El éxito de la marca de Tamara Falcó no es casual: hay una estrategia detrás
  1. Estilo
  2. Moda
LAS CLAVES DE TFP

El éxito de la marca de Tamara Falcó no es casual: hay una estrategia detrás

Descubre por qué la marca de Tamara no es simplemente una firma de famosa más

placeholder Foto: Tamara Falcó, vestida de su marca. (Cortesía)
Tamara Falcó, vestida de su marca. (Cortesía)

No ha de ser fácil ser una personalidad conocida, sacar una marca de moda y que esta sea aplaudida por los exigentes 'fashion insiders', esos que llevan décadas viendo cómo los famosos vinculan su nombre a firmas sin estar realmente relacionados con sus diseños. Ese no ha sido el caso de Tamara Falcó, que a la hora de crear su propia marca ha puesto sobre la mesa todo lo aprendido a lo largo de una vida en la que la moda está muy presente y en la que sus amigos cercanos, como Juan Avellaneda, no solo la apoyan, sino que incluso no dudan en colaborar con ella, quedando así claro que TFP no es un juego.

Para hacer que su marca no sea una firma de famosa cualquiera, para comenzar ha sabido adaptar a sus creaciones los rasgos que más le gustan de sus firmas preferidas. Las siluetas relajadas y los estampados de marcas como Maje y Rouje están muy presentes en su firma, que Tamara no duda en lucir como su mejor embajadora. La diseñadora sabe además en qué momentos es especialmente importante apostar por su firma, como por ejemplo cuando cenó con Isabel Díaz Ayuso.

Consciente de que la imagen junto a la presidenta de la Comunidad de Madrid sería comentada por la prensa, no dudó en lucir el que es su diseño más aclamado de su colección, ese que por cierto ya tienen celebridades de la talla de Eugenia Silva. Esa es, por supuesto, la segunda máxima a la hora de construir su imperio, que se ha hecho popular gracias a la cantidad de caras conocidas que lucen sus diseños. La modelo Blanca Padilla es otra de las fans de la marca, en cuyas redes sociales combina sus diseños con bodegones y pinturas, siguiendo de esta forma la estela de firmas como The Row. Tamara sabe que el secreto para que TFP no sea simplemente una más radica en construir a su alrededor un universo, y el suyo se compone de pinceladas artístisticas y viajes. Su marca es estética, por descontado, pero la calidad prima en sus diseños, que abanderan el ‘made in Spain’. A la hora de diseñar, tiene en cuenta la filosofía de Donna Karan, que crea prendas que se pueden combinar con facilidad.

Su marca quiere crear un fondo de armario de calidad pensado para las amantes de la moda, pero también para quienes buscan prendas especiales. Su marca no es un capricho nacido de un arrebato, sino que Tamara tardó en sacar su primera colección dos años durante los cuales buscó tejidos, hizo patrones, montó la página web e hizo las fotografías que ahora, tres años después de su nacimiento, ya tienen una estética determinada y un ADN que remite indudablemente a la estética deTamara. Sus redes denotan que se encuentra en un momento de expansión, pues cada vez luce más sus creaciones e incluso ha subido una caja de su marca en la que se recogen los gustos de los millennials tanto por sus colores como por su estilo. TFP hació en 2018 y va ya por su cuarta colección, la más exitosa y aclamada hasta la fecha.

“Mi amor por la moda me ha seguido durante toda la vida, y ha sido algo intrínseco a mi amor por la belleza, porque la belleza es el reflejo de Dios”, explica Tamara sobre su marca. “Por favor, sed pacientes. Todo es diseño artesanal, y aprenderé con el paso del tiempo. Las críticas constructivas serán bienvenida, y espero que quien lleve mis diseños se sienta tan bien como cuando yo los llevo”, dice. De sus palabras se perciben sus infinitas ganas de aprender, su vocación por escuchar el feedback de sus clientas y por no dar nada por sentado. Ha decidido crear una marca con pocos diseños, pero que son muy cuidados y ajenos a estridencias y a tendencias fugaces.

Aunque en tiempos como estos lo habitual es que las marcas nuevas apuesten por diseños llamativos, que son los que pueden llamar la atención en las redes y diferenciarse de la amplísima oferta del mercado, Tamara ha preferido el sosegado 'allure' afrancesado y una línea estética que aún hoy sigue en construcción. Tamara Falcó estudió moda en el Instituto Marangoni de Milán y también ha cursado un máster de Fashion Mmerchandising en el ISEM Fashion Business School, por lo que es una auténtica conocedora del mundo de la costura que sigue su aventura en un negocio en el que no basta con tener un apellido famoso.

Tamara Falcó Juan Avellaneda Insiders
El redactor recomienda