Logo El Confidencial
la xunta no se rinde

El palacio de Cornide: el nuevo talón de Aquiles de los Franco

Este emblemático lugar de A Coruña alberga las esculturas del Pórtico de la Gloria que traen de cabeza a la familia del dictador. La Xunta ha ideado una fórmula que les acorrala

Foto: Carmen Martínez-Bordiú, en una foto reciente. (Gtres)
Carmen Martínez-Bordiú, en una foto reciente. (Gtres)

Quizás no lo tengan en su retina cuando se habla de las propiedades de la familia Franco en Galicia. Y solo les venga a la cabeza el pazo de Meirás. El palacio de Cornide es también otra propiedad que promete estar en el ojo de la polémica, ya que alberga las figuras de Abraham e Isaac del Pórtico de la Gloria, propiedad de los Franco, por las que puja la Xunta de Galicia.

Cornide fue la sede del consistorio cuando los franceses entraron a A Coruña. Y sigue siendo uno de los edificios más emblemáticos del casco antiguo de esta ciudad gallega. El palacio de Cornide, situado en la calle de las Damas, frente a la Real Colegiata de Santa María del Campo, fue diseñado por el ingeniero militar Francisco Llobet durante su corta estancia en La Coruña, con motivo de la revisión de las defensas de la ciudad y la construcción y planos de la Real Audiencia y su cárcel.

Fachada del palacio de Cornide en A Coruña.
Fachada del palacio de Cornide en A Coruña.

Levantado entre los años de 1750 y 1760, este elegante edificio es de forma irregular y tiene tres plantas, su estilo pertenece al barroco y su fachada es de sillería en granito rosa. Allí vivió don José Cornide Saavedra y Folgueira, afamado naturalista, político e historiador, del que la mayor parte de sus obras, pese a tener gran número editadas, todavía se conservan inéditas. En 1962 el Ayuntamiento aprueba la enajenación de la Casa Cornide mediante una subasta pública, siendo el tipo mínimo de licitación de 297.228,43 pesetas. Y desde esa fecha el edificio pasa al final a manos de la familia Franco por cesión de Pedro Barrié, que ganó la subasta.

Ahora, la Xunta de Galicia mueve ficha en su pugna por recuperar las figuras de Abraham e Isaac del Pórtico de la Gloria, propiedad de los Franco, y este vetusto edificio vuelve a la palestra. El organismo autonómico cataloga las esculturas de BIC (Bien de Interés Cultural). Ello obligaría a los Franco a abrir las puertas del palacio de Cornide, en A Coruña, donde se alojan. Su negativa conocida a abrir al público el pazo de Meirás y las sanciones recibidas por ello podrían hacer que la familia se replantee su posición al respecto de la propiedad de las esculturas de Maese Mateo. Una jugada maestra que supondría convertir el palacio Cornide en un segundo pazo de Meirás.

Según publica el Diario Oficial de Galicia con fecha de 5 de febrero (y que entra en vigor hoy), la Consellería de Cultura, Educación y Ordenación Universitaria, siguiendo el informe emitido por los servicios técnicos de la Dirección General de Patrimonio Cultural, ha iniciado el procedimiento para la declaración como BIC (Bien de Interés Cultural) de estas dos piezas propiedad de los Franco y de otras siete esculturas. ¿Un mazazo más para los Franco?

¿Otra casa de los Franco abierta al público?

Las imágenes esculpidas en piedra que se reclaman formaban parte de la desaparecida fachada occidental de la catedral de Santiago. Abraham e Isaac fueron entregadas por el Gobierno municipal a Franco tras una visita a Compostela, y actualmente permanecen decorando la entrada de otra propiedad que llegó a manos del dictador, el palacio de Cornide, de A Coruña. Las piezas, cedidas a día de hoy por la familia Franco, se encuentran en la muestra que la catedral de Santiago dedica al Maestro Mateo en el palacio de Xelmírez, una obra monográfica que se estrenó el año pasado en el Prado.


El consistorio ha encontrado un punto débil en plena línea de flotación de los Franco. El reconocimiento como BIC que pretende el concejo, aunque no afecta a la titularidad de las obras, sí tendría un efecto para nada deseado en una de las cuestiones que más aversión le produce a la familia; su consideración como tal obligaría legalmente a los Franco a abrir el palacio de Cornide y permitir visitas del público a estos bienes al menos cuatro días al mes.

Se repetiría lo mismo que ocurrió con el pazo de Meirás; desde que fue protegido por la Xunta, esta impuso un régimen de visitas abierto al público. Desde entonces, en repetidas ocasiones, la familia Franco ha incumplido la obligación de mostrar el pazo en las fechas señaladas. Con este movimiento se obligaría a la familia a repetir un régimen de visitas parecido al de Meirás. Y quizás eso pretende el consistorio, en lo que ha sido visto por algunos como una jugada maestra de ajedrez. Algo a lo que la familia Franco no estaría dispuesta en absoluto. Nada más lejos de su interés poner a la vista del público otra de las polémicas propiedades de la familia en Galicia.

Los Franco en Galicia. (www.generalisimofranco.com)
Los Franco en Galicia. (www.generalisimofranco.com)

Devolución para evitar sanciones

Esta sería otra de las consecuencias pretendidas por el consistorio: forzar que la familia desistiera de la titularidad de las figuras del Pórtico de la Gloria evitando posibles sanciones económicas, ya que caso de incumplir sus compromisos se seguiría el régimen sancionador del pazo de Meirás. Un argumento disuasorio de peso que coloca de nuevo la pelota en el tejado de la familia, envuelta en la repartición de la herencia de Carmen Franco, fallecida el pasado mes de diciembre sin que pudiera ser notificada la reclamación. En su lugar, todo indica que tendrá que ser Carmen Martínez-Bordiú, como cabeza de familia, quien debiera responder ante la demanda planteada por el consistorio.


Con el inicio de los trámites de las esculturas como BIC, el consistorio pretende además evitar la salida de las esculturas de Santiago, antes de que finalice la exposición de la que forman parte en el palacio de Xelmírez y que concluye el próximo 23 de febrero. La muestra, que recorre 50 años de la obra del Mestre Mateo, se prepara una vez termine el periplo gallego para viajar a Nueva York; queda saber si, para cuando crucen el charco, las esculturas del Pórtico de la Gloria seguirán siendo parte de la colección particular de los Franco o de la Xunta de Galicia.

Famosos

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios