Los diseñadores 'olvidados' que han marcado el mundo de la moda
  1. Estilo
  2. Moda
HISTORIA DE LA MODA

Los diseñadores 'olvidados' que han marcado el mundo de la moda

Sea una llamada de rescate implícita o simplemente un homenaje al talento, aquí una lista de creadores que deberían estar en nuestras oraciones

placeholder Foto: Diseños de Sybilla.
Diseños de Sybilla.

Puede que los continuos cambios en la dirección creativa, la sobreproducción de colecciones, el jugar demasiado a la carta del marketing impidan que se desarrollen las buenas ideas. Toda esta presión e ingratitud fue la que denunció Lucinda Chambers (diseñadora y estilista) en una entrevista a 'Vestoj' y de la que una editorial famosa solicitó posteriormente su modificación. Olivier Saillard, historiador de moda, ni entiende la visión de los diseñadores actuales ni ve suficiente talento. Puede que esta sea simplemente la causa de la pérdida de relevancia de la moda. Sea cual sea el motivo, en la actualidad es imposible permanecer en el pódium. Sin embargo, los diseñadores relevantes siempre formarán parte de la historia. He aquí una lista impar de diseñadores no tan recordados como influyentes.

MARÍA SYBILLA SORONDO MYELZWYNSKA

Nacionalizada española, neoyorquina de nacimiento, la prodigiosa Sybilla engloba la lista de diseñadores con las colecciones más bellas del siglo pasado. La pureza de sus colores, el dominio del volumen y sus cortes esculturales integran el archivo del Museo de la Moda de París. La fuerza y la elegancia de sus prendas cobran todo el sentido en mujeres como Isabella Rossellini, Helena Rohner o Linda Fargo que aún eclipsan dentro de sus prendas décadas después. Un espectacular abrigo de la colección otoño-invierno 1988-89, fotografiado por su inseparable Valhonrat, ha sido 'rescatado' por JW Anderson para la última presentación de su firma homónima.

placeholder Sybilla Sorondo, posando con uno de sus diseños. (Félix Valiente)
Sybilla Sorondo, posando con uno de sus diseños. (Félix Valiente)

CHRISTIAN LACROIX

Nadie ha usado con tanta riqueza el lenguaje historicista con aires del sur. Es el francés más gitano que ha conocido la moda. La colección inspirada en España le dio el reconocimiento que le llevaría a vestir a todas las millonarias en las fiestas privadas de los 80 y 90. Teatral, delicada, excesiva, inolvidable. Firma una de las colecciones recientes más poéticas que ha visto la pasarela y una de las pocas colaboraciones con profundidad y sentido. Las creaciones para la primavera-verano 2020 de Dries Van Noten fueron un homenaje a Lacroix, tan real y honesto que invitó al propio diseñador a concebirlas junto a él. “Soy contagioso”, decía entre risas recientemente cuando Dries Van Noten reconocía que se había impregnado de su maximalismo. Desde 2009 su alta costura sale a los escenarios de la ópera y el teatro, lejos de la traición que mantiene la marca de su nombre a flote.

placeholder Vista de la creación de Christian Lacroix 'Wedding Ensemble', en el Instituto del Traje del Museo Metropolitano de Arte de Nueva York. (EFE)
Vista de la creación de Christian Lacroix 'Wedding Ensemble', en el Instituto del Traje del Museo Metropolitano de Arte de Nueva York. (EFE)

CLAUDE MONTANA

Si hubiera que definir el estilo de los años 80 con un diseñador, Montana sería elegido. Fue el soberano francés de las hombreras y las curvas fetichistas de la década. Sus prendas eran su propio logo, un uniforme de poder y seducción de cuero que creó en un estudio encima de un sexshop. Ha trascendido en piezas de Riccardo Tisci, Olivier Theyskens y Gareth Pugh. Este último realizó una reedición de once piezas emblemáticas del francés en 2019. Chaquetas que son vestidos, conjuntos de cuero en colores saturados y estilismos monocolor le convirtieron en el creador del lujo joven y moderno de finales del siglo XX. “Él diseñó a la mujer completa y no el vestido para la mujer”, dijo Marc Jacobs al conmemorar al creador.


ADELINE ANDRÉ

La madre del minimalismo según 'The New York Times' en 1986. Nacida en la República Centroafricana hizo alta costura y prêt-à-porter bajo la máxima “me gusta cuando todo lo que se ve es todo lo que hay”. Dobladillos transparentes con plumas atrapadas en su interior. Exploró cada tejido sublimando su belleza y sus características intrínsecas. Inventora de las prendas con tres agujeros o mangas múltiples, el vestido con una pierna libre, las mangas descapotables…, nunca se dejó regir por el ritmo de las temporadas, así las piezas de verano e invierno convivían en la misma colección. A principios de los noventa volvió al estilo de los diseñadores de principios de siglo con presentaciones privadas en salones, galerías o talleres itinerantes en París, Londres y Nueva York.

placeholder Adeline André. (EFE)
Adeline André. (EFE)

GEOFFREY BEENE

Tras ver una portada del New Look concluyó que Dior solo diseñaba de cintura para arriba, así que el estadounidense decidió dejar la medicina para vestir el cuerpo entero. Lo consiguió. Y Jean Shrimpton fue portada de una gran revista con su primera colección en 1963. Es el minimalista de los años 60. Aplicó códigos de alta costura a ropa de prêt-à-porter. “Cuanto más aprendes sobre ropa, más comprendes todo lo que tienes que quitar. El corte y la línea se vuelven cada vez más importantes. La simplificación se convierte en un procedimiento muy complicado”, dijo en una entrevista para 'The New York Times'.

Fue innovador en la descontextualización de tejidos: la lana fina y los brillos funcionaron durante el día mientras introdujo el algodón de las sudaderas y el vaquero en la noche sin perder sofisticación. Junto a Bill Blass y Donald Brooks es uno de los tres grandes diseñadores de Estados Unidos. El lujo deportivo de Tom Ford o el minimalismo del Celine de Phoebe Philo beben de los códigos de Beene.

MADELEINE VIONNET

Una sonrisa a punto de salir, unas tijeras en la mano cortando al bies una falda sobre un pequeño maniquí componen la imagen de Vionnet. La maestra del corte al bies y del drapeado manual que se enfrentó al corsé. Aprendió en el taller, desarrolló un dominio intuitivo de los tejidos sobre maniquís de madera bajo la inspiración del movimiento de la danza de Isadora Duncan. “Sin las hermanas Callot habría hecho Ford, con ellas hice Rolls-Royce”, dijo tras haber sido la primera mano de la casa de alta costura de las hermanas en la primera década del siglo XX. Fue una pionera en casi todo. Estudió y reinterpretó el kimono y creó el vestido con cuatro pañuelos que sería el punto de partida de los plisados de Miyake, uno de los grandes diseñadores japoneses. Su dominio del corte la convertirán en objeto de estudio y admiración de Balenciaga, que guardó documentos de la creadora integrados ahora en los archivos históricos de Cristóbal Balenciaga.

placeholder Los diseños de Madeleine Vionnet, revolucionaria de la moda de principios del siglo XX. (EFE)
Los diseños de Madeleine Vionnet, revolucionaria de la moda de principios del siglo XX. (EFE)

JEAN-CHARLES DE CASTELBAJAC

El modisto del arte contemporáneo. Antes que ninguno forjó la relación real del arte con la pasarela. Sus vestidos-cuadro en colaboración con Charles Blais, Ben, Garouste y sus invitaciones hechas por Keith Haring, Robert Mapplethorpe. Trasladó el movimiento artístico francés Support-Surfaces a la moda con el uso de vendas, trapos, telas de colchones, plásticos y plumas. Todo mezclado con símbolos infantiles como osos de peluche y los colores primarios. Nadège Vanhee-Cybulski le rindió homenaje en la colección otoño-invierno 2020/2021 de Hermès con el uso de la paleta de color y el estilo deportivo. Sus dominios se extienden a la ilustración, diseño de vestuario, textil y artístico. A sus 71 años, las colaboraciones que ha realizado son innumerables y es el único que podrá resucitar a United Colours of Benetton.

placeholder Jean-Charles de Castelbajac. (Getty)
Jean-Charles de Castelbajac. (Getty)

Famosa Balenciaga
El redactor recomienda