La nieta de Joan Manuel Serrat, acosada por un hombre en el AVE
  1. Famosos
lo cuenta en instagram

La nieta de Joan Manuel Serrat, acosada por un hombre en el AVE

Un pasajero se puso a ver '50 sombras de Grey' insinuándose a la joven. Ella no pudo evitar asustarse, tal y como ha contado en sus redes sociales

Foto: Luna Serrat en una imagen de su perfil de Instagram.
Luna Serrat en una imagen de su perfil de Instagram.

Se llama Luna Serrat, es periodista y muchos la han conocido esta semana tras narrar un episodio desagradable vivido en el AVE. La nieta mayor de Joan Manuel Serrat ha querido compartir en su perfil de Instagram el mal rato que vivió este miércoles 25 cuando iba a bordo del tren de camino a Madrid. Os voy a contar desde mi angustia una de la situaciones más desagradables que he vivido nunca", ha comenzado diciendo.

Al parecer, "un pasajero llevaba una cantimplora que cada vez que la abría atufaba el vagón a alcohol" y nada más verla la chequeaba "de arriba a abajo". De repente, el señor se puso a ver '50 sombras de Grey' desde el asiento.

Resumen del escrito de Luna Serrat
Resumen del escrito de Luna Serrat

"Me pide que la vea con él. Su torpeza con el castellano me sirve de excusa y digo que no le entiendo. Él insiste y yo me giro. En cada escena de sexo, se ríe, me mira, me siento intimidada y a él le gusta".

Para evitar conflictos, la joven se puso a mirar a través de la ventana, tratando de ignorarle y "tapada por mi bolso y chaqueta, lo más alejada que podía de él, sin escuchar música y sin leer por miedo a quedarme dormida". Sin embargo, el señor siguió mirándola "y gritando en cada escena en la que aparecía la chica en la cama. Me ponía caras y me invitaba a ver la película con él", aunque ella le insistió: 'Te he dicho que no".

Luna decidió contarle lo que estaba pasando a un revisor del tren y el empleado "notó al segundo lo que estaba pasando. Mis lágrimas y mi voz entrecortada lo decían todo (...) Tenía el rímel corrido. Nada más salir, le vi. Me sonrió. Creo que se burlaba de mí. Fue la peor hora que recuerdo. Ni siquiera me rozó y nunca me había sentido tan desnuda. No me pasó nada. Ni me tocó. Sé que el tema es delicado y soy consciente de que no siempre es tan fácil pedir ayuda. Puede resultar exagerado, pero nadie merece una hora de pánico (...) Siento la necesidad de contarlo. No me perdonaría que le pasase a mi hermana pequeña y que, por vergüenza, no me lo dijese o que no sea capaz de reaccionar. Por primera vez, me he sentido víctima y tengo el deber de contaros mi historia", ha concluido la periodista, que necesitaba compartir esta horrible experiencia con sus seguidores.

Instagram Redes Sociales
El redactor recomienda