Logo El Confidencial
ESTRENO EN TELEVISIÓN

Empresarios, modelos, jinetes... Quién es quién entre los descendientes de Jesús Gil

La viuda vive recluida en casa por un ictus y es su hija Myriam, la famosa, quien la cuida a diario. La familia aparece en el listado de los más ricos de España

Foto: Jesús Gil y su esposa e hija. (Getty)
Jesús Gil y su esposa e hija. (Getty)

Su piel de color marrón -producto de su afición a los rayos UVA-, los labios gruesos, el cardado del pelo y enjoyada hasta la exageración. María Ángeles Marín, hoy viuda de Jesús Gil, se convirtió en un icono de los 80. Tras la muerte de su marido, ella siguió llevando una vida cómoda entre Madrid, Marbella y su finca en el campo de Ávila. Pero en 2011 sufrió un ictus que ha reducido su movilidad y ya casi no sale de casa. Vive cerca del Retiro, después de abandonar el chalé que tenían en La Moraleja, y es su hija, Myriam -otro icono-, quien cuida de ella con esmero.

[LEA MÁS: La vida 'fantasma' de la viuda de Jesús Gil, desaparecida para los medios]

La familia de Gil y Gil llenó horas y horas de televisión en aquellos tiempos. Aquel hombre descarado, casi campestre y multimillonario tenía una familia que tampoco pasaba desapercibida. Su hija Myriam fue una de las más asiduas a los medios. Myriam, el ojito derecho de su padre, con un físico muy similar al de su madre, fue incluso secretaria personal de Gil en el Ayuntamiento de Marbella.

Encarnación González Buenadicha junto a Jesús Gil y Gil y su primogénito. (Foto cedida por Gilmar)
Encarnación González Buenadicha junto a Jesús Gil y Gil y su primogénito. (Foto cedida por Gilmar)

En la actualidad hace una vida que nada tiene que ver con la de antaño. Su boda fue un desfile de famosos patrios por el que circularon desde Simoneta Gómez-Acebo hasta varios jugadores de fútbol. Casada con Eduardo de las Heras, tienen dos hijos y viven en Aravaca. Pasa temporadas en Marbella, eso sí, pero lejos de los flashes y de la vida opulenta.

[LEA MÁS: Rocío Oset, la nieta modelo y teóloga de Jesús Gil]

Jesusito. Así es como se conoce a Jesús, el primer hijo del matrimonio Gil Marín. Hoy en día es el propietario de la inmobiliaria Gilmar, que a muchos les sonará porque es la encargada de vender propiedades de lujo como las casas de muchos famosos. Jesusito, que llegó a ser alcalde de Estepona, es un gran aficionado a los caballos y a los toros y suele ir a montar a su finca Memé, de Alcobendas. Se casó hace 27 años con Carmen Oset, con quien tienen una hija, Rocío, modelo. Los tres viven en esta gran mansión donde hay incluso caballerizas. Rocío es la nieta de Gil y Gil con más proyección mediática, puesto que se ha labrado un lugar como modelo.

Ver esta publicación en Instagram

👼🏻 𝔓𝔞𝔱𝔢𝔯

Una publicación compartida de Rocío Gil Oset (@rociogiloset) el

Miguel Ángel, el segundo de los hermanos, también salió en las revistas al casarse, en segundas nupcias, con la ex Miss Las Palmas Lucía Díaz Barrachina. Miguel Ángel estudió veterinaria y durante un tiempo se encargó de la Finca Valdeolivas -una de las joyas de la corona de la familia, que todavía mantienen-, donde vivía Imperioso, el famoso caballo blanco que Gil y Gil exhibía como un gran trofeo. Pero su segundo hijo se cansó del trabajo en el campo, se reconvirtió en empresario y ahora posee el 75% de las acciones del Atlético de Madrid.

Prestigiosa amazona

Como a su hermano mayor, le encanta montar a caballo, lo que sigue practicando en la hacienda de la familia. Allí, además, se encarga de la cría equina y de toros, tiene cotos de caza y hasta torea de vez en cuando con amigos, como el torero Rafi Camino. Se separó de su segunda mujer, la modelo con quien tuvo dos hijos, que se sumaron a los dos que ya tenía con su primera mujer, su novia de toda la vida. Ahora vive soltero en una lujosa casa en La Finca. María, una de sus hijas, es una prestigiosa amazona que compite en torneos internacionales junto a Athina Onassis y Marta Ortega.

Miguel Ángel Gil, en la plaza de toros de Las Ventas.
Miguel Ángel Gil, en la plaza de toros de Las Ventas.

Todos los hijos de Gil cayeron en algún momento en la ‘trampa’ de ser celebrities. Como Óscar, el pequeño, que aparecía día sí y noche también en las revistas de colorines. Le encantaba salir, posar en photocalls y hasta tuvo un noviazgo de dos años con Leticia Sabater y un escarceo con María Jesús Ruiz. Muchos de los datos aparecen en el libro ‘La imperiosa historia de Jesús Gil y Gil. Salvaje’, escrita por Iván Castelló. En él se cuenta cómo Óscar solía conducir un Porsche que aparcaba en el carril bus de la calle Príncipe de Vergara, donde la familia tiene la sede de sus conglomerados financieros, y se reía cuando los municipales le ponían multas. Ahora vive allí cerca, en la calle Serrano, y sigue en los negocios que mantienen a la familia. Este año fueron la gran novedad en la lista que elabora la revista 'Forbes' con las personas más ricas del país.

Esto, pese a que la viuda y los hijos de Gil soportan la carga de una condena del Tribunal de Cuentas de 2011 que exige la devolución de 81 millones de euros más sus intereses (unos 105 en total) por el saqueo de las arcas del Ayuntamiento de Marbella. El organismo tiene embargadas 150 propiedades de la familia. Sin embargo, los descendientes de aquella familia apodada 'los fanfarrones' en Burgo de Osma, donde nació el patriarca, aparecen en el número 92 de los más ricos de España.

Famosos
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios