Muere Florentina, madre de Enrique Cerezo: la despedirán en estricta intimidad
  1. Famosos
TRISTE PÉRDIDA

Muere Florentina, madre de Enrique Cerezo: la despedirán en estricta intimidad

Tenía 97 años y salvo un problema de operación de cadera, había gozado de buena salud, según nos confirman

placeholder Foto: Enrique Cerezo, en una imagen de archivo. (Getty)
Enrique Cerezo, en una imagen de archivo. (Getty)

Un día muy triste para Enrique Cerezo y su familia. Este lunes fallecía Florentina Torres, madre del presidente del Atlético de Madrid. Tenía 97 años y su salud en estos últimos tiempos era buena, según conforman a Vanitatis amistades del empresario.

Tuvo una operación de cadera hace cuatro años, pero, salvo ese percance, no había tenido más complicaciones que las comunes a su edad. Vivía en Majadahonda y tanto el empresario como sus nietas, María, Eva y Lucía, estaban pendientes de ella.

Según han confirmado a Vanitatis, tanto el velatorio como el posterior entierro serán en la intimidad por las medidas sanitarias. Para las hijas de Cerezo es una doble pérdida porque este año que acaba también falleció la abuela materna.

placeholder Enrique Cerezo, en una de sus últimas apariciones públicas. (EFE)
Enrique Cerezo, en una de sus últimas apariciones públicas. (EFE)

Los que la han conocido dan de ella un perfil de mujer fuerte que quedó viuda siendo joven y tuvo que encargarse de sacar adelante a los hijos. Vivió en la calle de la Paloma, donde nació el empresario, y después se trasladaron a Segovia.

De aquellos años, Cerezo recuerda jugar entre vagones de tren. “Soy hijo de ferreoviario. Recuerdo, sobre todo, la nieve y el frío. Segovia tenía entonces treinta mil habitantes y estaba a dos horas en tren de Madrid. Me acuerdo de las viejas locomotoras de vapor y de las primeras máquinas eléctricas. Vivíamos en frente de la estación y yo jugaba con mis hermanos y mis amigos entre los vagones que estaban fuera de servicio”, explicaba al periodista Javier del Castillo.

Florentina Torres estaba encantada al haber podido conocer a sus cinco biznietos. Su nietos la describían como una abuela muy vital, divertida y muy cariñosa con todo el mundo.

Enrique Cerezo