Es noticia
Menú
Extensiones de pestañas en la playa o el verano... ¿Qué hacer con ellas?
  1. Estilo
  2. Belleza
Cuidados de verano

Extensiones de pestañas en la playa o el verano... ¿Qué hacer con ellas?

Error, acierto, solución, engorro… Las extensiones de pestañas se han convertido en el accesorio beauty más popular de los últimos veranos, pero ¿y si no fuera la mejor estación para ponérselas?

Foto: Las condiciones climatológicas del verano pueden resultar muy agresivas para las extensiones de pestañas. (Imaxtree)
Las condiciones climatológicas del verano pueden resultar muy agresivas para las extensiones de pestañas. (Imaxtree)

La mera idea de mantener el efecto de una buena máscara de pestañas durante todo el verano, pero sin el incordio de tener que aplicarla, utilizar una que sea waterproof y, por supuesto, recordar desmaquillar los ojos cada día hacen que las extensiones de pestañas sean el salvavidas beauty de la estación.

El tratamiento, que consiste en la adhesión de pequeños filamentos similares al pelo a las pestañas naturales, ha pasado de ser un secreto de ‘beauty addicts’ a ser uno de los más demandados en los salones de belleza. Por ejemplo, en Vanitas Spai (Barcelona), las extensiones de pestañas son lo más pedido desde que la técnica se introdujo en Barcelona en 2011,

placeholder Detalle de las superpestañas (postizas) de Gigi Hadid en el último desfile de Moschino. (Imaxtree)
Detalle de las superpestañas (postizas) de Gigi Hadid en el último desfile de Moschino. (Imaxtree)

Variando su longitud, grosor y la cantidad de pestañas postizas que se apliquen, el resultado podrá no solo ser más natural o más dramático, sino que contribuirá a cambiar la forma del ojo. Uno de los efectos más inmediatos y fáciles de identificar es el de la oscuridad que aportan, creando la sensación de unas pestañas maquilladas, pero sin necesidad de máscara… Estas cualidades convierten al tratamiento en el trucazo definitivo para las semanas de vacaciones y, sí, la puesta a punto de las pestañas antes de la playa es un hecho.

Pero, tras el aumento de citas para retocar o ponerse extensiones de pestañas antes del verano, es importante hacer un llamamiento sobre su correcto mantenimiento ante la climatología veraniega, además de hablar de que las pestañas también siguen una fase de crecimiento como la del pelo. Si nuestras pestañas naturales sufren durante el verano, imagina cómo puede afectar el calor a las artificiales.

placeholder Las pestañas están compuestas por queratina y agua, responsables de su resistencia y flexibilidad. (Unsplash/Mustafa Yasser)
Las pestañas están compuestas por queratina y agua, responsables de su resistencia y flexibilidad. (Unsplash/Mustafa Yasser)

Cuidar las pestañas en verano

Las pestañas naturales están compuestas por queratina y agua, lo que las convierte en fuertes y resistentes, pero a la vez flexibles. La constante incidencia del sol hace que se ‘deshidraten’ y, por tanto, sean más frágiles. Sin embargo, precisamente la función de las pestañas es la de proteger a los ojos del calor, los rayos UV, la contaminación o los residuos que se puedan colar en el globo ocular.

“Con el exceso de calor, se vuelven más porosas al entrar en contacto con la radiación ultravioleta, provocando una bajada de los niveles hidrolipídicos del folículo piloso que deshidratan y debilitan las pestañas hasta caerse”, apuntan desde Nost Cosmetics, marca creadora de uno de los sérums de pestañas más populares de internet, el Gleam Lashes Growth Booster.

placeholder La salud de las extensiones de pestañas depende de su higiene y de los productos que se utilicen. (Imaxtree)
La salud de las extensiones de pestañas depende de su higiene y de los productos que se utilicen. (Imaxtree)

Los riesgos de las extensiones de pestañas son compartidos, pero hay que sumarles otras agresiones estivales como el sudor o los aceites y demás fórmulas de los protectores solares. Las fórmulas de algunos de estos cosméticos pueden despegar el pegamento que une las extensiones a las pestañas naturales, además de resultar especialmente incómodo si se cuela en el interior del ojo.

La humedad es otro riesgo para el correcto mantenimiento de las pestañas, ya que acelera que el adhesivo se despegue. Una de las primeras recomendaciones nada más colocarte las extensiones de pestañas suele ser evitar ambientes húmedos, mojarlas o ducharte. A lo que se suman otras recomendaciones como las sombras en crema, los eyeliners, las máscaras de pestañas o los desmaquillantes con aceite.

El ciclo de vida de una pestaña

Uno de los mayores temores a la hora de optar por las extensiones de pestañas es que el pelo natural se caiga, bien por tracción, bien por empobrecimiento, como consecuencia del peso de las extensiones. Sin embargo, en la caída de las pestañas también entra en juego su ciclo vital. Igual que ocurre con el cabello, las pestañas pasan por tres fases: anágena (crecimiento), catágena (mantenimiento) y telógena (fase de descanso en la que el pelo se cae). Durante el verano, puede pasar que, además de las agresiones climatológicas, la fase en la que se encuentran las pestañas favorezca su caída.

placeholder Maquillaje de Giambatista Valli en la colección otoño-invierno 2020. (Imaxtree)
Maquillaje de Giambatista Valli en la colección otoño-invierno 2020. (Imaxtree)

Una higiene incorrecta, o la ausencia de esta, también acorta la vida de las extensiones de pestañas, del mismo modo que utilizar contornos de ojos muy potentes o incluso “poner o quitar extensiones de pestañas, usar rizadores de pestañas o someterse a tratamientos moldeadores agresivos”, como apuntan desde Primor, pueden irritar la zona.

Alternativas a las extensiones en verano

Llevar gafas de sol cuando se va a estar expuesto al mismo y limpiar, peinar e hidratar las pestañas son gestos muy sencillos que alargarán la vida de las extensiones (y de las naturales). Por supuesto, también hay varios planes B que pasan por el uso de los sérums de pestañas o los lifting.

Los primeros pueden actuar acondicionando y fortaleciendo las pestañas naturales o potenciando la fase anágena, en la que están creciendo, y alargando “al máximo la fase catágena, fase en la cual la pestaña alcanza su máxima longitud, y que las cuide en su fase de deterioro o fase telógena”, explican desde Nost Cosmetics.

placeholder Las forma en la que se aplica la máscara de pestañas puede cambiar la forma del ojo. (Imaxtree)
Las forma en la que se aplica la máscara de pestañas puede cambiar la forma del ojo. (Imaxtree)

El lifting de pestañas no precisa de pegamentos ni de fibras que adherir a la pestaña, sino que simplemente riza y tinta las naturales, logrando una sensación de amplitud en la mirada y creando la sensación de que estas son más largas y están maquilladas simplemente por el tinte. Entre sus beneficios está también que no requiere de mantenimiento alguno o relleno.

En Vanitas Espai, el lifting simple se realiza en 45 minutos y tiene un coste de 49€, y si le sumamos el tinte, la duración asciende a una hora y el coste a 59 €. “Los efectos duran lo que dura el ciclo de crecimiento de la pestaña: un mes y medio en ambas técnicas”, señalan los expertos del centro estético, que añaden que tanto las extensiones como el lifting son aptos para ojos sensibles.

via GIPHY

La mera idea de mantener el efecto de una buena máscara de pestañas durante todo el verano, pero sin el incordio de tener que aplicarla, utilizar una que sea waterproof y, por supuesto, recordar desmaquillar los ojos cada día hacen que las extensiones de pestañas sean el salvavidas beauty de la estación.

Tendencias de belleza Máscara de pestañas Pestañas postizas
El redactor recomienda