Las mejores tendencias de otoño que puedes llevar a la oficina
  1. Estilo
  2. Moda
armario de temporada

Las mejores tendencias de otoño que puedes llevar a la oficina

Entre las tendencias de este otoño hay varias aptas para incluir en tu uniforme laboral diario. Te proponemos las mejores, para que lleves la última moda a la oficina sin correr ningún riesgo

Foto:

Es verdad, se llevan los 70 y el punk, los estampados y el patchwork, pero también es cierto que, entre todas ellas, hay varias aptas para incluir en tu uniforme laboral diario. Porque puedes ir a trabajar con prendas de moda sin arriesgar demasiado. Estas son las mejores para conseguirlo.

HOMBROS MARCADOS

Los 80 son una tendencia fuerte esta temporada, pero es posible convertirla en aliada laboral si la declinas con cuidado. Opta por hacerte con una blazer de hombros marcados y mantén el resto de tu estilismo básico y muy sencillo, sin estridencias. Súmale una camisa femenina y ¡lo tienes!

De Bottega Veneta a Giorgio Armani, los trajes de chaqueta marcan hombros poderosos. Blazer camel de Zara (39,95 €).

CAPA SOBRE CAPA

Es cierto, dicho así, las superposiciones con su aire de los 90 pueden no parecer lo más adecuado, pero son perfectas si las combinas bien. ¿Las claves? Apostar por el blanco y el negro –o el azul marino–, y por prendas sencillas y muy elegantes. Tira siempre a los básicos.

Jil Sander o Fendi apuestan por la superposición como clave de moda. Vestido túnica de Zara (39,95€).

PANTALÓN –UNIFORME

Es tu aliado perfecto. Cómodo, sencillo y, eso sí, este año mejor que mejor si es hasta el tobillo. Conviértelo en la segunda parte de tu traje de chaqueta o combínalo con una camisa masculina y un abrigo fino para los primeros fríos otoñales. Será tu mejor uniforme de trabajo.

Con pinzas y cuanto más corto, mejor. Lo hemos visto en Bottega Veneta y Louis Vuitton. Pantalón básico de Mango (29,99 €).

LÍNEAS BÁSICAS

¿Quién dijo que el minimalismo había muerto? Desde luego, se equivocó. Esta temporada de patchworks, terciopelos y prints, queda un hueco para la sencillez, un campo abonado para buscar tu uniforme de trabajo. Las claves: prendas sencillas, tonos neutros y dejar los excesos para el fin de semana.

Faldas, vestidos y tops monocromos se convierten en aliados imprescindibles, como en Jil Sander y Victoria Beckham. Vestido de Yerse (c.p.v.).

Oficinas Fendi
El redactor recomienda