Logo El Confidencial
SON LAS REINAS DE LA COSMÉTICA

En la casa de las Massumeh, responsables de la belleza de Penélope Cruz y Harry

Si el príncipe Harry confió en estas dos mujeres para que su rostro luciera mejor que nunca el día de su boda, por algo será. Visitamos a las reinas de la cosmética en su 'palacio'

Massumeh Abdi y Nasrin Zhiyan son madre e hija. Nacieron en Irán y la dos son bioquímicas. Estos datos forman parte de un trayectoria importante llena de experiencias, anécdotas y vivencias que han desarrollado a lo largo del tiempo. Gracias a sus conocimientos y, sobre todo, al estudio de la propia historia milenaria de su país y de oriente en general, crearon su propia marca que es el santo y seña de las Massumeh. Con este genérico se conoce a estas mujeres que lo mismo reciben a Cristiano Ronaldo que a una clienta anónima que ha pedido hora en sus centros de belleza de Madrid, Marbella y, dentro de poco, en Londres

Viven en un piso luminoso, que antes fue embajada, en un barrio tranquilo y señorial de Madrid. Las Massumeh nos reciben como si fuéramos los invitados más especiales y nos acompañan en un paseo personalizado por las estancias de su domicilio. Muestran objetos y fotos que forman parte del álbum de su vida, en un perfecto equilibrio entre oriente y occidente. “Estas alfombras (persas) nos acompañan en todas las mudanzas”. La decoración tiene que ver con sus viajes y estancias por el mundo. La mayoría del mobiliario pertenece a su antiguo domicilio de Roma, donde vivieron un tiempo. También hay recuerdos de Irán, como una bandeja de plata con más valor emocional que económico.

 Madre e hija viven y trabajan juntas.
Madre e hija viven y trabajan juntas.

El templo de la eterna juventud

Nasrin es la encargada de recibirnos, vestida con un diseño de Valentino. Después, a las ocho, comenzarán a llegar los invitados para una cena informal servida por Zalacaín, “que nunca nos falla”, dice. El menú está compuesto por steak tartar, huevos en cocotte con caviar y patatas suflé, entre otras delicatesen. No hay ostentación sino refinamiento. Antes madre e hija nos llevan a uno de los salones donde sirven el té acompañado de pistachos “que dan energía” y pastas. Cuenta la madre que en esta habitación es donde se toman las decisiones importantes, tanto empresariales como personales: “Hay muy buena vibraciones”, dicen ambas.

Tienen amigos importantes e imponentes como Carlos Slim, Richard Gere, la que fuera emperatriz de Persia, Farah Diba, el duque de Wellington, Marta Ortega, Isabel Preysler y una larguísima lista de nombres sonoros. Algunos de ellos empezaron como clientes y después cruzaron la línea que hay entre el trato profesional y la amistad. Este nexo de unión les ha permitido entrar en los palacios de jeques y príncipes árabes tanto en su lugar de origen como en Marbella o Estados Unidos y trasladar sus fórmulas magistrales a las damas de estas cortes. Llevan décadas de investigación para innovar en un mundo donde hay mucha competencia: “Tenemos un equipo profesional importante con químicos, dermatólogos y gente muy preparada”. Lo que más les gusta a las dos es leer libros de historia e investigar en las antiguas costumbres y fórmulas que ya se utilizaban en Persia, Roma y Grecia en siglos pasados.

El peso de la historia

“Nosotras sabemos el valor de mirar hacia atrás. Irán ha sido durante milenios un cruce de civilizaciones, ha sido parte importante de la ruta de la seda, de intercambios culturales y comerciales... En las inscripciones de Persépolis podemos ver cómo cada 21 de marzo llegaban los dignatarios de los distintos territorios y ofrecían sus presentes. Entre ellos, los más preciados ungüentos y tratamientos de belleza y juventud. Queremos inspirarnos en ello, bucear a través de la etnomedicina".

Las Massumeh.
Las Massumeh.

Y no solo tienen las puertas de los palacios de las mil y una noches abiertas, sino también las de la realeza europea, y en concreto, la española y la del Reino Unido. En España han coincidido en muchas ocasiones con doña Sofía ya que madre e hija tienen mucho trato con el grupo de damas diplomáticas que frecuenta la Reina emérita. Por una cuestión de discreción se quedan mudas cuando se las pregunta por estas clientas tan especiales. No les importa confirmar cuando son los propios clientes los que hablan de sus tratamientos milagro. Es el caso de Vargas Llosa o Marta Ortega, la heredera de Inditex, que regala en Navidad a sus amistades lotes completos de productos que llevan la firma de las iraníes.

“Antes que ella ya tratábamos a su madre. Son una personas muy especiales a las que queremos mucho”, comentan. Pero quizá uno de los secretos mejor guardados, y que se ha desvelado recientemente, sea el encargo de la puesta a punto del príncipe Harry y Meghan Markel antes de su boda. Madre e hija desaparecieron durante unas semanas de Madrid con destino a Londres. Al tener allí su apartamento, ese desplazamiento no era sorprendente ni inusual. Entraba dentro de lo cotidiano de sus vidas.

Londres, su segunda casa

“Tenemos casa en Londres y muchos amigos que nos festejan cuando vamos”. En el grupo hay personas que pertenecen al entorno más directo de la familia real a las que tratan con sus productos y técnicas de belleza. Los duques de Sussex, como otros personajes, se convirtieron antes de su boda en los clientes especiales.

Massumeh Abdi nos cuenta, mientras nos sirven un café (por supuesto persa), que le fascina bucear en los antiguos manuscritos que encuentra en las bibliotecas: “Me gusta estudiar, leer y trasladar esos conocimientos a nuestra empresa”. Su hija asiente y explica que ella eligió ser bioquímica precisamente por la capacidad de su madre para enseñar los entresijos de esa disciplina: “Nos daba clase a todos mis primos y a los amigos y nos quedábamos embobados con sus palabras. No tuve duda cuando me planteé lo que quería ser de mayor”. La relación madre e hija es espléndida y aseguran que chocan poco “porque en el trabajo casi no nos vemos”.

Se declaran ciudadanas del mundo aunque para ellas Madrid es un lugar especial: “Hace buen tiempo y en España la gente es muy amable. Es fácil vivir aquí”.

La piel que habitan

Penélope Cruz

Massumeh Abdi y Nasrin Zhiyan Abdi dirigen el centro de belleza y estética Massumeh. Por su 'casa' pasan desde Cristiano a Penélope Cruz pasando por Nieves Álvarez y resto de las llamadas celebridades y apellidos ilustres. Su último reto, poner a punto al príncipe Harry y Meghan Markel antes de su boda. Mantienen una estrecha relación con las casas reales de Arabia Saudí y Emiratos que les sirvió para hacer su entrada triunfal entre las mujeres del mundo árabe.

Famosos
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios