Logo El Confidencial

Relojes Tourbillon, la esencia del arte de la precisión

Los amantes de la alta relojería sueñan con un Tourbillon. Este mecanismo lo inventó el prestigioso relojero suizo Abraham-Louis Breguet en el año 1801.

Foto:

Los amantes de la alta relojería sueñan con un Tourbillon. Este mecanismo lo inventó el prestigioso relojero suizo Abraham-Louis Breguet en el año 1801. Surgió de la necesidad (como tantos otros ingenios). Buscaba una mejor cronometría de los relojes: por entonces se portaban en el bolsillo, siempre en posición vertical, y esto restaba precisión. "Gracias a este sistema tanto el órgano de distribución (escape) como el regulador (volante y espiral) se encuentran en el interior de una jaula que gira de forma constante", explica José Torrens, CEO de Audemars Piguet.

Antes, la diferencia entre un reloj sin este mecanismo y otro que lo tuviera era notable. Ahora se ha diluido y no se nota tanto. "Es sin duda una mejora de la precisión, pero sobre todo es una de las complicaciones relojeras más vistosas y bonitas de contemplar. Añadido esto a la enorme complejidad que conlleva su ejecución, hacen que el propietario de un reloj con Tourbillon posea una pieza excepcional", afirma Torrens.

La complejidad del sistema, formado por alrededor de 70 componentes y con un peso medio de tan solo 40 gramos, dispara el precio de estos relojes. "Estamos ante un ejemplo claro de savoir faire relojero, solo al alcance de unos pocos maestros". En España, cada vez se está más receptivo a este tipo de relojes porque ha crecido el interés y la cultura de la alta relojería. Pero cuidado con las imitaciones. ¿Cómo distinguirlas? "Muy fácil, ya que son exclusivamente estéticas, no funcionales, aunque pueden encontrarse excepciones que podrían confundir a un cliente poco experto".

Moda

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios