Logo El Confidencial
PROFESIONAL

Tres empresas, buen olfato y algún descalabro: el Álex Lequio empresario

Aunque estudió Políticas y Filosofía, el hijo de Ana Obregón era un emprendedor nato. Su agencia de marketing digital, Polar Marketing, tuvo éxito muy pronto y "de manera inesperada"

Foto: Álex Lequio, en un acto promocional de Miss Sushi. (Cordon Press)
Álex Lequio, en un acto promocional de Miss Sushi. (Cordon Press)

"Hoy es un día muy importante para todas las personas que estamos luchando contra este resfriado tan puñetero y quería aprovechar para mandar un abrazo muy fuerte desde el corazón a tod@s mis luchadores/as. Mucha fuerza y ánimo desde la sala de reuniones de @polarmarketingroup en Madrid. Estoy muy ilusionado porque dentro de nada lanzamos una app que va a cambiar el marketing de influencers para siempre y aquí andamos sudando la camiseta. Con esfuerzo y humildad se consigue todo". Este es uno de los últimos mensajes compartidos por Álex Lequio en sus redes, hace apenas 14 semanas. Todos los que le conocieron destacan su entusiasmo por emprender, sus ganas de acometer tantos proyectos que se han quedado en el tintero. Con apenas 27 años (dos de ellos prácticamente paralizado por la enfermedad) ya tenía tres empresas rodando y algún descalabro.

La última iniciativa la puso en marcha hace apenas un año, cuando la enfermedad le dio una tregua y pudo recuperar su vida unos meses. El hijo de Ana Obregón se metió de lleno en un negocio que le tocó mamar desde pequeño, el de las celebrities y las influencers. Fundó la compañía Celebriteat Solutions SL junto a su amigo del alma y socio empresarial, Nacho Fernández, para dar forma a una idea que había nacido en su agencia de marketing digital. Se trata de Celebrize, "una aplicación que ofrece a los influencers, a cambio de publicidad en sus redes sociales, desde comidas en restaurantes hasta viajes, hoteles o alquiler de barcos en verano", según avanzaba la compañía hace unos meses. Los influencers solo pueden unirse a esta plataforma por invitación y después del visto bueno del equipo.

Lo de Álex Lequio iba en serio. En Polar Marketing Solutions SL, que fundó también con Nacho Fernández en 2015, ya contaba con una cartera de más de medio centenar de clientes. Al ser una sociedad limitada unipersonal (él era el único accionista) no están obligados a publicar sus cuentas, pero medios como 'El Español' han publicado que tenían ya ingresos superiores al millón de euros (en 2017, Lequio cifraba en 350.000 euros la facturación de la empresa). Polar es una agencia de marketing digital especializada en productos de ocio y lifestyle, que nació con la pretensión de romper moldes e innovar dentro del sector de moda de la publicidad.

"Yo estudié una doble licenciatura en Filosofía y Ciencias Políticas. Los desentendidos dirán: ‘¿pero no se dedica a la empresa?’. Y yo respondería: ‘qué es la empresa sin el estudio exhaustivo del cuadro de emociones, valores, principios y motivos que dictaminan los comportamientos de consumo del ser humano en el siglo XXI’. Todo está entrelazado y nada se limita, nunca nunca nunca nunca, al contenido de un miserable libro. Parece que nos encantan los malditos libros -léase en términos metafóricos-. Detesto la gente que categoriza personas según lo que han estudiado. Todos somos libres de escoger en función de nuestro pulso", dejó escrito en sus redes sociales.

Alex Lequio, en una imagen del año pasado. (Lagencia Grosby)
Alex Lequio, en una imagen del año pasado. (Lagencia Grosby)

Álex no dudaba en usar su imagen cuando el proyecto lo merecía, incluso en momentos en los que la salud no le daba cancha. Los restaurantes Miss Sushi, la ginebra Gin Oro... Si los medios sabían que Álex Lequio iba a estar allí, no fallaban a sus convocatorias.

“Polar Marketing nace en 2012, a raíz de la pasión de dos jóvenes estudiantes por descubrir el misterioso e inexplorado campo del metaconsciente humano. Durante nuestros inicios, simplemente nos interesaba conocer un poquito mejor los estímulos que intervienen en la compra de un consumidor. Pero, poco a poco, esa curiosidad se fue transformando en un curioso afán por entender cada pincelada de su comportamiento [...]. En ese momento, a principios de 2015, empezamos con asesoramientos sin compromiso casi en forma de hobby, y tras palpar el éxito de manera inesperada, decidimos formalizar nuestros conocimientos a finales de ese año”. Así explicó el propio Alessandro en el económico 'Diario Abierto' cómo había empezado su aventura como emprendedor.

"Polar Marketing es un hobby que afortunadamente resulta ser un negocio. Tengo el placer de poner en práctica conocimientos que he ido adquiriendo durante 23 años de vida, y encima cobrar por ello. Polar no es un curro, Polar es un sueño hecho realidad. Estados Unidos es la cuna de Polar Marketing, y España es el país donde hemos decidido hacer la primera incursión, dado nuestro mayor conocimiento de la cultura y los rasgos característicos del país. Ahora estamos barajando Reino Unido e Italia", soñaba ya en 2016, cuando apenas contaba con 23 años.

Lequio y Fernández también tienen otra compañía dedicada a la venta de relojes por internet, Blend Solutions SL, que fundaron en el año 2016. La página web sigue abierta, pero el Registro Mercantil no detecta actividad desde hace tiempo. Porque no todo les ha salido bien. Como todo buen emprendedor sabe, antes de acertar hay que equivocarse y, a pesar de su juventud, Álex ya tenía algún fracaso a la espalda.

Además de las tres empresas ya mencionadas, Álex y Nacho llevaron un tiempo las riendas de Lienzos y Dardos Ibérica SL, dedicada a "la venta al por menor y por internet de muebles, además de la impartición de técnicas de relajación aplicadas al uso de esos muebles". La experiencia duró cinco meses, y en octubre de 2018 ambos abandonaron la compañía.

Famosos
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios