Logo El Confidencial
PURO ARTE

Este es el mejor rediseño de un clásico, Le Pliage

No hay nada más francés que unos labios rojos, un jersey de rayas y el bolso de nylon más famoso de la historia: el Pliage de esta histórica marca ha mutado

Foto: Icónicos, atemporales y chic. Así son los bolsos de Longchamp. (Cortesía de la marca)
Icónicos, atemporales y chic. Así son los bolsos de Longchamp. (Cortesía de la marca)

Vestidos, gafas de sol, zapatos... El lujo accesible de Longchamp (u “optimista”, como lo llaman desde la casa francesa) sigue creciendo aunque el eje central de su negocio sigue siendo los bolsos y ahí el rey es y siempre será Le Pliage. Pero Longchamp nos ha sorprendido con una reinterpretación única.

Sí, la legendaria firma ha cogido su must y lo ha reversionado de la mano del innovador estudio de diseño Nendo, en Tokio. Conocido por crear diseños que generen lo que ellos llaman momentos «!» en la vida diaria.

La colección Nendo de Longchamp. (Cortesía)
La colección Nendo de Longchamp. (Cortesía)

"Su filosofía se basa en la remodelación de los objetos del día a día para que nos parezcan novedosos y así enriquecer nuestra vida y experiencias cotidianas. Esta ética se ve reflejada claramente en sus reinterpretaciones intrigantes de Le Pliage®, que arrojan una luz totalmente nueva a este objeto tan reconocible", cuentan desde la marca.

El clásico Le Pliage por Nendo. (Cortesía)
El clásico Le Pliage por Nendo. (Cortesía)

"Mientras que el clásico Le Pliage® ofrece dos experiencias distintas (una al llevar el bolso, otra al plegarlo), los diseños de Nendo introducen una tercera experiencia, al reinterpretar los bolsos como objetos de almacenamiento funcionales y estéticamente bonitos como para ser usados como decoración". Verás tres creaciones totalmente diferentes y sorprendentes.

"El primer bolso se transforma (gracias a un refuerzo amovible y plegable) no solo en un cubo que puede usarse para almacenar o transportar cosas, sino también en una bolsa de viaje resistente y espaciosa. Y el segundo bolso tiene forma de cono, con una solo asa que puede llevarse o colgarse de un gancho o de una barra. Su parte superior de cuero, que hace un guiño a la solapa de firma de Le Pliage®, se abre fácilmente para permitir guardar o sacar objetos". Una nueva joya que no puede faltar en tu armario.

Su historia

El bolso Le Pliage nació en 1993, el año pasado celebró su 25 aniversario. Todo surgió con un viaje a Japón de Philippe Cassegrain, nieto del fundador. Inspirado en el origami (el arte japonés de plegar el papel), decidió que el nylon sería el mejor material para realizar este prototipo. Le Pliage mantiene la misma estructura hoy que en su creación: una gran pieza trapezoidal que se une con dos asas, un cierra con cremallera y una solapa de piel granulada con un corchete. Plegable, ligero y sobre todo muy sencillo.

Bueno, en realidad no tan simple, requiere 100 pasos para crearlo y está disponible en más de 100 colores y tamaños. No hay más que pasar por un aeropuerto para ver las mil y una opciones de este bolso tan práctico como asequible (por 85 euros tienes la versión shopper más clásica). Cada mujer tiene su preferido y hasta las celebrities caen rendidas a sus encantos: es de dominio público de Kate Middleton tiene una buena colección de ellos, pero también Beyoncé, Jessica Chastain, Emma Roberts, Alexa Chung –que ha sido imagen de la marca en repetidas ocasiones–, Katie Holmes o Miley Cyrus.

La influencer Alexa Chung como imagen de la campaña primavera-verano 2017 de Longchamp. (Cortesía)
La influencer Alexa Chung como imagen de la campaña primavera-verano 2017 de Longchamp. (Cortesía)

“Es uno de nuestros productos estrella y creo que debe ser uno de los bolsos más vendidos de la historia”, asegura Jean Cassegrain. “No creo que sea negativo ser reconocido por un número reducido de productos y creo que muchas marcas querrían tener un producto tan exitoso entre su oferta. En el caso de Le Pliage, crea una dinámica muy positiva porque es un bolso que atrae al consumidor joven y que genera tráfico en nuestras tiendas”.

Además, Le Pliage es un lienzo en blanco donde han plasmado su arte diseñadores como Mary Katrantzou, Jeremy Scott, Sarah Morris o más recientemente Shayne Oliver. Moda en estado puro que reconoce el esfuerzo de Longchamp de ir un poco más allá.

Su 70 aniversario

Las pequeñas cosas de casa en ocasiones se convierten en grandes negocios internacionales con más de 300 tiendas en 80 países de todo el mundo. Así es ahora Longchamp, una de las marcas de moda (sobre todo de bolsos) más importantes del planeta fashion que estos días celebra su 70 aniversario. Pero ¿qué tiene Longchamp para ser la preferida de Kate Middleton o Kendall Jenner? ¿Es solo su magnífico bolso Le Pliage o hay algo más?

La Ópera Garnier se vistió de gala para un cumpleaños muy especial: Longchamp soplaba las 70 velas y toda la alta sociedad de la moda se daba cita en el histórico edificio parisino. La única capaz de brillar más que las espectaculares lámparas de araña de la ópera era Kendall Jenner. Su vestido en tul transparente con el logo de la marca acaparaba todos los focos y era el mejor reflejo de la temática de la fiesta: ‘Glamour, tradición y emoción’.

En piel de pitón, ante o un cuero. Así son los distintos modelos del Amazone de Longchamp. (Cortesía)
En piel de pitón, ante o un cuero. Así son los distintos modelos del Amazone de Longchamp. (Cortesía)

Por ahí también estaba Philippe Cassegrain, presidente de la firma, junto a su hijo Jean Cassegrain, CEO, y Sophie Delafontaine, hija de Jean y directora artística. Longchamp siempre ha sido una firma familiar y están decididos a que así se mantenga: “Cuando cumplí 15 años, entregaba los bolsos a bordo de una Vespa en los hoteles de lujo de París. Desde niño me educaron para dirigir esta empresa. Como soy el mayor de mis hermanos, para mí era obvio continuar con el negocio familiar, no consideré ninguna otra opción”, explicaba Philippe, que hacía referencia a la rica historia de su enseña.

Elvis, un enamorado de la marca

Cogemos el túnel del tiempo y nos vamos a 1948, con la II Guerra Mundial a punto de finalizar. Jean Cassegrain se hace cargo del negocio familiar, una tienda de tabacos donde se venden pipas, mecheros, cigarrillos... Su gran idea fue recubrir esas pipas con fundas de piel, una innovación que conquistó a la sociedad de la época, sobre todo a las mujeres y los soldados americanos, que se las llevaban de recuerdo en su regreso a Estados Unidos.

También a un tal Elvis Presley, que fue a la tienda y se llevó su particular souvenir. Ese trabajo con la piel derivó en la realización de diferentes artículos de marroquinería: carteras, bolsos de viaje... Cassegrain fue expandiendo su negocio, aunque nunca pudo usar su apellido ya que unos familiares se le habían adelantado, así que bautizó a su emergente empresa con el nombre de su carrera de caballos preferida, Longchamp.

El modelo Le Pliage en dos versiones: cuero (izquierda) y lona (derecha). (Cortesía)
El modelo Le Pliage en dos versiones: cuero (izquierda) y lona (derecha). (Cortesía)

De ahí el caballo que ahora luce como logo de la empresa y que se imprime su extensa línea de complementos, pero también en la nueva línea de ropa que se presentó en la Semana de la Moda de Nueva York. “Hace 25 años, moda y marroquinería eran sectores separados. Hoy son lo mismo (...) La cartera es actualmente un objeto de moda, todas las marcas tienen sus colecciones de bolsos y Longchamp ha demostrado que puede ser una firma de ropa también”, señala Jean Cassegrain, CEO de la compañía.

Moda

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios