beckham nos han deleitado con todo tipo de outfits. Lucidos por el resto de los mortales habrían sido esperpénticos o simplemente horteras. Porque ¿quién puede olvidar ese traje de Gucci de color burdeos que él lució en el concierto de Prince's Trust sin calcetines y mocasines? ¿O ese pelo pincho que ella llevaba en las alfombras rojas? Daba igual: si lo llevaban los Beckham era chic y se copiaba al momento.

Hijos y títulos

La pareja tiene cuatro hijos, Brooklyn, Romeo, Cruz y Harper. Victoria acudió embarazadísima de la esperada niña a la boda del príncipe Guillermo y Kate en 2011. Era el enlace del mismísimo heredero al trono, por lo que, subida a sus altísimos tacones Louis Vuitton, podía mirar por encima del hombro al resto de plebeyos con esa expresión tan suya de “sí, mirad hasta dónde hemos llegado”.

La pareja en la boda de Kate y Guillermo. (Getty)
La pareja en la boda de Kate y Guillermo. (Getty)

En el clasista Reino Unido de nada sirve tener toneladas de dinero si uno no tiene contactos, apellido y, lo más importante, títulos. Y los Beckham han conseguido esto último. Ambos han recibido la Orden del Imperio Británico (OBE) por los servicios prestados al país. Él en 2013 y ella en 2017.

En cualquier caso, el camino no ha sido fácil. Entre otras cosas porque su relación ha estado expuesta continuamente a rumores de separaciones e infidelidades. Uno de los episodios más turbulentos tuvo lugar precisamente en España, cuando su asistente personal, Rebecca Loos, contó su supuesta aventura con el futbolista. Aquello supuso un escándalo cocido a fuego lento cómo solo los programas de prensa rosa saben hacer en nuestro país.

El Real Madrid fichó a David en 2003 por 28 millones de euros y todo el clan se mudó a la capital siendo recibidos como cuasi dioses. Pero Victoria nunca llegó a sentirse cómoda y dejó una de las frases que ha quedado ya para la posteridad: “España huele a ajo”.

A pesar de la supuesta aventura de Rebecca Loos y otras más que subieron al carro, la pareja se hizo aún más fuerte y, al poco tiempo, Victoria se quedó embarazada de Cruz, su tercer hijo.

American way of life

En 2007 vino la gran oferta de LA Galaxy por 221 millones de euros. En Estados Unidos, la Spice Girl sí se sintió como pez en el agua desde el primer momento codeándose con Tom Cruise y su entonces esposa Katie Holmes o con Will Smith y su mujer, Jada. Hollywood, al fin y al cabo, siempre ha sido un mundo aparte.

En 2013, David anunció oficialmente su retirada del fútbol. “Nada reemplazará por completo el deporte que amo. Sin embargo, siento que estoy empezando una nueva aventura y estoy realmente emocionado por lo que me espera”, recalcó. Ese fue el año que la familia regresó al Reino Unido y compró la lujosa mansión en el oeste de Londres.

La pareja en la boda de Ramos y Pilar Rubio. (EFE)
La pareja en la boda de Ramos y Pilar Rubio. (EFE)

Él, entre otros, creó su propio club (el Internacional FC Miami) y su propia marca de whisky, llamada Haig Club. Ella abrió tienda en el exclusivo barrio de Mayfair. En 2014 fue nombrada la empresaria de más éxito del país, encabezando además la lista elaborada por la revista económica 'Management Today'. En solo cinco años, la facturación de su negocio había aumentado de 1 a 33 millones de euros.

“David es mi alma gemela. Es el marido más increíble. Nos complementamos. Me inspira todos los días, con los niños, con la forma en que me trata. Tenemos suerte de tenernos el uno al otro”, explicaba la diseñadora recientemente en el programa 'Today'.

Frase impecable para celebrar 20 años de amor y también una fructífera marca. Fueron felices y comieron perdices, o lo que quiera que se coma en un imperio como el suyo.

Celebrities
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios