Logo El Confidencial
falleció el pasado día 26

El discreto legado a su nombre de José Luis Oriol Ybarra (Talgo)

El exdirectivo, marqués de Casa Oriol y de Masnou, fue despedido el pasado lunes en la iglesia del Cerro de los Ángeles, en Getafe, donde está la cripta familiar

Foto: Imagen de un Talgo. (iStock)
Imagen de un Talgo. (iStock)

Es por todos conocido. Si a los Botín los entierran en su panteón de Puente de San Miguel (Cantabria), a los Alba en Loeches (Madrid), a los Areces en la parroquia madrileña de San Ginés y a los Entrecanales en Villimer (León), los restos de los Oriol descansan para siempre en la tumba familiar de la cripta de la capilla del Cerro de los Ángeles, en Getafe. En 1985, en el entierro de José María de Oriol y Urquijo, primogénito del Oriol original, 2.500 personas se dieron cita en la explanada del céntrico enclave. Ese día, un 6 de noviembre, nueve sacerdotes y un sacristán cooficiaron el funeral.

El que fue marqués de casa Oriol y presidente de Talgo se alejó de todo este boato y más aún desde que falleció su esposa, María Jesús Fabra, marquesa de Masnou. José Luis Oriol Ybarra (1930-2018) fue incinerado el pasado lunes en la intimidad con la misma modestia que vivió durante su vida desde que se apartó de la presidencia de Talgo. Su herencia no tendrá polémica alguna, ya que José Luis Oriol dejó repartido todo en vida entre dos hijas (Esperanza Macarena y Gracita) y sus tres hijos varones, José María, Camilo y Alfonso.

Su empresa quesera

Oriol Ybarra no conservaba ya casi ninguna empresa a su nombre. Solo participaba en una empresa que administraba una quesería en Quero, Toledo, una provincia muy querida por la familia Oriol. No hay que olvidar que tienen numerosas fincas de caza allí y regentan en Layos el campo de golf y el complejo hotelero, una propiedad que saltó a la prensa porque Rodrigo Rato, según informó 'El Mundo', vendió allí un hotel de cinco estrellas (Alba de Layos) en el que participaba a través de un tercero.

Oriol Ybarra, que residía en La Florida, solo conserva a su nombre dos pequeñas parcelas limítrofes con el Monte del Pilar, una extensión de 800 hectáreas que linda con las localidades madrileñas de Pozuelo, Boadilla y Aravaca. Una zona que fue en su día reducto de caza de Felipe II y que la desamortización y la venta de Patrimonio Real a principios del siglo XIX hicieron que pasara a manos de la nobleza y posteriormente a la alta burguesía. Y es aquí donde entran en juego los Oriol, cuyos litigios con los distintas asociaciones vecinales, y en los que no estaba metido Oriol Ybarra, ya fueron reportados por este medio. El mencionado empresario también heredó algunas centiáreas en una zona cercana a Las Rozas. El exdirectivo de Talgo había repartido con sabiduría su herencia en vida.

Su hija, heredera del marquesado

Su primogénita, Esperanza Macarena Orio Fabra, que es la actual condesa de Masnou, será la heredera del título de marquesa de Casa Oriol. Una mujer soltera, sin descendencia, religiosa y que sigue el legado de la discreción heredado de su progenitor. Su hermano José María Oriol Fabra es el único que sigue vinculado a la directiva ferroviaria.

La condesa de Masnou también está en el accionariado de varias empresas, reside en el barrio de Salamanca y es común verla, junto con otros familiares, pasando parte del verano en la urbanización de Sotogrande, Cádiz, donde la familia tiene propiedades en la zona del puerto, al abrigo de los yates. Un lugar elitista pero extremadamente discreto que encaja con el espíritu de esta familia.

Famosos

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios