Es noticia
Menú
5 viñedos en España y el mundo en los que quedarse a dormir
  1. Estilo
  2. Ocio
PLACE TO BE

5 viñedos en España y el mundo en los que quedarse a dormir

Comienza la temporada de vendimia y una escapada enoturística es sin duda uno de los mejores planes para iniciar un otoño gastronómico

Foto: Viñedos de la icónica casa Moët & Chandon. (Cortesía)
Viñedos de la icónica casa Moët & Chandon. (Cortesía)

El otoño es época de vendimias y uno de los mejores momentos para disfrutar del campo, sus paisajes y sus bodegas. El turismo enológico (que se suma al gastronómico y al de naturaleza de manera obvia) propone rutas por paisajes inéditos, pueblos tranquilos parados en el tiempo, gastronomía kilómetro cero, eventos enoculturales y hoteles-bodega donde desconectar tras un brindis. España, país en el que visitar infinidad cómodamente en tren, incluso de la mano, sin ir más lejos, de la red de Ciudades Ave, Francia o Italia, cómo no, son destinos prioritarios, pero también hay otros más alejados e inesperados. Recorremos algunos de nuestros favoritos.

El Cielo Winery & Resort (México)

Sorprendentemente, aunque fueron los misioneros españoles los que llevaron el vino a Baja California, muchos de los viñedos del semidesértico y fotogénico Valle de Guadalupe fueron cultivados por rusos molokanes, un grupo pacifista que se exilió en México a principios del siglo XX huyendo de la represión del zarismo. De esta curiosa historia y de su evolución se puede aprender en una de las bodegas más destacadas allí, El Cielo, que aúna como pocas el estilo del ‘viejo mundo’ al que insufla ‘terroir’ mexicano y corte moderno en líneas que van desde los jóvenes Astros a los clásicos Astrónomos. Una visita guiada por su treintena de hectáreas de cultivo no está completa sin quedarse a dormir en sus suites y exclusivas villas de postal con panorámicas inolvidables de un entorno, asimismo, para el recuerdo. www.elcielovalledeguadalupe.com

placeholder El Cielo, en el Valle de Guadalupe. (Cortesía)
El Cielo, en el Valle de Guadalupe. (Cortesía)

Moet & Chandon (Francia)

Visitar los llamados Campos Elíseos de la región de Champagne de la mano de la mayor y más emblemática ‘maison’ de la zona es algo que cualquier aficionado a las burbujas debe permitirse al menos una vez en la vida. Conocer de primera mano el mágico método de elaboración y conservación de sus prestigiosas etiquetas a través de decenas de kilómetros de galerías subterráneas es un lujo que se ofrece con varios tipos de recorridos y catas desde 25 euros por persona. Además de la bodega, el alrededor es de una belleza sobrecogedora: en lo natural, gracias a esos verdes campos cuajados de viñas; y en lo arquitectónico y cultural, porque por algo la Avenue de Champagne de Épernay y todo el conjunto de viñedos, casas y bodegas hasta Reims es Patrimonio de la Humanidad. ¿Dónde dormir? Con suerte, y solo por invitación, alojarse en el dieciochesco Châteaux de Saran, propiedad de la marca y en el que sentirse parte de su cinematográfica historia, es una maravilla al alcance de muy pocos. La lista de nombres ilustres viaja desde Napoléon Bonaparte a un sinfín de celebridades de hoy día, amigas de Moët, pero en las inmediaciones se encuentran alojamientos con encanto como el Relais & Châteaux Hostellerie La Briqueterie, imponente casona de 40 habitaciones y restaurante gastronómico de Benjamin Andreux que es otro paraíso del lujo y del bienestar. www.moet.com

placeholder El glamour de la 'maison' Moët & Chandon. (Cortesía)
El glamour de la 'maison' Moët & Chandon. (Cortesía)

Tenuta di Artimino (Italia)

Tenuta di Artimino, miembro del sello Meliá Collection que agrupa a los hoteles más singulares y con mayor personalidad de la marca, se alza entre las suaves colinas de la zona de Carmignano, en la Toscana, en una antigua finca que fue propiedad de la familia Medici, quienes construyeron la imponente Villa La Ferdinanda que sigue presidiendo el complejo. Desde su treintena de sobrias y elegantes habitaciones se goza del descanso perfecto tras una jornada de campo, descubriendo el resto de tesoros de la propiedad con multitud de actividades, desde catas de aceite (cuentan con olivar propio) a, cómo no, recorridos enológicos. 70 hectáreas de espléndidos viñedos rodean el hotel, con vides nobles como Sangiovese y Cabernet Sauvignon, entre otras, que se dice fueron traídas por la propia Catalina de Médici, aunque el cultivo de la uva aquí se registra desde la época etrusca. Estos son vinos de una Toscana apartada, auténtica, donde la vida se sigue rigiendo por los ciclos de la naturaleza y hay que explorarla. www.melia.com

placeholder Escapada de lujo a la Toscana. (Cortesía)
Escapada de lujo a la Toscana. (Cortesía)

Abadía Retuerta LeDomaine (España)

Abadía Retuerta LeDomaine es un retiro de interior, construido entre viñedos, cobijado en una de las más espectaculares abadías románicas de Valladolid y junto al Duero; un hotel, bodega y restaurante con estrella que es destino de fama mundial. La panorámica desde cualquiera de su treintena de habitaciones es impagable, como lo es respirar el aire de la vid que todo lo impregna. Hay que dejarse mimar por su servicio de mayordomía. Hay que pasear su claustro, hay que peregrinar al santuario que es su spa, hay que zambullirse en una de las piscinas más bonitas que has visto, hay que pedalear o conducir por la extensísima finca de 700 hectáreas y parar a tomar un aperitivo bajo una encina centenaria. Hay que disfrutar de sus cielos, de sus vinos de pago y hay que cenar en el Refectorio, del chef Marc Segarra, para comerse a sobrios bocados el entorno. www.abadia-retuerta.com

placeholder Uno de los mejores hoteles de España. (Cortesía)
Uno de los mejores hoteles de España. (Cortesía)

Marqués de Riscal (España)

Una ciudad del vino, escondida entre viñedos en La Rioja alavesa y asomada a una villa medieval de postal. Regresaríamos una y otra vez a este, el proyecto de Marqués de Riscal, una de las más prestigiosas bodegas a nivel internacional. Fueron pioneras en contar con un complejo de lujo en el que mostrar sus maravillas, sus caldos, su cocina, su hospitalidad. Le dio forma el arquitecto Frank Gehry convirtiéndolo ya en un emblema, un monumento al diseño y al sabor de esta tierra. Su spa, único en nuestro país de la firma francesa Caudalie, y su restaurante panorámico con estrella Michelin, supervisado por el chef Francis Paniego, harán que no quieras que termine nunca el fin de semana. La visita enoturística es la más especial que harás en la zona. Sobresaliente. www.espanol.marriott.com

placeholder Gastronomía, lujo y diseño en Marqués de Riscal. (Cortesía)
Gastronomía, lujo y diseño en Marqués de Riscal. (Cortesía)

El otoño es época de vendimias y uno de los mejores momentos para disfrutar del campo, sus paisajes y sus bodegas. El turismo enológico (que se suma al gastronómico y al de naturaleza de manera obvia) propone rutas por paisajes inéditos, pueblos tranquilos parados en el tiempo, gastronomía kilómetro cero, eventos enoculturales y hoteles-bodega donde desconectar tras un brindis. España, país en el que visitar infinidad cómodamente en tren, incluso de la mano, sin ir más lejos, de la red de Ciudades Ave, Francia o Italia, cómo no, son destinos prioritarios, pero también hay otros más alejados e inesperados. Recorremos algunos de nuestros favoritos.

Vinos Relais & Chateaux
El redactor recomienda