Logo El Confidencial
el 13 de diciembre de 2010

Ocho años sin Enrique Morente: la muerte que puso en jaque a la justicia española

La familia del cantaor sostuvo que murió por una "grave negligencia médica" a causa de una parada cardíaca cuando estaba siendo intervenido por segunda vez. La justicia nunca les dio la razón

Foto: Morente en una imagen de archivo. (EFE)
Morente en una imagen de archivo. (EFE)

Gran artista, gran persona. Esas son algunas de las loas hacia Enrique Morente, el gran innovador del flamenco fallecido un 13 de diciembre de hace ocho años. Como suele ser habitual, la figura del artista prevalece sobre las polémicas que rodearon a su muerte, que se produjo en la madrileña clínica La Luz. El cantaor llevaba varios días en estado de 'muerte cerebral' tras una operación de úlcera que trajo consigo varias complicaciones.

"Tras la intervención, el paciente fue trasladado a la UVI para su control postoperatorio, según el protocolo habitual. En la madrugada del pasado día 6 el enfermo experimentó un notable empeoramiento de su estado, por lo que el doctor Moreno le reintervino de urgencia", rezaba el comunicado del hospital justo después del deceso. La familia, sin embargo, no se quedó contenta con la explicación y comenzó su propia batalla para demostrar que había existido negligencia médica.

[LEER MÁS. Soleá Morente, Alba Molina, La Mala Rodríguez: estas son las otras Rosalías]

Estrella Morente durante un homenaje a su padre. (EFE)
Estrella Morente durante un homenaje a su padre. (EFE)

En principio, Estrella Morente y el resto de la familia guardaron silencio por "el miedo lógico" al estar todavía el enfermo ingresado en el centro médico. Según ellos, la segunda operación a que fue sometido Morente no les fue comunicada hasta cuatro horas después de producirse. El artista volvió a entrar al quirófano a las tres de la madrugada y no se pusieron en contacto con su esposa, Aurora Carbonell, hasta las siete de la mañana. Ese simple dato les hizo sospechar acerca de cómo estaba actuando el equipo médico.

"La familia está absolutamente indignada, no saben lo que ha pasado. Era un hombre muy joven que entró por un problema de esófago. Con el tiempo se sabrá lo que ha pasado y lo que ha fallado", aseguraba entonces el periodista José María García. La familia del cantaor sostuvo que murió por una "grave negligencia médica" a causa de una parada cardíaca cuando estaba siendo intervenido por segunda vez y después de "horas perdiendo sangre". El caso se abrió en los tribunales y el abogado de los Morente, Ignacio Gordillo, solicitó que se impusiese una fianza de un millón de euros al doctor Enrique Moreno, responsable de tratar al artista. El objetivo del letrado era que se asegurasen las responsabilidades económicas derivadas de una posible sentencia. Gordillo también exigió que se le retirase el pasaporte para que no pudiese salir de España. Sin embargo, sus objetivos nunca llegaron a buen puerto.

Morente en 2008. (EFE)
Morente en 2008. (EFE)

El Juzgado de Instrucción número 52 de Madrid decretó, el 13 de mayo de 2013, el sobreseimiento provisional del caso y el archivo de actuaciones contra los profesionales médicos de la clínica La Luz. Las razones esgrimidas por el juzgado fueron que no se había justificado "debidamente" la existencia de delito. Se cerraba así un episodio muy doloroso para su familia y quedaba otro recuerdo mucho más grato: el de la capilla ardiente que, el día de su muerte, se instaló en el teatro Isabel la Católica de Granada. Más de 5.000 personas pasaron por allí para decirle adiós; para ver a su hija Estrella cantándole la 'Habanera Imposible' de Carlos Cano y recordar su grandeza profesional.

La memoria selectiva ha hecho que, ocho años después de su muerte, prevalezca su valoración como artista por encima de una trifulca judicial que no borró el arte de uno de los grandes de nuestra música.

Famosos

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios