Logo El Confidencial
ADIÓS

Camilo Sesto en sus últimos años: sus amigos niegan que estuviera "secuestrado"

La última parte de la vida del cantante no fue pública. Salía a comer por Torrelodones con su círculo, pero no quería visibilidad. No entendió los ataques que recibió por 'Mola mazo'

Foto: Camilo Sesto, en una imagen de archivo. (Alamy)
Camilo Sesto, en una imagen de archivo. (Alamy)

Camilo Sesto vivía en Torrelodones, en un chalet donde tenía todo lo que necesitaba. No le hacía falta vida social ni aparecer en los medios mas allá de entrevistas relacionadas con su trabajo del momento. Acudió en varias ocasiones al programa de María Teresa Campos en Telecinco. Concedió entrevistas en Canal Sur y en la radio charló con Carlos Herrera y con Juan Ramón Lucas cuando cumplió 70 años. Unas apariciones que siempre tenían repercusión mediática y en las que explicaba cómo se encontraba.

[LEA MÁS: La herencia de Camilo Sesto, en cifras]

Camilo Sesto ha sido uno de los grandes de la música tanto en su versión como cantante como en la de compositor. Y aunque no volvió a hacer giras tras la última, que canceló en México por desencuentros con los organizadores, sí se dedicó a componer. Y hay muchos temas inéditos que pueden ver la luz en el futuro, como cuenta a Vanitatis Eduardo Guervós, una de las personas de confianza del artista junto a Cristóbal Hueto. Los dos, con sus mujeres, han sido los compañeros de viaje en estos diez últimos años.

Una imagen de la capilla ardiente de Camilo Sesto. (EFE)
Una imagen de la capilla ardiente de Camilo Sesto. (EFE)

"No entiendo cómo pueden decir que Camilo estaba secuestrado. Es no conocerlo. Tenía una personalidad arrolladora y puedo asegurar que no se hacía nada con lo que no estuviera conforme. Tampoco es cierto que no saliera de casa. Íbamos a comer o a cenar a restaurantes en el pueblo de Torrelodones", explica Guervós. Restaurantes como El Pesca, El Trasgu (que también visita el rey Juan Carlos), Portobello o La Dorada en Madrid eran sus preferidos. El grupo, casi siempre, el mismo. Guervós y su mujer, Vanesa, además de Cristóbal, el administrador, con su esposa. Era lo que él quería.

Interesados

Hay testigos, clientes habituales, que coincidían con el ídolo y corroboran estas salidas que no tenían respuesta gráfica porque no había interés en avisar a ninguna agencia. Lo que no hacía era vida social. Ya no tenía ganas de perder el tiempo con gente que no le interesaba y estrenos llenos de influencers.

El artista vivía en su chalet atendido por un matrimonio, Fidel y Charo, que han sido sus ángeles. La última época, con la salud muy deteriorada, estaban pendientes de cualquier cosa que necesitara.

El cantante Camilo Sesto, en una de sus últimas actuaciones. (EFE)
El cantante Camilo Sesto, en una de sus últimas actuaciones. (EFE)

Pasaba el tiempo escuchando música, sobre todo de los Beatles, componiendo, viendo películas y pintando, aunque esta actividad la abandonó hace tres años.

Guervós también quiere aclarar que no era cierto que los amigos de siempre no le pudieran ir a ver. "Camilo se desembarazó de muchos interesados en los últimos años de su vida. Si pillaba a alguien en un renuncio o una mentira, lo borraba para siempre. Y quiero aclarar que siempre mantuvo a su hijo y le hacía transferencias hasta que ya se cansó de que al chico, con treinta años, hubiera que mantenerlo"

Sesto, en una imagen reciente. (EFE)
Sesto, en una imagen reciente. (EFE)

Y confirma que no había aislamiento: "Quien ha querido ha podido hablar con él por teléfono. Menudo era si se enteraba de que no se le había dado un recado o pasado una llamada". El representante y casi familia tampoco entiende la postura de Andrea Bronston, una de las grandes amigas del artista, que aseguraba que no tuvo oportunidad para visitarlo.

"Quería tranquilidad"

"Lo que decía Camilo era que concretara el día y como no lo hacía, así quedó la historia. Quiero dejar muy claro que Camilo Sesto tenía la vida que había elegido y que no quería una exposición pública. Esa ya la tuvo durante muchos años. Quería tranquilidad".

En este sentido, el periodista y amigo Antonio Montero explica que esa manera de vivir su última década relacionándose con muy pocas personas fue su elección.

"Decidió encerrarse. Él se consideraba el gran mito musical y no entendía los ataques que recibió cuando sacó 'Mola mazo'. Y menos el vapuleo hacia su físico. Hizo lo que se esperaba de un mito, cerrar las puertas de su castillo inexpugnable que era su chalet de Torrelodones".

Famosos
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios