La dramática historia del padre de Adele, fallecido en la ruina y distanciado de su hija
  1. Celebrities
Nunca se reconciliaron

La dramática historia del padre de Adele, fallecido en la ruina y distanciado de su hija

Mark Evans moría a los 57 años víctima de un cáncer mientras residía en un parque de caravanas de Gales

placeholder Foto:  Adele, en una imagen de 'Saturday Night Live'. (Twitter @snl)
Adele, en una imagen de 'Saturday Night Live'. (Twitter @snl)

La muerte del padre de la famosa cantante tras décadas de distanciamiento pone fin a una infeliz saga familiar que no desentonaría en una de las baladas desgarradoras como 'Someone like you' que la lanzaron al estrellato.

Adele acaba de celebrar su 33º cumpleaños en su casa de 9,5 millones de euros en Hollywood, junto a su hijo Angelo, de ocho años, y un grupo de amigos de la Lista-A como Jennifer Lawrence o su BFF Harry Styles.

En cambio, su padre, Mark Evans, fallecido a los 57 años, vivía desde hace unos meses en un parque de 108 caravanas en el sur de Gales. Estaba distanciado tanto de su hija Adele como de su hermanastro Cameron, y llevaba desde 2013 luchando contra un cáncer intestinal.

Un año antes de que le detectaran la enfermedad, la cantante aseguró que si volvía a verle le escupiría a la cara. Más tarde dijo –desde el escenario de los premios Grammy en 2017– que no lo amaba. También reaccionó de forma airada cuando él aseguró que su hija había heredado su voz de cantante de él y que había sido una influencia musical clave para ella.

Nunca llegaron a reconciliarse aunque Evans asegurara en varias ocasiones que lo habían hecho. A pesar de las reiteradas súplicas públicas y de que él revelara su fatal diagnóstico, ella no cedió. Fuentes cercanas a la artista británica creen que ella considera su muerte incluso como una "liberación".

Foto:  Adele, en 'Saturday Night Live'. (NBC)

En declaraciones que recoge el 'Daily Mail', un amigo de Adele ha declarado que "ella está afectada por la noticia, pero se da cuenta de que es un vínculo con una parte difícil de su vida que se ha ido, y ahora puede tener algo de paz sobre esa relación. Creo que lo ve como una especie de liberación".

Corría el año 1987 cuando Mark Evans conoció a Penny Adkins, la madre de Adele, en un pub del norte de Londres. Él era un fornido y apuesto galés y Penny era una estudiante de Bellas Artes. Al poco de iniciar su relación, ella se quedó embarazada con solo 18 años, él tenía 25. Ella optó por tener al bebé renunciando así a seguir estudiando en la universidad y ambos se mudaron a un piso de protección oficial. Cuando la futura estrella de la música tenía tres años, sus padres ya se habían separado.

A partir de ese momento, el contacto con su padre de Adele fue tan solo esporádico. Evans regresó a Gales y, durante un tiempo, trabajó para su padre, que dirigía una cafetería en un parque de atracciones. Rara vez contribuía económicamente a la manutención de su hija.

Evans pasó gran parte de los últimos diez años de su vida ofreciendo disculpas públicas a su hija y, en privado, enviando cartas a los directivos de su compañía discográfica. Nunca obtuvo respuesta. Incluso llegó a afirmar que hubiera sido más fácil ponerse en contacto con el presidente de los Estados Unidos.

Mientras su hija se divorciaba de su marido Simon Konecki tras un largo proceso de separación, con una fortuna de 162 millones de euros en el centro de las negociaciones, y protagonizaba un espectacular y muy comentado cambio de imagen, Evans vivía en un parque de caravanas. Sin ingresos, cambiaba el alquiler por trabajar como vigilante.

Adele Noticias de Famosos
El redactor recomienda