Logo El Confidencial
GRANDES FORTUNAS

Mauricio Botton, el heredero de Danone que coloca a su pueblo en el mapa de millonarios

Desde hace 30 años comercializa aceite de oliva en Japón, Estados Unidos y Francia desde Avinyonet del Penedés. Vive en una finca de 300 hectáreas rodeado de Warhols y Picassos

Foto: Carlota y Mauricio Botton, en su finca La Gramanosa. (Cortesía)
Carlota y Mauricio Botton, en su finca La Gramanosa. (Cortesía)

Esta semana Avinyonet del Penedés, un pueblito de 1.669 habitantes donde solo nacieron ocho niños en 2018, se ha salido del mapa por ser el segundo pueblo más rico de España. Lo curioso, además, es que ha sido gracias a un solo vecino: Mauricio Botton Carasso, heredero del fundador de Danone, Daniel Carasso. Este empresario que vendió su participación en lo que fue la empresa de su familia se dedica ahora al aceite, aunque su fortuna se reparte de forma generosa por diversos holdings y negocios.

Casado con Carlota Botton desde hace décadas, ambos viven en este pueblo, donde declaran sus impuestos, lo que ha provocado ese salto cualitativo de Avinyonet. Desde la masía entre olivos en la que residen, comercializan su aceite en Japón, Estados Unidos y Francia (el 65% del producto se va al país vecino). Producen 225.000 litros de aceite al año bajo las marcas Finca La Gramanosa, Zumo, Carlota y Mas Notari.

Logo de Danone, la empresa fundada por el abuelo de Botton. (Reuters)
Logo de Danone, la empresa fundada por el abuelo de Botton. (Reuters)

La idea fue de su mujer, una parisina enamorada de la naturaleza cansada de los negocios mundanos de su marido. Así que hace 30 años, Botton vendió su participación en Danone y se centró en el aceite. Empezaron comprando pequeños terrenos de los campesinos hasta lograr las 300 hectáreas que hoy componen su finca. Lo cuentan ellos: la pareja “seleccionó las mejores fincas ubicadas entre las colinas de Avinyonet del Penedès y Mont-roig, en las comarcas catalanas del Alt Penedès y Baix Camp, respectivamente, al sur de Barcelona”. Ahora tienen 87.000 olivos.

Allí es donde vive el matrimonio sin hijos, en una casa firmada por el arquitecto Alain Daronian, parisino de origen armenio (responsable, entre otros proyectos, de la reforma del estadio Roland Garros) que ha dado un toque chic a las piedras de ‘pagés’. En las paredes de esta masía cuelgan cuadros de Picasso y Warhol, y en los rincones brillan esculturas de Shapiro y Lobo.

La pareja vive entre el campo, París y Barcelona. En la capital catalana tienen un piso frente al mar, en la zona más deseada de la zona más turística. Se trata de un piso de 220 metros cuadrados en una finca antigua, de grandes portalones de madera y techos altos, un clásico del modernismo de la ciudad.

Los olivos de La Gramanosa. (Cortesía)
Los olivos de La Gramanosa. (Cortesía)

En Avinyonet es donde tienen la paz. Y entre bucólicas vistas y brazadas en la paradisiaca piscina, Botton encuentra momentos para mover su capital y sacarle rendimiento. Eso sí, se ha bajado de los cargos de primer nivel de todas las empresas en las que ha trabajado.

Real Estate

Ese bajón del ritmo empezó con la venta de su participación en Danone. Hace dos años, en noviembre de 2017, entró en la socimi (sociedad especializada en inversión inmobiliaria) de la familia Hatchwell, donde se incorporó al departamento de Real Estate. Ya no es el consejero del máximo órgano de gestión del grupo, en el que relevó a Ricardo de la Serna. Botton fue durante 40 años el jefe del departamento de I+D y de calidad de Danone, además de responsable del centro de investigación de la empresa. Pero ahora, tal como señala el Registro Mercantil, se ha apeado de todo.

Hijo único de Jeane Carasso, una de las dos hijas de Daniel Carasso, su fortuna se calcula en varios cientos de millones de euros: 625, en concreto.

Famosos
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios