Gucci, la firma a la que mejor le sientan los escándalos
  1. Estilo
  2. Moda
ESTILAZO

Gucci, la firma a la que mejor le sientan los escándalos

Luchas familiares, asesinatos y líos de faldas (y más): la casa italiana cumple cien años demostrando que nadie puede con ella. ¿Por qué sabe llevar tan bien las polémicas?

placeholder Foto: Imagen de Harmony Korine para Gucci.
Imagen de Harmony Korine para Gucci.

Gucci cumple cien años, un siglo de moda en el que la firma italiana ha sufrido todo tipo de vaivenes que no han hecho sino engrandecer su leyenda. Hace unos años, una periodista de 'The Guardian' reflexionaba sobre la obsesión que tienen muchas firmas por 'inventarse' una historia de la que poder hablar para demostrar su superioridad frente a otras. Pero no todas tienen realmente ese pasado tan influyente. La propia Maria Grazia Chiuri contaba al llegar a Dior que no podía basar sus colecciones solo en el trabajo de su fundador, que estuvo al frente de la casa únicamente una década.

Foto: Sienna Miller y James Corden. (Imagen: Harmony Korine)

Gucci es una de esas casas que lleva en la moda prácticamente toda la vida. Nació de la mano de Guccio Gucci cuando buscaba crear una compañía de accesorios que diera respuesta a las necesidades de los clientes que había conocido en sus años de trabajo en el hotel Savoy de Londres. De hecho, a la pasarela no llegaron hasta 1981 y no fueron realmente influyentes en ese campo hasta que en 1994 Tom Ford cogió las riendas de la compañía.

Es en este momento donde comienza realmente la historia de Gucci en la moda, si bien es cierto que también tienen algún momento brillante como su apuesta por el bambú en los tiempos de la II Guerra Mundial (todo un acierto que les hizo convertirse en un icono), el del estampado Flora que crearon para Grace Kelly o la pasión que tenía Jacqueline Kennedy por uno de sus bolsos que al final acabaron llamando Jackie.

placeholder Jackie Kennedy, en 1962. (CP)
Jackie Kennedy, en 1962. (CP)


Pero no queremos hablar de esas historias, sino de la intrahistoria de la compañía. Porque Gucci es de las pocas firmas que, además, puede presumir de tener una leyenda que da para una película. De hecho, este año se estrenará 'House of Gucci'. El largometraje se basa en una de esas historias que hacen a Gucci tan grande: el asesinato de Maurizio Gucci, el nieto de Guccio que unos años antes de su muerte había emprendido una campaña legal contra sus tíos para hacerse con el control de la compañía. Acusado además de gastarse cantidades ingentes de dinero, se dice que fue él y su mala gestión la que casi hunde financieramente la compañía en los 80. La solución final fue vender la firma a un fondo de inversión, pero poco pudo disfrutar de los 170 millones de dólares que recibió a cambio: un año y medio después un sicario acabó con su vida.

Esta desgraciada muerte de Maurizio ocupó muchos titulares de la prensa del momento, aunque nadie se esperaba el giro que dio conforme avanzó la investigación: Patrizia Reggiani, exmujer de Maurizio, acabó encarcelada por haber sido ella la que encargó ese crimen.

Foto: Imagen de Harmony Korine para Gucci.

Algunos afirman que la familia estaba predestinada a este escándalo. ¿La razón? Diez años antes Maurizio había comprado un barco maldito: el Creole. La impresionante goleta en la que incluso los Reyes de España se habían alojado en su luna de miel (¿de estos barros quizás vienen estos lodos?) acumulaba una serie de infortunios entre los que estaba haber sido el lugar en el que se encontró el cadáver de la mujer de Stavros Niarchos. ¿Suicidio? ¿Asesinato? ¿Un terrible accidente? Nunca se llegó a confirmar del todo.

Y esta no ha sido la única vez que en Gucci las relaciones personales han sido protagonistas. Antes de la llegada del nombramiento de Alessandro Michele como director creativo de Gucci, la compañía afrontó otra gran crisis: cinco días antes de presentar su colección masculina en 2014, Frida Giannini se marchaba de la compañía acompañando a Patrizio di Marco, su pareja y ex CEO de la firma. ¿El resultado? Un terremoto en la moda que dio como resultado, eso sí, el inicio de uno de los periodos más brillantes de la historia de la compañía.

Todos estos escándalos (a los que podríamos añadir el paso sin pena ni gloria de Alessandra Facchinetti o la polémica adquisición del grupo en 2004 por la familia Pinault) se recuerdan tanto como aquella campaña de 2003 en la que Tom Ford afeitó el pubis de Carmen Kass para dejar marcada la G de Gucci generando un escándalo a nivel mundial y dejando para la historia uno de los anuncios más icónicos del mundo de la moda. Lo dicho: ¿hay alguna firma a la que le sienten mejor los escándalos?

Tom Ford Bolsos
El redactor recomienda