Logo El Confidencial
Toca ir pidiendo hora en la pelu...

7 peinados con flequillo que harán que vuelvas a amarlo

Cuando has dado el gran paso y te has decidido a cortarte el flequillo, la siguiente cuestión a resolver es: ¿existen más peinados que llevar el pelo suelto?

Foto: Taylor Swift. (Getty)
Taylor Swift. (Getty)

Antes de que te dé tiempo a contestar, ya te lo decimos nosotras, sí, hay cientos de peinados que se pueden combinar con el flequillo y el resultado siempre es un éxito total. Y como punto extra recordamos que el flequillo es a la moda lo que el cuero al rock, un accesorio sublimador del estilo.

Desde estrellas de Hollywood, como Dakota Johnson, hasta influencers parisinas nos enseñan a diario las mil y una formas de llevar flequillo y conseguir que el cabello esté siempre perfecto y a la moda, sin renunciar a los peinados más favorecedores y sencillos.

1. Moño bajo estilo boho

Dejemos a un lado el moño de bailarina porque no es el mejor aliado del flequillo; sin embargo, optar por un recogido más suelto e incluirle trenzas ayuda a crear un look muy efortless y desenfadado que vale tanto para pasear a la orilla del mar como para un plan de sábado por la mañana, brunch incluido.

2. Semirrecogido en todo lo alto

Se trata de un peinado muy sencillo al que recurrimos a menudo para dehacernos del cabello en la cara. Sí, cuando tenemos demasiada pereza para hacernos un moño o una coleta, separar en cabello en dos secciones y recoger la sección superior no lleva nada de tiempo y es eficaz, pero ¿cómo hacerlo cuando tienes flequillo o eres una adicta a los postizos?

La clave para que el cabello no parezca apelmazado y tenga mucho movimiento está, en primer lugar, en peinar las puntas. Se puede hacer hacia afuera o hacia dentro, pero siempre con un estilo sesentero como objetivo. La otra clave es recoger el cabello muy arriba, como si estuviéramos haciendo una coleta alta, aunque sin un acabado terso. De este modo se consigue volumen y el flequillo no parece como pegado, es como si todo fluyera.

3. Moño alto y esponjoso

Puede que todos los peinados con flequillo nos recuerden ligeramente a su más fiel defensora, esa mujer que jamás ha dejado de llevarlo, ni siquiera ahora a los 84 años. Brigitte Bardot y su 'courtain fringe', el flequillo que cubre ligeramente los ojos y que siempre se lleva abierto, sigue inspirando a día de hoy peinados con mucho volumen, pero sobre todo muy esponjosos y ahora sin el tradicional cardado.

Por ello, una propuesta siempre acertada es el clásico moño deshecho que cae generando volumen, pero en esta ocasión, en lo alto de la cabeza. Para un efecto muy natural, casi campestre, se deben sacar algunos mechones laterales y de la nuca. El flequillo, siempre suelto, es recomendable dejarlo algo abierto.

4. El pasador como decoración

Vivimos en una edulcorada tendencia en la que los acesorios, cuanto más naíf, mejor. Volviendo a nuestra más tierna infancia, justo a ese momento en el que utilizábamos grandes horquillas para sujetar el flequillo, encontramos el siguiente peinado solo apto para it girls. Acomodar un pasador a un lado de nuestra frente, entre la altura de la sien y de la oreja, se ha convertido en un sencillo gesto que cambia todo un look.

Adiós 'bad hair days', a partir de ahora ni el flequillo más encrespado tendrá excusa para no estar perfectamente peinado. La fórmula alcanza cuotas de favorecimiento insospechadas cuando, deliberadamente, no se recoge el flequillo al completo sino tan solo algunos mechones. Nota extra: si hay perlas, mejor que mejor.

5. Despejar el rostro con trenzas

Un moño puede ser un peinado enormemente versátil si se le incorporan los accesorios adecuados y cuando decimos accesorios, queremos decir gestos como el de trenzar algún mechón o dar forma a las puntas del cabello. Ana de Armas, por ejemplo, consiguió un look muy chic y femenino al acudir a un desfile de Miu Miu con el cabello trenzado y recogido en un moño bajo.

Ana de Armas. (Getty)
Ana de Armas. (Getty)

Las trenzas de raíz laterales consiguen de nuevo ese efecto esponjoso al no estar demasiado tensas. Para lograrlo, tras hacerlas se pueden aflojar algunos mechones y así crear ese efecto más natural. Los mechones sueltos a los lados del flequillo ayudan a conseguir esa armonía en todo el peinado.

6. Sin flequillo

Parte de la gracia de llevar flequillo consiste en poder mostrarlo o esconderlo según nos plazca, algo poco probable si el tuyo es un 'baby bang', aquel con el que nos sorprendió Emma Watson en unos Globos de Oro. Errores estilísticos aparte, recoger el flequillo a un lado con ayuda de un gel fijador y definir la raya a un lado aporta a nuestro look un aire sofisticado y perfecto para la noche.

Ver esta publicación en Instagram

glow up in @givenchybeauty #volumedisturbia

Una publicación compartida de Taylor LaShae (@taylorlashae) el

Otra opción es peinar todo el cabello hacia atrás y optar por el 'wet look' o el efecto mojado. Aquí es importante que la fijación sea la adecuada porque pueden ocurrir dos cosas: que el flequillo salga disparado o que un exceso de fijación apelmace el pelo.

7. Au naturel

Evidentemente, no podía faltar el look más sencillo de todos, dejar el cabello suelto, previamente ondulado con ayuda de tenacillas o un styler. Marca una ligera onda en los mechones a los lados del rostro para crear un look más salvaje. Puedes peinar el flequillo con las puntas hacia dentro o abrirlo y marcar las ondas hacia afuera como acostumbraba a llevar Farrah Fawcett en 'Los ángeles de Charlie'.

Las opciones son casi las mismas que cuando no se lleva flequillo, así que esa no sea la excusa para no cortarte el pelo. Y como siempre, Instagram es el perfecto lugar para encontrar inspiración... ¿Acaso no adoras ya el flequillo?

Belleza

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios