Melania Trump rescata el look con el que conoció al Papa
  1. Estilo
  2. Moda
PAPA DON'T PREACH

Melania Trump rescata el look con el que conoció al Papa

La ex primera dama ha repetido un vestido que lució en Roma en 2017

placeholder Foto: Melania Trump. (EFE)
Melania Trump. (EFE)

Desde su salida de la Casa Blanca, rara vez hemos podido ver a Melania Trump, cuyas apariciones públicas daban siempre vidilla a los medios y a los amantes de la moda, que se apresuraban a analizar cada detalle de sus looks. Por qué había apostado por una marca determinada, el valor económico de la misma o la idoneidad (o no) del look elegido eran tres clásicos a tener en cuenta en el instante en el que Melania hacía acto de aparición. Sin embargo, la ex primera dama se encuentra ahora en Mar-a-Lago, Florida, retirada de los medios y disfrutando de una vida ajena a los focos. “Está disfrutando de la vida en Mar-a-Lago. Está volcada en su papel como madre y está anteponiendo su familia a todo lo demás mientras trabaja en varios proyectos, a los que todavía les queda un tiempo para ver la luz”, aseguraba una portavoz de Melania Trump a la revista ‘People’.

La ausencia de Melania es la responsable de que cada vez que alguien sube a sus redes un selfie en el que ella aparece, intentemos encontrar en la imagen algún mensaje o señal. En la última fotografía que hemos podido ver de Melania Trump, ha recurrido al arte de repetir look, ese que durante los últimos meses de mandato de su marido puso en práctica de forma más habitual de lo que nos tenía acostumbrados. El Día de la Madre fue fotografiada durante una cena luciendo un vestido de lunares de Alessandra Rich que ya había llevado en mayo del 2019, y repitió la operación poco más tarde al volver a rescatar de su armario un vestido de una de sus marcas favoritas y tan acostumbrada como ella a surfear polémicas: Dolce & Gabbana.

placeholder Melania y Donald Trump. (EFE)
Melania y Donald Trump. (EFE)

Melania apostaba por un vestido sin mangas con motivos de encaje, un diseño clásico de la estética Dolce & Gabbana por el que ya apostó en 2017 para conocer al Papa. Tras bajar del avión, lo combinó con un abrigo negro de encaje de la marca, el bolso Miss Sicily de la firma y tacones de encaje también de D&G. Su cabello estaba recogido en un moño y su mirada ocultada por unas enormes gafas de sol. Ahora, ajena a compromisos y protocolos, deja su melena suelta, un peinado por el que apuesta desde que ha abandonado la Casa Blanca. Su estilo es ahora mucho más relajado y menos ostentoso, por lo que sorprende que precisamente fuera cuando estaba en boca de todos cuando elegía diseños mucho más polémicos y llamativos.

placeholder Melania Trump y Donald. (EFE)
Melania Trump y Donald. (EFE)

Ahora ha dejado atrás los abrigos de aplicaciones 3D de precios astronómicos y los vestidos de princesa para apostar por diseños que rara vez se alejan de los colores menos atrevidos del Pantone, el blanco y el negro, y en los que las siluetas midi son clave. Si bien es cierto que no ha recurrido de nuevo a Gucci, la marca con la que se rebelaba ante el dress code y ante las habladurías, ni siquiera está recuperando de su armario alguno de sus vestidos más polémicos, esos que, ahora que no tiene sobre ella el peso de la responsabilidad que encontrarse bajo la mirada del mundo impone, podría por fin disfrutar como una amante de la moda haría, sin temer a la opinión de la ciudadanía. Desconocemos si Melania se encuentra en modo relax, en modo ahorro o en modo me-da-todo-igual, pero tenemos que reconocer que echamos mucho de menos poder analizar sus looks de forma casi diaria. Del mismo modo que en América celebran la clásica fiesta en la que los antiguos alumnos quedan para saber cómo les ha ido en la vida, ¿no podían organizar una cena de antiguas primeras damas ya en la Casa Blanca? ¡Necesitamos saber qué se pondría Melania Trump!

Melania Trump Abrigo Noadex
El redactor recomienda