Logo El Confidencial
INSPIRACIÓN PARA BODAS DE OTOÑO

El último look de invitada de Inés Domecq la eleva al Olimpo de las diosas de la moda

Sin palabras, así nos hemos quedado al ver su nuevo despliegue de estilo, un outfit de invitada firmado (otra vez) por Roberto Diz que es una maravilla para los sentidos

Foto: Ines Domecq, vestida de Roberto Diz. (Imagen del Instagram de @robertodiz)
Ines Domecq, vestida de Roberto Diz. (Imagen del Instagram de @robertodiz)

Es gracias a este tipo de looks, que, por cierto, parecen sacados de otra galaxia, por los que Inés Domecq se mantiene en el top de los referentes mundiales (sí, has leído bien) de la moda.

Sabe vestir muy pero que muy bien. Para el día a día con un estilo que mezcla a la perfección lo casual con la elegancia y los toques de tendencia, siempre imprimiendo en cada look su sello personal innato, pero si por un tipo de estilismos destaca y es archiconocida la empresaria y aristócrata española es por los que luce como invitada de bodas, bautizos, comuniones y eventos varios. Y sí, lo ha vuelto a hacer y con su outfit, una revolución en Instagram.

La boda en cuestión, que lógicamente queda en un segundo plano tras ver el look de Inés, fue la que unió a Miguel Lasso de la Vega, vizconde de Dos Fuentes, y Livia Allende Quijano, en Oviedo, un enlace de alto standing al que acudieron políticos, socialites, aristócratas y así una larga y exclusiva lista de invitados. Y allí estaba ella, Inés Domecq, dispuesta a volver a hacer historia como invitada con un diseño firmado por su amigo y modisto de cabecera, el sevillano Roberto Diz. Un tándem, este de la aristócrata con el diseñador, que parece que funciona a las mil maravillas.

Para que Inés volviera a impactar en esta boda, Roberto Diz se inspiró en los vestidos de la época victoriana y, tomando esa referencia como base, creó un vestido que evocaba al recuerdo pero que mantenía en alza la estética y los patrones de hoy en día, siempre bajo la visión del genial diseñador. Se trata de un vestido de largo midi confeccionado en crepé de seda de color azul petróleo con hombreras, ajustadísimo en la zona de la cintura y con la falda suelta y fluida.

Pero la magia del vestido no se queda ahí. Destacan tres detalles que convierten a esta pieza en una auténtica joya. Primero, el detalle en el frontal y en los puños simulando ser una camisa. En la zona del pecho, una franja confeccionada en organza de seda natural de color blanco roto con el cuello subido, de efecto plisado y con botones; y rematando las mangas, unos puños camiseros en tamaño XL a juego.

Segundo. La incorporación de un minicinturón con doble hebilla forrado con el mismo tejido que el vestido que enmarcaba perfectamente la silueta de Inés Domecq.

Tercero. Y como sorpresa final, el detalle que Roberto Diz ha incorporado en la espalda: un infinito lazo en organza de seda (la misma empleada en la pechera y los puños) que cierra el cuello.

¡Wow! El vestido no puede ser más espectacular, pero encima, teniendo a la aristócrata como modelo, se eleva a los altares fashionistas de la moda. Para poner el broche de oro a este look, Inés ha optado por un bolso de mano bicolor, unos pendientes largos de pedrería y unas sandalias con pulsera al tobillo. Simplemente magistral.

Moda

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios