Logo El Confidencial
GUERRA JUDICIAL

Arantxa Sánchez Vicario: días de relax en la 'misteriosa' casa familiar de S'Agaró

La tenista se ha declarado arruinada en varias ocasiones y vendió todas sus propiedades. Ahora, reconcialiada con su familia, pasas sus vacaciones en una casa que había 'vendido'

Foto:  Arantxa Sánchez Vicario. (Cordon)
Arantxa Sánchez Vicario. (Cordon)

Cuando en 2008 Arantxa Sánchez Vicario y Josep Santacana se casaron, los hábitos de la tenista habían cambiado y se habían alejado del nido familiar. La pareja se conoció en Ibiza un año antes y a partir de ese primer flechazo decidían disfrutar de sus vacaciones en la famosa isla. La tenista había pasado sus veranos, al estilo del clásico veraneo, en una casa familiar en una lujosa urbanización de S’Agaró, uno de los pueblos más elitistas de la Costa Brava.

LEA MÁS: El verano catalán de Arantxa Sánchez Vicario: así se gestó

Una polémica casa que en teoría había perdido en manos de sus padres y que ahora vuelve a disfrutar. Con su madre. La historia de la fortuna de la extenista es compleja y tiene miles de desconocidos recovecos. La casa de S’Agaró es uno de ellos.

Cuando se casó, la tenista vendió casi todo su patrimonio, menos la casa de S’Agaró, que sus padres tenían en usufructo. Pero las cosas han cambiado mucho desde entonces. Arantxa acusó a sus padres, en especial a su padre, Emilio Sánchez, de haberla arruinado. Fue en 2012, en un libro que dio mucho que hablar. Afincada en Miami, con su marido y sus hijos, la campeona decía que nunca había tenido control sobre su fortuna y que lo había perdido todo.

Debían abandonar S'Agaró

Lo cierto es que en los papeles judiciales a los que Vanitatis ha tenido acceso, aparecen listados los bienes inmuebles de Arantxa y los muchos que vendió durante años. A través de empresas interpuestas, según los citados documentos, la tenista puso a la venta su patrimonio. En 2013 llegó a un acuerdo extrajudicial con sus padres para finalizar la batalla legal que les enfrentaba en los juzgados. El pacto establecía que en tres años, los progenitores debían abandonar el piso familiar en el que se criaron todos, situado en la Avenida Diagonal. Además, tenían el mismo plazo para dejar de usar la casa de S’Agaró.

Arantxa Sánchez Vicario en una imagen de archivo. (Getty)
Arantxa Sánchez Vicario en una imagen de archivo. (Getty)

La tenista vendió sus casas, listadas en los documentos judiciales. Incluso se deshizo de la casa paterna, donde vivían sus padres, por un precio muy por debajo del mercado. Todo lo hizo, según declaró en aquellos tiempos, para saldar su deuda con Hacienda y el Banco de Luxemburgo, que la avaló ante el fisco español. Pero la deuda persiste y los inmuebles ya no están a su nombre. Es el Banco de Luxemburgo quien ha realizado exhaustivas cuentas del patrimonio del que se desprendió la tenista. Según los documentos, Sánchez Vicario perdió la casa de S’Agaró también.

Entramado societario

Según los papeles de aquel momento, el piso de Diagonal lo compró Euroilla Inversiones SL, una empresa en la que Arantxa no aparece. No obstante, según el Banco de Luxemburgo, Euroilla Inversiones SL era la propietaria del piso y de dos plazas de aparcamiento situadas en el mismo edificio y es una empresa “controlada y dirigida por los querellados”. Al igual que la compañía que compró la casa de S’Agaró: SFG Investments, empresa en la que no aparece Sánchez Vicario pero sí su entorno económico, según el Registro Mercantil. Y según el Registro de la Propiedad, esta empresa no tiene bienes inmuebles en Gerona, así que la casa ya no es tampoco de esta compañía.

Arantxa Sanchez Vicario y Santacana durante su boda.(Getty)
Arantxa Sanchez Vicario y Santacana durante su boda.(Getty)

Ahora, con un matrimonio roto y las acusaciones de mala gestión giradas hacia el que fuera su marido, el patrimonio de Arantxa vuelve a ser un misterio. Está arruinada pero su madre sigue viviendo en ese lujoso piso de la avenida Diagonal que debía haber abandonado hace ya tiempo y que su hija se había vendido. Y las primeras vacaciones que la tenista decide pasar en España lo hace en la casa de S’Agaró de la que también había desalojado a sus padres y que ya no aparecía en su lista de propiedades.

Un verano familiar, en el que los hijos de la tenista han disfrutado de la misma urbanización en la que jugaba su madre de pequeña. Con los hijos de su amigos. Así lo ha podido comprobar Vanitatis. Han pasado del lujo ibicenco al clásico veraneo, también lleno de lujo aunque más paz. Arantxa ha vuelto a casa para escapar de la tormenta. Algo que no le será tan fácil.

Famosos
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios